Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Punta Tombo, donde imperan los pingüinos

Se puede ver estos ejemplares hasta abril próximo

Domingo 07 de marzo de 2004

RAWSON.-- Caminar entre pingüinos resulta diferente, extraño. Las 200 hectáreas de la Reserva de Punta Tombo están llenas de ejemplares que transitan entre entusiastas turistas. Surge la tentación de tocarlos pero, atención, hay que tratar de no hacerlo porque suelen reaccionar de manera agresiva.

La colonia mantiene una admirable actividad diaria. Algunos pingüinos excavan y otros reciclan sus cuevas, en defensa de sus territorios. En los últimos días de abril, la colonia regresa al mar y vuelve meses después.

La Reserva de Punta Tombo se asienta sobre una delgada lengua de tierra que penetra por casi 3,5 km en las azules aguas del Atlántico, sobre la costa de Chubut.

Todos quieren atraparlos con sus cámaras en el apostadero
Todos quieren atraparlos con sus cámaras en el apostadero. Foto: Aníbal Greco

La vida entre zambullidas

Una amplia franja playera de suave declive facilita en tierra el desplazamiento de los simpáticos palmípedos, que al mejor estilo Charles Chaplin deambulan con su gracioso andar entre el mar y la pedregosa ribera. Vivencias que se repiten todos los años, en las cuales más de 500.000 pingüinos magallánicos llegan para quedarse en busca de refugio, apareamiento, reproducción y cambio de plumaje. Este es el mayor apostadero continental del mundo, y cuando llega agosto cobra vida con la visita de miles de ejemplares.

Días antes de la primavera, los primeros en arribar son los machos reproductores que, guiados por el instinto, se adelantan para reacondicionar los mismos lugares que habitaron el año anterior. Dos semanas después llegan las hembras y, tras una breve ceremonia amorosa, cada pareja copula, para que a mediados de octubre comiencen a aparecer los blancos huevos.

Noviembre es el mes más difícil, dado que se inicia la lucha por la supervivencia, donde los padres deben defender cada nido de los astutos zarpazos de gaviotas y skúas, hasta que llega diciembre y los juveniles invaden las playas con sus trajes grises sin collares negros debajo del cuello (típico de esta especie), que los diferencia de los adultos. Comienzan entonces las primeras zambullidas hasta convertirse en poco tiempo en hábiles nadadores. Es cuando se rompe el vínculo familiar e inician la vida solos mientras que los adultos realizan el recambio de plumaje anual.

Datos útiles

Cómo llegar.

De Buenos Aires a Trelew hay 1436 km por la ruta nacional 3. En ómnibus, el pasaje promedia los $ 70 y en avión, 450.

Más información

Ente Trelew Turístico, Mitre 387; 02965-420139.

Casa del Chubut, Sarmiento 1172, Capital; 4382-2009.

Marcelo Ruggieri

Para verVideos recomendados
Programa completo

Programa completo

Una idea en 1 minuto: Diego Pol

Una idea en 1 minuto: Diego Pol

Si te gustó ¡Salve César!, te va a gustar...

Si te gustó ¡Salve César!, te va a gustar...

Jubilados: quiénes son los beneficiados por los anuncios de Macri

Jubilados: quiénes son los beneficiados por los anuncios de Macri

Te puede interesar