Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Opinión

El concepto de juventud y madurez

Información general

Por Ernesto Alonso
Para LA NACION

El fallo del Tribunal de Casación bonaerense que considera sexualmente madura a una chica de 13 años, que mantenía relaciones con el novio de su hermana, suscitó importantes cuestiones que rozan los límites que hay entre la biología, la psicología y el derecho.

El centro de la controversia, sin lugar a dudas, radica en la definición de madurez sexual; esto es, cuáles son los criterios que permiten establecerla para caracterizar un comportamiento como elegido responsablemente, o bien, como producto de una coacción física o psicológica.

Por de pronto, no conviene confundir "actividad sexual" con "madurez sexual".

Que una adolescente haya tenido relaciones sexuales con anterioridad a sus encuentros íntimos con el joven de 20 años, lo único que prueba, en verdad, es que esa chica era sexualmente activa y que estaba en condiciones de hacer lo que venía haciendo.

Anticipación

Menos aún conviene confundir la noción de "anticipación sexual" con la de "madurez sexual" como si la aptitud biológica para mantener relaciones fuese el único presupuesto necesario para saber que se está eligiendo responsablemente y, por lo tanto, que puedan evaluarse las consecuencias psicológicas y sociales que tales conductas tienen.

Sin embargo -y en contra de los argumentos médicos y psicológicos que el fallo aporta como pruebas-, resulta extremadamente difícil establecer que esa chica estuviese en grado de integrar su dimensión sexual con el resto de las dimensiones que conforman la identidad del yo. Naturalmente, es bien sabido que las niñas comienzan su desarrollo sexual bastante antes de los 13 años, y este desarrollo, desde luego, las hace aptas para el ejercicio de la sexualidad.

No obstante, la sexualidad en el hombre y en la mujer no está desvinculada del proceso integral del desarrollo humano en todas sus dimensiones, a saber cognitiva, afectiva, social y valorativa.

Precisamente en este punto es donde debe examinarse y esclarecerse el concepto de madurez sexual.

Criterio biologista

Parecería que los jueces adoptan un criterio estrechamente biologista en la definición de la sexualidad humana, limitándola a las posibilidades del uso activo de la genitalidad. Más aún, contra el argumento que pudiera esgrimirse acerca de la libertad y conciencia que habría demostrado la chica de 13 años, en el sentido de consentir y estar de acuerdo con las relaciones, habría que decir que es preciso entender eso más como una lamentable secuela de un contexto sociofamiliar deficitario que como un ejercicio pleno y reflexivo de libertad responsable.

No hace falta saber mucha psicología social para darse cuenta de que la racionalidad clara y distinta de una chica de 13 años puede estar profundamente mediada por condiciones adversas del entorno social y familiar.

No conozco el caso de primera mano, pero las informaciones permiten conjeturar que las relaciones entre los tres chicos en cuestión eran bastante permisivas. Y nada se dice o menciona sobre la presencia de padres o tutores, si es que existen como figuras que marquen un estilo de educación.

Tengo la impresión de que lejos de favorecer a la chica, este fallo la está condenando.

En realidad, está definiendo su madurez con exagerada anticipación, sin tener en cuenta los contrapesos educativos, sociales y éticos que garanticen que las decisiones y las elecciones que ella pueda tomar estén articuladas en la definición de un plan o proyecto de vida, en la conformación de la identidad personal y en un crecimiento de su capacidad de entrega amorosa y generosa. Y son éstas algunas de las notas que definen la madurez humana.

No sólo la madurez sexual, pues ésta nunca se da sola o independiente de la madurez afectiva más general, pues la educación de la afectividad o del amor, si se quiere, es el marco existencial para entender y desarrollar la madurez de la sexualidad. .

El autor es psicólogo y profesor de la Universidad Austral.
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYCristina KirchnerFARCElecciones 2015Torneo Primera División