Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Ultima página

Para memoriosos

Espectáculos

Por   | LA NACION

Es muy posible que la palabra hola sea la interjección castellana más frecuentemente utilizada. Deriva del hello inglés, voz que Thomas Alva Edison propuso, en 1877, para dejar constancia de que una llamada telefónica era bien recibida. El teléfono había sido inventado un año antes por el físico escocés-norteamericano Alexander Graham Bell, quien libró intensa disputa con Edison para que esa palabra clave fuera ahoy, voz que en la jerga náutica significa barco a la vista. Triunfó el hola (en francés, aló), que Mark Twain menciona por primera vez, literariamente, en su cuento Una conversación telefónica, escrito en 1880. Una curiosidad: que los italianos prefieran el ¡pronto!, voz que denota apremio, quizá constituya, en lenguas romances, la más pintoresca fórmula para acreditar que la llamada encontró destino.

El Diccionario de la Real Academia Española dice que las interjecciones sirven para expresar impresiones súbitas, de asombro, de dolor, de sorpresa, o como fórmulas de saludo, e incluye d os ejemplos; eh y hola. La interjección eh suele emplearse para simplificar una pregunta, o bien en tono admonitorio, o simplemente para llamar a alguien. Asimismo, el idioma admite otras interjecciones igualmente breves, con h final: ah, oh, uh, ya sea para manifestar admiración, sorpresa o desencanto.

Previsiblemente, la mayoría de las interjecciones reconocidas por la Real Academia son de neto cuño español: una de ellas, córcholis, da origen a recórcholis y ambas remiten a un sinónimo de uso más frecuente para expresar extrañeza o enfado. ¿Cuál es ese sinónimo? La interjección rediez es la forma eufemística de rediós, exclamaciones que definen uno de los siguientes estados de ánimo: desdén, alegría, enojo, resignación. ¿Cuál de ellos? Las respuestas, abajo.









Córcholis, y por añadidura recórcholis, equivalen a caramba (o caray, eufemismo de un vocablo coloquial terminado en ajo). La Real Academia traslada el significado de rediez a rediós. Brevemente, señala que esas interjecciones denotan "enfado, cólera, sorpresa, etcétera".
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa mafia de los medicamentosDeclaraciones juradasArgentina en defaultLey de abastecimiento