Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Información general

 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Indignación en el sepelio de un comerciante asesinado

Información general

Según sus allegados, Julio Zaresky era un ejemplo

 
 

Entre voces de indignación y quejas, un centenar de personas despidió ayer los restos de Julio Andrés Zaresky, el comerciante asesinado anteayer de un balazo en la espalda al intentar impedir el robo de su camioneta 4x4.

Entre los que se acercaron a la casa velatoria había personas que no lo conocían. Cecilia Miranda, por ejemplo, llegó en ómnibus desde Morón para expresar su repudio. "Fui a la marcha por Axel (Blumberg) y estoy acá porque me harté de la inseguridad. Creo que ahora también deberíamos movilizarnos todos", se quejó.

Julio y su familia eran socios del club Hacoaj, en Tigre, que frecuentaba por su pasión por el remo. Vivía con su esposa y hacía el reparto de mercadería de la empresa textil de su padre, en el barrio porteño de Chacarita.

Un ejemplo de vida

Para sus allegados, el comerciante muerto era "un ejemplo". Es que, según contaron amigos de la familia, el hombre, de 36 años, había logrado llevar una vida plena. "Pudo practicar deportes, además de trabajar y casarse, y todo lo hizo feliz", dijo a LA NACION Jaime Kopek, un amigo de la víctima, indignado por el hecho.

La víctima del brutal robo estaba entregando telas en una tapicería de Colegiales cuando fue sorprendido por dos asaltantes. "Los delincuentes mostraron una ferocidad increíble. Julio era un tipo trabajador, íntegro, que ayudaba a todo el mundo", dijo Ricardo Roitman, un cliente de los Zaresky.

La familia, visiblemente dolida, evitó hacer declaraciones a la prensa. Cerca de las 14 de ayer, los restos de Zaresky fueron inhumados en un cementerio de Pilar. .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYInseguridadFeria del LibroFrente Amplio UNENRicardo Bauleo