Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Caprinos

El chivo, un animal que empieza a cobrar identidad

Campo

Un proyecto que apunta, en Formosa, a la valoración de la carne de chivo, mediante la introducción de la raza Boer

La idea de que la cría de cabras ofrece una seductora potencialidad hasta ahora desaprovechada va ganando adeptos en nuestro país.

Menos promovido que las vacas y las ovejas, el chivo nunca fue una "estrella" de la ganadería.

Sin embargo, ya son muchos los que se preocupan por revertir esta injusta postergación, que no ha hecho más que retrasar el florecimiento de una actividad capaz de rendir mejores frutos que los que hasta ahora dio.

Un ejemplo, entre otros, de ese cambio de mentalidad lo constituye el trabajo realizado por la Cabaña Nuevo Milenium, una empresa dedicada a aumentar la productividad en cantidad y calidad de carne caprina, mediante la introducción de la raza Boer en hembras criollas.

La empresa -que trasladó este año a Las Lomitas, Formosa, los rodeos que antes tenía en Santiago del Estero y Catamarca- reúne más de 2350 cabezas de cabras criollas, incluyendo más de 500 Boers puros traídos de Nueva Zelanda.

El impulsor de este emprendimiento es Miguel Mellano, un productor convencido de la importancia de prestar más atención al porvenir de las explotaciones caprinas.

El principal objetivo de esta cabaña es conseguir un rodeo plenamente carnicero, aumentando la rentabilidad de los mismos con genética, sanidad y alimentación, para desarrollar de ese modo un negocio que alcance una buena rentabilidad.

Mellano refirió que la incorporación de genética de una raza eminentemente carnicera como la Boer permite obtener animales de mayor conversión, más prolíficos y mejor adaptados a las zonas extremas, como el oeste de Formosa.

En la Argentina el chivo se consume únicamente como cabrito, pero la aspiración de Mellano es lograr que se consuma como capón para poder explotarlo al ciento por ciento.

"Si se matan cabritos -explicó- sólo tendremos carne una o dos veces por año, dado que son estivales; en cambio si matamos al capón, a partir de que los animales tienen 25 o 30 kilos, los podemos ir sacrificando en forma escalonada, con lo que obtenemos una oferta de carne completa durante todo el año." Mellano comentó que la clave está en mostrar a los productores de cabritos cómo deben manejarse efectivamente los rodeos de capones, trabajando en una alimentación especial, genética y sanidad.

Agregó que un rodeo normal en un sistema pastoril puede alcanzar los 40 kilos en 8 meses.

"A partir de los 120 días -dijo- el productor puede disponer de animales de 25 kilos, que faenados van a dar 12 kilos en gancho y así sucesivamente, logrando mantener la oferta de carne durante todo el año sin sacrificar a las crías."

En su opinión, es imperioso lograr que la actividad deje de ser marginal y para ello asegura que se debe limitar al extremo la venta de chivos entre 4 y 5 kilos en gancho, para ofrecer animales de 15 a 20 kilos limpios: "Al ser criados en sistemas pastoriles no incrementan los costos, mantienen las características de la carne y aseguran mayor rentabilidad".

Hizo, asimismo, hincapié en la excelencia de la carne caprina: "Es magra, no tiene colesterol y el extracto de grasa concentrada es menor que el de la carne vacuna".

Cabe destacar que la empresa obtuvo dos premios en Palermo 2003 y está asociada al American Boer Goat Association de Texas.

Docilidad y robustez

La docilidad es la característica principal de los ejemplares de la raza Boer, considerada como una de las más adaptables a todo tipo de climas.

Otro hecho digno de observar es que las cabras Boer poseen una enorme capacidad de rumiado: "Pueden comer durante las horas más calurosas del día mientras que otras razas lecheras se quedan esperando a la sombra".

Precisó además que son capaces de producir consistentemente más musculatura en menor tiempo que cualquier otra cría de cabra y de transmitir esa capacidad a su descendencia.

La cabaña Nuevo Milenium, que contó con el apoyo de los técnicos del Cedeva de Laguna Yema, encontró en el oeste de Formosa el contexto ideal para su proyecto.

"El gobierno provincial -señaló Mellano- ha encarado una estrategia de promoción de la cría caprina, impulsando la capacitación de los pequeños productores de esa zona."

"Hasta ahora, el chivo no era valorado, no tenía identidad y se lo veía incluso como sinónimo de pobreza -afirmó entusiasta el productor caprino-, pero ahora puede decirse que si -en lo que a la ganadería respecta- el Sur es de las ovejas y la pampa de los bovinos, el Norte encuentra su identidad en los chivos." .

Por B. Vedia Olivera De la Redacción de LA NACION
TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalElecciones 2015Elecciones en Brasil