Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

La crisis de la seguridad: la edad de imputabilidad

Cuáles son los delitos más comunes entre los menores

Política

Según dos estudios, el 48 % de los jóvenes delincuentes está acusado de robos
Los informes revelaron que el 40,43 % de los adolescentes que cometen delitos tiene 17 años
Mientras que el 25% de los chicos con causas penales tiene entre 14 y 15 años

Por   | LA NACION

Mientras el Poder Ejecutivo Nacional se apresta a presentar un proyecto de ley en el Congreso para bajar a 14 años la edad mínima para la imputación penal de los menores, se conocieron diversos estudios que revelan una radiografía sobre el universo de delitos que cometen los menores de 18 años.

En la ciudad de Buenos Aires, el 48 por ciento de los hechos delictivos que cometen los delincuentes menores corresponde a delitos contra la propiedad, como hurtos o robos simples, según consta en un estudio realizado por la oficina de Investigación y Estadísticas Político-Criminales de la Procuración General de la Nación.

Otro estudio realizado por la asociación civil Unidos por la Justicia reveló que el 40,43% de los menores que cometen delitos tienen 17 años, mientras que el 25,43% tiene 16. Los menores comprendidos entre los 14 y los 15 años, representan el 25% del total y los chicos de entre 8 y 13 años suman el 9,14%.

El estudio de la Procuración, a su vez, concluyó que el tres por ciento de todas las causas penales que se instruyen en los Tribunales porteños tienen como imputados a menores de edad. Mientras que en el 53 por ciento de los casos figuran acusados mayores de 18 años.

El análisis fue elaborado a partir del estudio de 500 causas que se instruyeron en dos juzgados de Menores en el último semestre de 2001. Esas causas involucraron a 934 imputados.

En cuanto al nivel socioeconómico, el estudio reveló que el 48 por ciento de los imputados correspondía a familias de bajos recursos y el 52 por ciento provenía de hogares de un nivel socioeconómico medio.

Con respecto a los niveles educativos de los menores acusados, el análisis concluyó que el 40 por ciento de los chicos que cometieron delitos no había terminado la escuela primaria y el 22 por ciento tenía el secundario incompleto.

El hecho de que casi todos los chicos corresponden a niveles socioeconómicos bajos o medios de la sociedad queda reflejado en que las tres cuartas partes de los imputados recurrió a un defensor público para que lo represente y sólo el 3 por ciento de los acusados pudo pagar un abogado. En tanto que, en el 22 por ciento de los casos, los menores imputados no recurrieron a ningún letrado.

Pese a que los datos para elaborar el estudio de la Procuración General de la Nación tienen casi tres años, las cifras las conclusiones coinciden con el informe realizado por la asociación civil Unidos por la Justicia sobre estadísticas de 2003.

El estudio realizado por la Oficina de Investigación y Estadísticas de la Procuración también destaca que el 8 por ciento de las 500 causas revisadas tenían como imputados a bandas integradas por delincuentes mayores y menores.

El 48 por ciento de los hechos delictivos cometidos por los menores delincuentes corresponde a delitos contra la propiedad. El 41 por ciento de esos delitos contra la propiedad cometidos por los menores delincuentes corresponde a robo simple; el 21 por ciento a hurto simple, el 17 por ciento a robo con armas y el 15 por ciento a robo agravado.

Sobre la presunta influencia de las drogas entre los jóvenes delincuentes, el estudio reveló que "sólo en el 3 por ciento de los casos eran consumidores habituales de estupefacientes".

Fuentes de la Policía Federal señalaron que la mayoría de los menores que son detenidos acusados de robos simples, en realidad, fueron instigados por mayores para robar automóviles con ganzúas. Otros también son utilizados por mayores que se dedican al arrebato en la vía pública.

La mayor cantidad de delitos cometidos por menores de entre 12 y 13 años corresponde a robo simple; el 19 por ciento corresponde a hurto simple y el 10 por ciento a lesiones dolosas. Tanto la tendencia como los porcentajes se mantienen en el segmento de jóvenes de entre 14 y 15 años.

Pero, a medida en que crece la edad de los adolescentes también aumentan las posibilidades de acceder a las armas de fuego, según reveló el estudio de la Procuración.

En el caso de los delitos cometidos por menores entre 16 y 17 años se advierte un notorio aumento de los casos de robos con armas.

Mientras entre los chicos de 12 y 13 años sólo el 2,7 por ciento fue detenido por asalto, entre los adolescentes de entre 16 y 17 años el porcentaje de causas por robo con armas crece al 13,3 por ciento.

El hecho de que los menores utilicen armas de fuego para delinquir derivó en un mayor empleo de la violencia en los hechos ilícitos que se les imputan. Esto quedó reflejado por el relevamiento realizado por la asociación Unidos por la Justicia en dos juzgados criminales de Menores. Según el estudio, el 51 por ciento de los delitos cometidos por los menores delincuentes fueron violentos; el 41 por ciento, poco violentos y el 8 por ciento, muy violentos.

Mientras que en los juzgados de Instrucción, donde se impulsan las causas contra los mayores delincuentes, el 49 por ciento de los delitos fue calificado como violentos; el 36 como poco violentos y el 15 por ciento como muy violentos.

Con respecto al temperamento que adoptan los jueces de Menores sobre los chicos que son detenidos, en el 64 por ciento de los casos, los magistrados no adoptaron ninguna medida tutelar, mientras que el 22 por ciento de los jóvenes detenidos fueron entregados a sus padres y sólo el 14 por ciento fue alojado en alguno de los seis institutos de menores que funcionan en la ciudad de Buenos Aires.

Los institutos a los que son derivados los menores que, a juicio de los jueces, merecen ser encerrados son el Luis Agote, para varones de entre 17 y 21 años; Manuel Belgrano, para varones, de 16 a 21 años; Manuel Rocca, para varones, de 15 a 21 años; General San Martín, para varones, de 9 a 15 años; Gregorio Aráoz Alfaro, para varones, de 15 a 18 años y Ursula Llona de Inchausti, para mujeres, de 14 a 21 años. Todos están excedidos en su capacidad.

La razón por la que hay sólo un instituto para mujeres se debe a que el 13 por ciento de los menores delincuentes, son chicas.

"Por otra parte se advierte que el temperamento más habitual adoptado en la etapa preliminar es el sobreseimiento por inimputabilidad, elevándose a juicio aproximadamente un 12 por ciento de los casos que se instruyen", concluyó el análisis realizado por la Procuración. .

TEMAS DE HOYReforma del Código PenalPresupuesto 2015El caso de Lázaro BáezElecciones 2015