Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Talleres derrotó a Arsenal por 4 a 3

En un partido emotivo, el equipo de Juan José López ganó ante su gente y alcanzó a Chicago en la tabla general

Lunes 16 de febrero de 2004

CORDOBA.- Nadie que se precie de muy exigente pudo haber quedado disconforme después de haber visto siete goles en el estadio Córdoba. Se debe reconocer que algunas conquistas llegaron por errores defensivos; que las estructuras de ambos equipos todavía dejan margen para la corrección y que algunos futbolistas parecen sentir la inactividad de una prolongada pretemporada. Pero es necesario desmenuzar el saldo positivo de la victoria de Talleres por 4 a 3, en el reconocimiento a la predisposición de ambos equipos por no claudicar ante los momentos de adversidad que tuvieron que pasar y al afán de no ceder nunca en sus convicciones para conseguir los tres puntos.

Arsenal fue superior en los primeros minutos. Su medio campo fue más claro para hacer llegar la pelota hacia Gutiérrez y aunque no lo hizo muchas veces, le alcanzó para abrir el marcador. Vilallonga despertó de la abulia a un Talleres que recién con ese gol se dio cuenta de lo que estaba jugando. Su respuesta no se hizo esperar. Maximiliano Velázquez, con un cabezazo, tras un rechazo de Limia, empezó a desnudar las fallas defensivas de Arsenal, que se agudizarían en cada minuto que pasaba.

Ya el dominio del balón no pertenecía a los hombres de Burruchaga. De compartírselo, Talleres pasó a ser más claro para generar juego y mostrar la ambición de Osorio y, en particular, de Píriz Alves, un verdadero problema para sus marcadores.

La distancia en el resultado pudo observarse en el segundo tiempo. Primero Píriz Alves y después Osorio, abrieron una brecha que por la poca respuesta ofensiva de Arsenal parecía definitiva. Sin embargo, el árbitro Daniel Giménez le cobró una falta a Víctor López dentro del área, y Calderón abrió de nuevo los interrogantes.

En ese juego de errores en el que se metieron los defensores de ambos equipos, fue el turno de Víctor Molina, que una vez más, como todos sus compañeros, sintió el acoso de Píriz Alves, disputaron ambos el balón dentro del área, se produjo la caída del delantero uruguayo y del penal se encargó De Bruno.

La historia volvía a repetirse. Talleres, con dos goles más, parecía el dueño de la situación. Tenía más la pelota, la distribuía mejor, insistía con dos delanteros potentes... Nada se le insinuaba con peligro hasta que Calderón encuentra desacomodados a sus adversarios y saca un zurdazo espectacular.

Talleres alcanzó a Chicago en la tabla general luego de haber comenzado la temporada 14 puntos abajo. Arsenal dejó la preocupante imagen de haber perdido, al menos en este inicio, lo que fue su principal virtud: la solidez como equipo. Algo que sólo mostró cuando el encuentro daba sus primeros latidos.

La satisfacción del entrenador

CORDOBA.- Estoy contento por la entrega de mis jugadores. Dejaron todo en la cancha, como lo aconsejan las circunstancias en este tipo de situaciones", comentó el técnico de Talleres, Juan José López.

"Tuvimos algunas desatenciones defensivas que nos costaron tres goles, pero también anduvimos muy arriba y pudimos ganar el partido. Hay que esperar a que Talleres juegue bonito, pero primero tiene que ganar, es fundamental", dijo muy convencido López, mientras reflexionaba serenamente sobre el valor de la primera victoria de su equipo en el torneo Clausura.

EL DATO Saldó una deuda

Talleres levantó la inhibición de $ 400.000 que pesaba sobre sus refuerzos por una deuda que tenían con Agremiados.

EL REGRESO López, con crédito

El regreso de J.J. López no pudo ser mejor. El técnico había sido casi siempre cuestionado en la temporada 2000-01 pese a sus logros.

LO POSITIVO Píriz Alves, ovacionado

El uruguayo Víctor Píriz Alves llegó al comienzo del Apertura en el más absoluto silencio y se ganó la simpatía de los hinchas. Ayer fue ovacionado.

LA SORPRESA Erpen, por Avendaño

A último momento, Facundo Erpen entró como titular por Juan Pablo Avendaño, que no se recuperó de una contractura muscular.

Por Enrique Vivanco De nuestra Agencia

Te puede interesar