Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Ajustan por decreto $ 1860 millones del gasto público

Junto a la eliminación de exenciones impositivas, suma un recorte de $ 1962 millones este año

Sábado 17 de marzo de 2001

El Gobierno lanzó ayer un ambicioso programa de ajuste fiscal que incluye un recorte de gastos por $ 1962 millones para este año y $ 2485 millones para el próximo, con la intención de cumplir sus obligaciones con elFondo Monetario Internacional (FMI) y lograr la reactivación.

De la reducción planeada para este año, se recortarán $ 1862 millones mediante decretos de necesidad y urgencia.

El ministro Ricardo López Murphy dijo anoche en un mensaje por cadena que estas medidas, que prevén cortes de magnitud similar en la Nación y en las provincias, son necesarias para mantener la solvencia fiscal. "De no hacerlo, las consecuencias serían gravísimas para la República", advirtió. Economía prevé que, si no se efectuaran estos recortes, la meta anual de déficit fiscal pactada con el FMI, de $ 6500 millones, treparía a casi $ 9000 millones.

En el mensaje, el ministro pidió también la ratificación por ley de los decretos de reforma previsional, obras sociales, rebaja salarial de empleados públicos y fondo de infraestructura.

Ante el incumplimiento de las metas fiscales del primer trimestre, se ejecutarán por decreto recortes en las partidas destinadas a las universidades nacionales, las provincias, la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE), el Congreso, programas de los ministerios de Economía y Salud, y las cajas previsionales de las Fuerzas Armadas, entre otros.

Además, se enviará una serie de proyectos de ley que buscan ahorros adicionales, entre los que se destaca el proyecto de reforma administrativa, que -mediante la reducción de casi un 30% de la planta de empleados nacionales- generaría recursos como para pensar en una rebaja de impuestos. En esa ley se buscará eliminar para el 2003 el cargo de secretario de Estado, congelar salarios y reubicar al personal; aquellos que queden en disponibilidad, podrán recibir su salario durante un año más, mientras reciben capacitación.

La conducción del Palacio de Hacienda consideró que no había espacio para una reducción impositiva inmediata. Aunque en el plan no hay aumentos en las alícuotas impositivas, se enviará al Congreso una serie de proyectos para eliminar exenciones tributarias que benefician a los productores de tabaco, las naftas comercializadas en la Patagonia, las fundaciones y las cooperativas. Esta iniciativa permitiría un ahorro de $ 105 millones este año y $ 210 millones en 2002.

En este paquete, Economía también adelantó su intención de avanzar en una ley marco para el funcionamiento de entes reguladores y en una baja de aranceles de importación, negociado con los socios comerciales.

Desvío y recorte

El desvío de las cuentas del primer trimestre sería de $ 739,7 por encima de los $ 2100 millones negociados hace tres meses con el FMI. El exceso fiscal del período enero-marzo, discutido ayer con los técnicos del FMI en el Palacio de Hacienda, surge de una reducción de $ 384,8 millones en los ingresos, una suba de $ 275,2 millones en los gastos y un aumento de $ 79,7 millones en el pago de intereses de la deuda respecto de la pauta planteada en el programa que garantiza el blindaje por $ 39.700 millones.

Los ajustes permitirían un ahorro de $ 889 millones este año y de $ 1128 millones en 2002 a partir de los siguientes recortes:

Universidades: $ 361 millones y $ 541 millones en 2002. Se le permitirá a Educación compensar esta baja con el ahorro que genere la eliminación del fondo del tabaco y del subsidio a la nafta en la Patagonia.

Becas y subsidios otorgados por el Congreso: $ 10 millones y $ 14 millones.

Pensiones otorgadas por el Poder Legislativo: $ 85 millones y $ 75 millones.

Aportes de entes cooperadores al Tesoro: $ 30 millones y $ 40 millones.

SIDE: $ 30 millones y otro tanto en 2002.

Aporte a la caja previsional de las FF. AA.: $ 13 millones y $ 19 millones.

Programas del Ministerio de Economía: $ 22 millones y $ 27 millones.

Incompatibilidad entre la percepción de sueldos y beneficios previsionales por encima de $ 600: $ 47 millones y $ 94 millones.

Pago en 12 cuotas de los retroactivos de las nuevas jubilaciones: $ 80 millones.

Unificación de zonas de las asignaciones familiares: $ 74 millones y $ 123 millones.

Fijación de un salario mínimo de $ 100 para percibir asignaciones familiares.

Anses: $ 17 millones y $ 34 millones.

Puertos: $ 15 millones.

Salud: $ 50 millones y otro tanto en 2002.

Por otro lado, el paquete plantea la eliminación de exenciones y la adecuación de las tasas en el IVA al 15% en el caso de la TV por cable y de los espectáculos artísticos, cinematográficos y deportivos. Esto permitiría un ingreso adicional de $ 25 millones este año y de $ 50 millones el próximo, cuando la alícuota comience a incrementarse en un 2% anual. En Ganancias, la desaparición de las exenciones llegará a las utilidades de las cooperativas, fundaciones, derechos de autor y actores en la ciudad de Buenos Aires. De esta manera, se lograrían unos $ 80 millones este año y $ 160 millones el próximo.

Otro objetivo es cortar los beneficios de las naftas patagónicas y el fondo del tabaco, que representan $ 200 millones. En este caso no habría ahorros, ya que el destino de estos subsidios será transferido al Ministerio de Educación. En forma paralela, se aplicará una reducción de las transferencias a las provincias por $ 968 millones este año y $ 1147 millones el próximo, sin violar el acuerdo federal firmado a principios de año. Al respecto, se cortarán los Aportes del Tesoro Nacional en $ 100 millones cada año, el subsidio al consumo de gas en la Patagonia ($ 75 millones y $ 100 millones, respectivamente) y el fondo de incentivo docente ($ 540 millones).

Habrá venta de activos

El fuerte paquete de ajuste será acompañado por la venta de una serie de activos públicos. Entre ellos se destaca la venta del total de las empresas satélite del Banco Nación (Seguros y AFJP).

En principio, el equipo económico pretendía vender la entidad bancaria, pero el presidente Fernando de la Rúa se opuso y se optó por vender el 100% de las firmas satélite, en lugar de buscar asociaciones estratégicas con el sector privado.

Además, se anunció la venta de la Casa de la Moneda, la Lotería Nacional y otros bienes del Estado.

Por otra parte, se anunciaron algunas reformas en materia laboral que darán "una vuelta de tuerca más" sobre la polémica reforma sancionada el año último.

En ese sentido, se privilegiará la rebaja de costos laborales -como aportes y contribuciones- sin tocar el salario, se extenderá el período de prueba, se renegociarán los estatutos especiales y se facilitarán las contrataciones a las Pyme. Estas alternativas son estudiadas por la cartera de Trabajo.

Te puede interesar