Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El ajuste en las provincias será de $ 1000 millones

En total, el programa que anunciará mañana López Murphy prevé recortes por $ 2000 millones

Jueves 15 de marzo de 2001

El plan de recorte del gasto que lanzará mañana el ministro de Economía, Ricardo López Murphy, será de $ 2000 millones, dividido en partes iguales entre la Nación y las provincias, según fuentes del Palacio de Hacienda.

Así, las provincias recibirán unos $ 1000 millones menos en transferencias del gobierno central durante este año.

La estrategia del Ministerio de Economía no implicaría una violación al acuerdo fiscal firmado con los gobernadores en noviembre último, aclararon las fuentes. De esta manera, se reducirían gastos entre recursos de los Aportes del Tesoro Nacional ($ 150 millones), fondo de incentivo docente ($ 660 millones), fondo del tabaco ($ 190 millones) y el subsidio al gas ($ 100 millones).

"Además, puede haber recortes en las transferencias que los ministerios les hacen a las provincias", aclaró a La Nación una fuente delPalacio de Hacienda.

En total, se pretende cortar $ 1000 millones, una suma similar a la rebaja que se aplicaría en la administración pública nacional mediante el recorte en el gasto educativo, reducción de contratos, fusión de secretarías y ministerios, baja en la compra de insumos y contrataciones a terceros, entre otros rubros.

Por otra parte, la conducción económica volverá sobre un proyecto frustrado hasta ahora: la extensión del IVA y ganancias a muchas actividades hasta ahora exentas. Para calmar las aguas, en Economía afirman que "no habrá una carnicería", por medio de despidos masivos o bajas salariales.

La eventual reducción de impuestos quedaría para más adelante. En particular, si las señales de reactivación son visibles antes del segundo semestre, se plantearía la baja de una parte de los gravámenes que subieron a partir de la reforma fiscal de 2000. De cualquier manera, todo dependerá de las señales que exhiba la economía en el corto plazo. En ese sentido, el ministro dijo ayer en un diálogo con La Nación que el Gobierno "sobreestimó" el efecto del blindaje sobre el nivel de actividad.

López Murphy también admitió en forma elíptica que la Argentina no puede recostarse sobre el blindaje por mucho tiempo más. "No se puede jerarquizar tanto la importancia del crédito público", sostuvo.

Con este mismo mensaje, el ministro y algunos de sus colaboradores se reunieron ayer con el encargado del caso argentino en el FMI, Tomás Reichmann, para revisar las cuentas fiscales del primer trimestre del año.

En principio, esta tarea estaba prevista para fines de abril, pero el aumento del gasto y el cambio de ministro modificaron el plan.

Por lo tanto, se aceptará un desvío cercano a los 700 millones de dólares en la meta de déficit fiscal del primer trimestre, que en principio ascendía a 2100 millones de dólares.

López Murphy confirmó a La Nación que en estas negociaciones se "seguirán los mecanismos institucionales" para corregir el acuerdo firmado con el Fondo, por medio de una modificación de la carta de intención.

Por otro lado, en Economía no descartan concretar alguna emisión de deuda soberana si el contexto internacional y el humor respecto de la Argentina mejoran la semana próxima. A cambio, el FMI espera que las medidas pensadas por López Murphy permitan cumplir con la meta anual de US$ 6500 millones.

Por esta razón, Reichmann dijo ayer al llegar a Economía que "la situación es complicada, pero el punto importante es que el mundo espera que ustedes cumplan con la responsabilidad fiscal. El mundo está esperando que la Argentina tome las riendas y dé un golpe de timón" para dejar atrás la recesión, señaló el técnico del FMI.

El jefe del Departamento del Hemisferio Occidental, Claudio Loser, recibirá mañana por la tarde de boca del ministro los ejes del ajuste, antes de partir a la asamblea anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Santiago, Chile. En esa convención, López Murphy presentaría sus ideas el lunes ante los inversores internacionales, aunque algunos privilegiados recibirían un pequeño "adelanto" del plan en un encuentro previsto para mañana por la mañana en el Palacio de Hacienda.

Por Martín Kanenguiser De la Redacción de La Nación

Te puede interesar