Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Aguad es el interventor en Corrientes

Política

"El bombero", como le gusta llamarse a sí mismo al nuevo ministro del Interior, Ramón Mestre, orgulloso de su fama de apagar incendios en provincias con desequilibrios fiscales, voló ayer al mediodía a Corrientes para poner en funciones como su sucesor en la intervención de esa jurisdicción a un hombre de su extrema confianza: Oscar Aguad.

Aguad, ex interventor de la municipalidad de la capital provincial, ya lo había acompañado en su trayectoria pública. En Córdoba, fue secretario general de la intendencia durante la primera gestión de Mestre y secretario de Gobierno en su segundo período. Cuando Mestre fue elegido gobernador, Aguad pasó al estratégico Ministerio de Gobierno cordobés.

Aguad hizo las valijas y siguió a Mestre a Corrientes, como interventor de la municipalidad de la capital que Raúl "Tato" Romero Feris había dejado en llamas. Anteayer, el nuevo ministro del Interior lo designó su sucesor por medio del decreto 354.

Luego de tomar juramento a su amigo y sucesor, Mestre habló de los últimos cambios en el gabinete. "Tengo que decir honestamente que no me imaginaba al lado de Cavallo", dijo, cuando se le preguntó por sus sentimientos con respecto a la llegada de Domingo Cavallo a Hacienda.

Pero enseguida agregó que "si el presidente de la República lo ha convocado a Cavallo a integrar este gabinete, y además la sociedad argentina ha respondido positivamente a su presencia, seríamos unos necios si no aceptásemos estos datos de la realidad como una necesidad que el país tiene".

Cerca de las 20, Mestre regresó a Buenos Aires en medio de una intensa tormenta. Lo esperaba Storani, con quien mantiene una buena relación, para transferirle el estado de situación de la cartera que maneja el delicado diálogo con las provincias. .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalEl brote de ébolaEstado Islámico