Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Educar para el perdón

Domingo 01 de febrero de 2004

En su mensaje de la Jornada Mundial de la Paz, el Papa Juan Pablo II hizo un llamado a todos los hombres para que encontremos caminos de paz. Merece la pena leerlo íntegro (se puede consultar en www.vatican.va ) pues plantea en forma directa una manera posible de llegar a la paz, más allá de la justicia, por el perdón. Dice el Papa: "La justicia ha de complementarse con la caridad. Por sí sola, la justicia no basta. Más aún, puede negarse a sí misma si no se abre a la fuerza más profunda que es el amor". Es decir: "no hay paz sin perdón".

Aquí aparece una nueva idea, la de trascender la lógica de la justicia con la lógica del perdón: "No se encontrará una solución a los graves problemas... hasta que se decida superar la lógica de la estricta justicia para abrirse también a la lógica del perdón".

* * *

Veamos más de cerca esta nueva opción. Desde el punto de vista de la educación y de la psicología del desarrollo moral, es imposible ir del "ser" al "deber ser" sin pasar por una serie de etapas, que han sido estudiadas en detalle por muchos eminentes investigadores, comenzando con Jean Piaget y su libro fundamental "El juicio moral en el niño" (1932). El tema fue ampliamente desarrollado hace dos décadas por Lawrence Kohlberg en sus "Ensayos sobre el desarrollo moral. Filosofía, psicología y educación" (1984). Todos estos estudios ya clásicos, junto con los más recientes, convergen hacia la construcción de una lógica propia de la justicia.

Los filósofos han formalizado estos sistemas con el nombre de lógica deóntica. En un libro con Lea Fagundes -"El niño y el semáforo" (Emecé, Buenos Aires, 1981)- pudimos probar que los niños van construyendo, lenta pero sistemáticamente, esta lógica deóntica hasta llegar a una etapa adulta. Aquí aparece la lógica del perdón, ligada a la lógica de la paz, que he propuesto llamar lógica irénica.

Sobre este tema hay muy pocos estudios y creo que es un gran desafío pendiente para estos momentos de grandes conflictos en la humanidad. Decía Juan Bautista Alberdi: "Educad al hombre de paz si queréis ver reinar la paz entre los hombres". Aprendamos a enseñar a perdonar.

Por Antonio M. Battro aprenderhoy@lanacion.com.ar

Te puede interesar