Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

La marcha de la economía: medidas para favorecer el consumo

Aumentan salarios privados y las jubilaciones mínimas

Economía

Desde enero habrá una asignación no remunerativa de $ 50; beneficia a 3,4 millones de personas

Por   | LA NACION

A partir de enero próximo, los trabajadores del sector privado cobrarán una nueva asignación no remunerativa de $ 50 mensuales. La mejora, que excluye a los empleados públicos, se sumará al aumento de $ 224 que progresivamente se está incorporando a los salarios de convenio y que originalmente había sido dispuesto como una ayuda económica no sujeta a cargas sociales.

Los ministros de Economía, Roberto Lavagna, y de Trabajo, Carlos Tomada, hicieron el anuncio ayer por la tarde en la Casa de Gobierno, donde también anticiparon que desde enero de 2004 la jubilación mínima aumentará de $ 220 a $ 240, es decir, un 9 por ciento.

En tanto que la mejora salarial tendrá efecto sobre unos 3.400.000 trabajadores que están bajo los convenios colectivos, el alza en los haberes previsionales beneficiará a 2.056.000 jubilados y pensionados, según destacó a LA NACION el director ejecutivo de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), Sergio Massa, que agregó que, desde mediados de 2002, cuando la prestación mínima era de $ 150, la suba es del 60 por ciento.

En la conferencia de prensa, de la que también participó el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, también se anunció el adelanto de la fecha de cobro del medio aguinaldo correspondiente a diciembre, tanto para empleados públicos como para los jubilados. En el caso de los pasivos, el anuncio incluyó el adelantamiento del cronograma mensual de pagos: a partir de diciembre, la mayoría de los jubilados cobrará los haberes correspondientes al propio mes en el que se acercan a la ventanilla y no los devengados en el mes previo, tal como ocurre actualmente.

Las fechas de pago quedarán establecidas según el siguiente cronograma:

  • Los empleados públicos en actividad percibirán los salarios de noviembre en la primera semana de diciembre; el aguinaldo, en la última semana de diciembre, y los sueldos de diciembre, en la primera semana de enero de 2004. En este caso no habrá aumento alguno de los montos.
  • Los jubilados y pensionados cobrarán el medio aguinaldo junto a sus haberes de noviembre, es decir, entre la primera y la tercera semana de diciembre. Esta medida beneficiará a los 3.459.000 pasivos con pagos a cargo de la Anses y tendrá un impacto fiscal de $ 592 millones.
  • A partir de los haberes correspondientes a diciembre, el cronograma de pagos se adelantará; de esta manera, quienes cobren el ingreso mínimo recibirán su dinero en la última semana del mes al que correspondan los haberes; quienes cobren entre $ 220 ($ 240 a partir de enero) y $ 600 ($ 800 desde enero) cobrarán en la primera semana del mes siguiente, y los pasivos con ingresos superiores a $ 600 ($ 800 desde enero), pasarán por ventanilla en la segunda semana, también del mes siguiente al devengamiento de los haberes. Así, las fechas se anticipan siempre una semana.

Por efecto de esta medida, en los últimos días de este año 1.982.000 pasivos cobrarán sus ingresos correspondientes a diciembre, en tanto que 1.200.000 cobrarán entre el 2 y el 8 de enero y otros 277.000, entre el 9 y el 15 de ese mismo mes.

El impacto fiscal

Según explicó Lavagna, el anticipo de los pagos es posible en virtud de una reserva de $ 1350 millones que se viene acumulando en los últimos meses. El titular de Economía optó por poner énfasis en la reactivación del consumo que se derivará de las decisiones anunciadas: según apuntó, el 90% de las mejoras se destinará al consumo y, en el caso específico de la suba de la jubilación mínima, ese efecto será del 100 por ciento.

Sólo por el incremento de las jubilaciones mínimas, durante el año próximo se volcarán unos $ 695 millones a los sectores de menores ingresos de la sociedad.

Según Lavagna, el aumento del consumo será la vía para atraer nuevas inversiones que permitan el crecimiento. Agregó que las inversiones "han subido desde el último trimestre de 2002, a razón de un 35% anual". El ministro no se privó de criticar lo ocurrido en los años 90: "Se está induciendo la inversión, no a través de una renta monopólica como en la década del 90 sino a través de un mercado libre", sostuvo.

Tomada también anunció un incremento del salario mínimo, vital y móvil a $ 350 a partir de enero próximo. En julio pasado, el Gobierno había dispuesto el incremento de este valor de referencia de $ 200 a $ 300. La suba se va instrumentando progresivamente, en un esquema que debe completarse el mes próximo.

Según aclaró Lavagna, las medidas de aumento en los ingresos de los trabajadores no impactarán sobre el coeficiente de variación salarial (CVS) que se utiliza para actualizar las cuotas de la mayor parte de los créditos bancarios y los alquileres. De hecho, en principio el Gobierno dispuso que el aumento de $ 50 fuera no remunerativo para evitar, de esa manera, un impacto en ese índice de ajuste, que dejará de estar vigente en abril. Respecto de la mejora para los empleados, el ministro Tomada no aclaró qué ocurrirá en el caso de las empresas que otorgaron algún incremento salarial en forma voluntaria, respecto de la posibilidad de absorber o no el nuevo incremento dispuesto. Y recordó que diferentes sectores están negociando o ya acordaron la forma de incorporar los $ 224 a los salarios de sus convenios colectivos.

El ministro también se refirió a una medida que acelera el cobro de los retroactivos que le corresponden a un jubilado por el período que transcurre desde el momento en que inicia el trámite de alta y el mes en el que efectivamente empieza a cobrar, y a la prestación médica que recibirán los desocupados. .

TEMAS DE HOYCristina KirchnerTemporal en Buenos AiresFondos públicosControl de la SUBEElecciones 2015