Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Congreso no avalará el nuevo ajuste

Tambalea el apoyo político al plan de López Murphy tras un duro encuentro entre el ministro y legisladores oficialistas

SEGUIR
LA NACION
Jueves 15 de marzo de 2001

Rostros sombríos y gestos de preocupación. Un ambiente de suma inquietud e incertidumbre se instaló ayer en el Congreso tras conocerse que las medidas que anunciará mañana el ministro de Economía, Ricardo López Murphy, podrían implicar un recorte de 2000 millones de pesos, de los cuales la mitad de esa cifra afectará a las provincias.

Ese ajuste, más severo de lo que esperaban los legisladores, no gozará de demasiado respaldo político en el Congreso, ni siquiera dentro de la Alianza, según anticiparon fuentes parlamentarias.

Precisamente, ésa era una de las condiciones que impuso el flamante titular de la cartera económica para llevar adelante su plan.

Anteanoche, la conducción del bloque de diputados de la Alianza, comandado por Darío Alessandro (Frepaso-Capital), se entrevistó con López Murphy y con el jefe de gabinete, Chrystian Colombo. El encuentro fue ríspido y sin medias tintas.

El ministro esbozó un avance de los anuncios económicos, que contemplarían un drástico ajuste a las provincias (según trascendió, sería cercano a los mil millones de pesos), por medio de una poda a diversos subsidios y partidas establecidos en el presupuesto.

Se trata, por ejemplo, del fondo nacional del tabaco y el subsidio a las naftas patagónicas.

El anticipo del ministro exasperó a los diputados oficialistas, tanto radicales como del Frepaso.

"Estas medidas no pasarán por el Congreso", retrucaron. Se lo advirtieron por experiencia propia: cada vez que un gobierno pretendió tocar el presupuesto de las provincias, se toparon con la firme resistencia de ambas cámaras parlamentarias. Y ésta no promete ser precisamente la excepción.

"Nos dieron a elegir entre el cajón, el nicho y el mausoleo. La oposición del Congreso puede ser feroz", advirtió un legislador radical.

Posible paquete

El paquete de medidas económicas contemplaría, además, una severa reestructuración del Estado, como así también recortes en el PAMI, en el Anses y la AFIP.

Los legisladores, aunque no digieren del todo estas iniciativas, estarían dispuestos a avalarlas.

Pero la cuestión de las provincias es demasiado sensible para lograr fácilmente la aprobación parlamentaria. Máxime en épocas electorales.

Esta oposición que comienza a insinuarse gestó una ola de rumores de tal magnitud que se llegó a hablar incluso de la eventual renuncia del ministro de Economía.

El propio presidente Fernando de la Rúa tuvo que desmentirlo anoche.

¿Se va Storani?

También se habló acerca de una posible dimisión del ministro del Interior, Federico Storani, disconforme con el alcance de las medidas.

Más allá de los rumores, el anticipo del plan causó un profundo impacto en ambos bloques oficialistas del Congreso que, por el momento, aguardarán los anuncios formales antes de encarar cualquier acción inmediata.

"Hasta la semana última, teníamos la información de que las medidas no serían tan salvajes -comentó un encumbrado legislador-. Pero las cosas han cambiado y no sé si esto obedece a una estrategia del Ministerio de Economía para negociar su aprobación o si se encuentra demasiado presionado por los mercados y el FMI."

Por lo pronto, el bloque de diputados del radicalismo se reunirá hoy con el titular de la Cámara baja, Rafael Pascual (UCR-Capital), seguramente para analizar la situación.

"El radicalismo sigue esta situación con mucha inquietud: será muy difícil para Raúl Alfonsín (titular del partido) hacer su campaña electoral como candidato a senador de la Alianza y avalar, al mismo tiempo, medidas que provienen de la más pura ortodoxia económica", reflexionaba un legislador.

Desconcierto frepasista

En el Frepaso el desconcierto y el desánimo es aún mayor. Su líder Carlos "Chacho" Alvarez se enteró de las medidas ni bien finalizó la reunión con Colombo y López Murphy. "Estaba desencajado", graficó uno de sus allegados.

En medio de este clima, surge inevitablemente una pregunta:¿qué sucederá si el Gobierno no logra el apoyo del conjunto de la Alianza hacia las medidas de López Murphy? Los rumores, ayer, dieron para todo. Se hablaba, incluso, de una nueva "alianza parlamentaria" que podría incluir al sector del oficialismo más cercano a De la Rúa y al menemismo, que avalaría el rumbo económico trazado por el Ministerio de Economía. Lo cierto es que la Alianza atraviesa por uno de sus momentos más delicados. "Puede quebrarse en mil pedazos", dramatizó un legislador oficialista.

Te puede interesar