Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cero

Domingo 23 de mayo de 2004
LA NACION

"En el nuevo programa, "Cultura cero", vamos a tener a dos conductores jóvenes que van a hablar de todas las expresiones de la cultura. Dentro de ese ciclo, Cristina Mucci podría tener un micro sobre literatura."

(De una fuente no identificada de Canal 7, al explicar el levantamiento de los programas culturales "Los siete locos", de Mucci, y "El refugio de la cultura", de Osvaldo Quiroga.)

Señores de Canal 7: humildemente, les avisamos que "Cultura cero" no es título adecuado para un ciclo cultural. Es verdad que es franco, que, por un lado, avisa de entrada, de modo que nadie tendrá derecho al pataleo, y, por el otro, le pone nota a la cultura potencial de los espectadores. Pero no queda bien. Cámbienlo. Sobre todo, después de haber levantado "Los siete locos", tal vez el mejor programa de la televisión abierta, tal vez el único bueno. Dicen que lo veía poca gente. Muy bien: ¿qué han hecho ustedes, como autoridades del canal estatal, para promoverlo? Acaban de ser sometidos a un examen sorpresa. Y, como los estudiantes de la Facultad de Derecho, han obtenido un cero. ¿Están contentos?

Ahora, a la luz de la medida comentada, cobran otra dimensión las respuestas ya célebres de los futuros abogados. Una dimensión de símbolo. Uno de los muchachos que estudian en La Plata sostuvo, por ejemplo, que la montura es parte del caballo. Hubo gran escándalo, muy justificado, ya que o bien la montura es el caballo todo o bien es algo que se le agrega, nunca una parte del animal cuyo nombre tomamos los humanos como sinónimo de bruto. Cuando el profesor le dice a un alumno: "Usted es un caballo", es señal cierta de que le pondrá un cero.

Pero tomada como alegoría, la expresión "la montura es parte del caballo" deja de ser un disparate. Puede significar que el rendimiento de la bestia depende de la habilidad con que le pongan los arneses. "¿Cómo quiere usted que avance si me ha colocado la montura al revés, y lo ha hecho con tal perseverancia y energía que esa montura se ha transformado en parte de mi alma?", diría el caballo, si el caballo hablara. ¿A quién le correspondería, en ese caso, el cero? ¿Al mal jinete o al animal que, víctima de la torpeza ajena, desanda la llanura interminable caminando hacia atrás, con riesgo de caerse en el Río de la Plata en cualquier momento?

Te puede interesar