Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Para Menem, el vínculo con el Vaticano era decisivo

Fue el presidente que más lo visitó

Viernes 06 de abril de 2001

Carlos Menem, el presidente argentino más viajero de la historia, eligió visitar a Juan Pablo II para despedirse de sus giras internacionales. El Papa lo había recibido cinco veces. La sexta y última se registró veinte días antes de que Menem entregara el poder a su sucesor, Fernando de la Rúa.

"Soy el presidente de la historia que más veces se vio con el Papa", se jactó sonriente Menem el 22 de noviembre de 1999, después de su entrevista con Juan Pablo II.

Se llevó un rosario de regalo y la invitación del Santo Padre para integrar la comisión de notables que proclamaría por el mundo la defensa de la vida y condenaría el aborto.

Menem cultivó una fuerte relación con el Vaticano durante sus diez años de gobierno. Hizo denodados esfuerzos por fortalecer ese vínculo.

Su último embajador ante la Santa Sede, Esteban Caselli, fue uno de los hombres que más acercaron el menemismo al Vaticano. Hoy es funcionario del gobernador Carlos Ruckauf, y trabaja para su proyecto presidencial de 2003, al que también aspira Menem.

Durante sus dos mandatos consecutivos, el ex presidente antepuso la relación con Estados Unidos a cualquier otra prioridad. Pero en su política exterior, la Santa Sede siempre ocupó un lugar privilegiado. La coronación de ese vínculo ocurrió el 13 de noviembre de 1998: propuso al Sumo Pontífice impulsar en forma conjunta la designación de un día internacional en defensa del nonato.

Una vez más, había ratificado en la Santa Sede su firme postura alineada con la Iglesia en defensa de la vida y la familia y en contra del aborto.

Nueves meses después de esa visita, la ex esposa de Menem, Zulema Yoma, confesó que, años atrás, se había practicado un aborto con el conocimiento de su esposo. Esto generó revuelo: De la Rúa y Eduardo Duhalde estaban en plena campaña presidencial y esa confesión los obligaba a hacer pública su postura sobre el aborto.

Los relatos de la ex esposa de Menem no alteraron, sin embargo, la relación del entonces presidente con la Santa Sede, por la que había trabajado desde que asumió el poder.

Tras la confesión de Zulema Yoma, Menem volvió al Vaticano y se comprometió a integrar el foro internacional de notables contra el aborto. El ex presidente ya había logrado instaurar el 25 de marzo de 1999 como el Día del Niño por Nacer (fecha en que los católicos festejaban la anunciación a la Virgen de que engendraría al Niño Dios).

Los comienzos

En 1990, la primera vez que Menem visitó al Papa aún tenía las patillas y llegó al Vaticano con un séquito de 28 personas. En su biblioteca privada, el Papa recibió al ex presidente e invitó al pueblo argentino a superar las heridas y antagonismos de un "pasado no lejano", y destacó los valores cristianos de nuestro país. Esta primera audiencia duró más de 30 minutos.

La duración de esas entrevistas se convirtieron después en una demostración de la importancia que le daba Juan Pablo II a la visita de Menem.

El ex presidente volvió al Vaticano en 1992. "No se habló de ajuste, sino de crecimiento", dijo Menem el 8 de octubre de ese año. Es que se temía que el Papa abordara el tema de la pobreza debido a las críticas que había hecho la Iglesia en la Argentina por la política social menemista.

Un gesto marcó un año después el trato privilegiado que la Santa Sede daba al presidente peronista porque se alineaba con la postura de la Iglesia y defendía en foros internacionales su rechazo al aborto: el Papa rezó junto con Menem en la capilla que está al lado de su biblioteca privada.

El Vaticano calificó ese hecho, fuera de lo común, como "excepcional". Había sido un pedido de Menem. El ex presidente también mostró al mundo el 16 de diciembre de 1993 que en el Vaticano lo recibían bien. La cuarta visita fue antes de las elecciones legislativas de octubre de 1997 y el ex presidente esa vez estuvo sólo 13 minutos con el Papa. Volvió dos veces más. Después dejó el poder.

Paola Juárez

Te puede interesar