Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Apoyo con reparos de los diputados radicales

Hay descontento por algunas medidas

SEGUIR
LA NACION
Viernes 16 de marzo de 2001

La Alianza parlamentaria, uno de los pocos espacios institucionales que aún preserva la unidad entre la UCR y el Frepaso, atraviesa por su hora más delicada, azotada por fuertes convulsiones internas.

El bloque radical, aunque a regañadientes y con críticas veladas, anunció por medio de su conducción que apoyaría al Gobierno y a las medidas económicas que hoy anunciará el ministro de Economía, Ricardo López Murphy. Lo hizo ante el temor de que la falta de apoyo político provoque un ahondamiento en la crisis económica.

El Frepaso se llamó a un hermético silencio, aunque por lo bajo sus dirigentes deslizaron la inviabilidad de que este plan sea aprobado "a libro cerrado" por el Congreso.

El apoyo político al plan económico que se lanzará hoy es de vital importancia para el Gobierno. De todas maneras, altas fuentes legislativas no descartaban anoche que buena parte de las medidas se dicten por decreto si se vislumbra un panorama demasiado adverso en el Congreso, máxime si el PJ -que domina el Senado- adopta una actitud combativa.

En la Cámara de Diputados, la Alianza -que constituye la primera minoría- no garantiza hoy por hoy una cohesión uniforme para avalar el plan de López Murphy que, según se anticipa, es más severo de lo que se esperaba. El problema principal es que la mitad del recorte de gastos que se pretende aplicar afectaría directamente a las provincias, lo que a muchos legisladores les cuesta digerir.

"Pero no hay alternativa. O se aplica el ajuste, aunque duela, o el país se derrumba. Se cae la economía, se pierde el blindaje. Y no sólo se verá perjudicada la Alianza y el Gobierno, sino toda la sociedad. Está en nuestras manos evitarlo", fue el argumento tajante que se esgrimió desde la conducción del bloque radical durante una reunión que mantuvo ayer a puertas cerradas.

Las reacciones fueron dispares. Legisladores oriundos de las provincias tabacaleras y patagónicas (que presienten que los recortes afectarán los subsidios que benefician a esas regiones) se despacharon con sus críticas. Pero el fantasma del caos económico de 1989, que provocó la salida anticipada del gobierno del ex presidente Raúl Alfonsín, sobrevoló como un recuerdo imborrable la discusión.

"No estoy de acuerdo con que se poden los subsidios provinciales. Pero el ajuste es inevitable; sólo esperamos que tras las medidas de ajuste se anuncien planes que alienten el crecimiento", se resignaba tras la reunión un legislador patagónico.

¿Y si la reactivación no se produce?, se le preguntó. "Y... ya veremos. Pelearemos para que el recorte nos duela lo menos posible", se limitó a responder.

Así las cosas, la conducción del bloque radical está convencida de que, salvo algunas voces disonantes, pudo alinear el apoyo de sus legisladores. Mediante un comunicado, su titular, Horacio Pernasetti, expresó que la bancada prestará "su más enfático apoyo al Presidente y a sus decisiones".

En similares términos se expresó el titular de la Cámara baja, Rafael Pascual (Capital). "El bloque apoyará las medidas", sentenció.

La encrucijada

En el Frepaso, pese al silencio autoimpuesto, la situación es de constante deliberación interna.

Sus principales dirigentes no ocultan que el partido se encuentra en un verdadero dilema: por un lado, asumen que contrajeron un mayor compromiso con el Gobierno con la asunción de tres nuevos funcionarios de esa fuerza (Ricardo Mitre como secretario general de la Presidencia, Marcos Makón como ministro de Desarrollo Social y José Vitar como jefe de asesores en ese ministerio); pero, al mismo tiempo, vislumbran que el camino económico emprendido por el Poder Ejecutivo -a su juicio basado en un ajuste demasiado inflexible- podría llevar al abismo.

"Las medidas económicas deben apuntar a dos frentes: por un lado, colocar la situación fiscal en los parámetros del presupuesto y, por el otro, apuntar a una estrategia de crecimiento de la economía. Un ajuste sin crecimiento no resolverá los problemas del país", advirtió a La Nación Darío Alessandro (Capital), titular del bloque aliancista.

¿Qué sucede si las medidas no logran el crecimiento esperado? "Vamos a esperar", respondió.

La cautela de Alessandro aún no se contagió en buena parte de su bloque, renuente a aceptar un nuevo plan de recortes. "Es probable que se produzcan heridas o fisuras", reconoció otro legislador frepasista.

Te puede interesar