Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Los cambios en la Justicia

Petracchi presidirá una Corte que buscará cambiar la imagen

Política

La elección de Enrique Petracchi como presidente de la Corte Suprema y de Augusto Belluscio, como vicepresidente, es la señal de que la Corte está cambiando de perfil.

El propio Petracchi ratificó ayer este concepto al afirmar que "se viene una nueva Corte porque éste es un momento distinto". Ante los periodistas acreditados en Tribunales, el juez dijo que procurará actuar con el consenso de sus colegas. "Milagros no espero, pero buscaré el apoyo de todo el cuerpo", concluyó.

Petracchi, que asumirá su función el 1° de enero, recibió los votos de Belluscio, Juan Carlos Maqueda, Antonio Boggiano, Guillermo López, Carlos Fayt y Eugenio Zaffaroni. Petracchi, por su parte, para no votarse a sí mismo, eligió la fórmula Maqueda-Belluscio. Y Belluscio hizo lo propio, que votó por Petracchi-Maqueda. Adolfo Vázquez, en cambio, votó en disidencia: sin objetar la figura de Petracchi, con quien en realidad nunca simpatizó, sostuvo que la titularidad del cuerpo debe estar sujeta a una rotación anual. Tal como anticipó LA NACION el 22 de octubre, Petracchi era el único de los magistrados que podía lograr un amplio consenso entre sus pares. Ayer, bastaron poco más de treinta minutos de una conversación con final anunciado para ponerlo al frente del tribunal y reemplazar a Fayt.

Hace seis meses, cuando el gobierno de Néstor Kirchner impulsó la remoción de Julio Nazareno, los jueces comenzaron a pensar quién los sucedería en la presidencia. Pero, ante las incertidumbres que se ceñían sobre la Corte, se eligió provisionalmente a Fayt, sin plazo determinado.

Nadie quería levantar demasiado el perfil ni arriesgarse en una elección que pudiese ser cuestionada. Fayt, que había sido indebidamente cuestionado por la Comisión de Juicio Político, aprovechó la oportunidad para alcanzar un puesto para el que mostró tener sobrada energía.

Menos pretensiones

Fayt quería llevar la presidencia hasta marzo, pero en los últimos días bajó sus pretensiones. Consiguió, sí, que sus colegas le permitieran cumplir en la presidencia, el 23 de diciembre, los 20 años de ministro. El, Petracchi y Belluscio son los únicos jueces nombrados por Alfonsín que permanecen en sus puestos. Siete días más tarde, dejará la función a Petracchi.

La fórmula Petracchi-Belluscio comenzó a tejerse hace seis meses, con el respaldo de Maqueda y de Boggiano. Ayer se votó. Influyeron varios motivos. Si bien Petracchi pensaba aguardar a que la composición de la Corte se estabilizara, no es tan claro cuándo esto podrá ocurrir, especialmente porque López hará efectiva su renuncia dentro de quince días y porque Vázquez, que está sometido a juicio político, puede ser suspendido por la Cámara de Diputados antes de fin de año.

Existía el temor de que el Gobierno nombrara a un postulante y hubiese que esperar su confirmación por parte del Senado para que, tan sólo luego, se eligiese presidente. Además, luego del alejamiento de López y de la eventual suspensión de Vázquez, ya no habría firmas suficientes para efectuar la designación. Por eso, los tiempos se precipitaron y el miércoles último todos los jueces de la Corte, excepto Vázquez, se presentaron en el despacho de Fayt para decirle que se elegiría a su sucesor.

Boggiano, por su parte, obtuvo el compromiso de sus colegas de que la Corte intentará avanzar hacia un modelo distinto, más cercano al norteamericano. (En Estados Unidos, el tribunal estudia pocos expedientes por año, no más de 100, y sólo se ocupa de las causas más trascendentes.)

Corralón

  • Ayer, una vez más, el juez de la Corte Antonio Boggiano dijo que antes de fin de año hay que votar la causa Lema, en la que él, junto con Augusto Belluscio y Juan Carlos Maqueda, se inclinan por rechazar los amparos presentados por los ahorristas para que se les devuelvan los depósitos en dólares. Pero sus colegas le contestaron que aún no había mayoría para tomar la decisión y, además, Eugenio Zaffaroni acotó que todavía está estudiando el tema. En tanto, otra cuestión que figura en la agenda del alto tribunal es la constitucionalidad de las leyes de Obediencia Debida y de Punto Final, que tampoco ahora tuvo un pronunciamiento de sus miembros.
TEMAS DE HOYEl caso de Lázaro BáezCristina KirchnerInflación y preciosNarcotráfico