Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Respaldo a dos ciclos levantados

Lo hicieron figuras del arte y la cultura

Domingo 23 de mayo de 2004
SEGUIR
LA NACION

Lejos de acallarse, la polémica originada en torno del levantamiento de los programas culturales de Canal 7 "Los siete locos" y "El refugio de la cultura", que conducían Cristina Mucci y Osvaldo Quiroga, respectivamente, se encendió en las últimas horas a partir de un generalizado rechazo a la decisión de la emisora oficial por parte de importantes figuras de la cultura, del arte y del espectáculo. En la misma dirección se encolumnaron varias cartas de lectores llegadas a LA NACION.

Una carta abierta firmada, entre otros, por Julia Constenla, Josefina Delgado, Manuela Fingueret, Mempo Giardinelli, Angélica Gorodischer, José Miguel Onaindia, Luis Ovsejevich, Ernesto Schoo, Ricardo Manetti, María Sáenz Quesada, María Seoane, Ana María Shua, Alicia Steimberg, con la adhesión de la Librería Clásica y Moderna, expresa: "Lamentamos que la política cultural del canal estatal -cuyo proyecto, a un año de asumir la actual gestión de gobierno aparece desdibujado y en manos de una conducción sin méritos suficientes- consista enlevantar programas como «Los siete locos» y «El refugio de la cultura» bajo la excusa banal de que «no tienen lugar en la grilla» o «serán reemplazados por programas conducidos por jóvenes». Estos programas, de larga data, se han caracterizado por su amplitud de información y su pluralismo, y no debieran ser reemplazados sino, por el contrario, acompañados por otros, si es que se estima que no cubren amplios espectros de audiencia".

El dramaturgo Eduardo Pavlovsky lamentó la decisión -"que atenta contra la cultura"- y puntualizó: "Canal 7, junto con Canal (á) tiene casi una exigencia de tener programas culturales, para no caer en la TV chabacana a la que estamos acostumbrados y se nos ha interiorizado como obvia. Además, los programas levantados pertenecían a dos personas de muy buena formación cultural".

Para el actor Daniel Fanego, la medida de Canal 7 "no sólo no está bien, sino que además viene a tocar un tema sensible porque no tenemos ni una ley de radiodifusión ni de cultura, porque no hay en este gobierno, ni lo hubo antes, alguien preocupado por estos temas". Dijo que no lo sorprende el hecho de que Canal 7 "esté devastado, porque nadie sabe qué hacer con ese canal, ni que levanten dos programas que se ocupaban de la cultura". Y concluyó: "Pegarles a ofertas culturales que sabemos que el mercado no va a ofrecer es de una gran tristeza".

La actriz María Rosa Gallo calificó de aberración el levantamiento. "Eran dos programas que uno veía con interés -precisó-. Siempre nos quitan todo lo bueno que hay."

El periodista Oscar Gómez Castañón lamentó la decisión de levantar "los dos únicos programas que había sobre libros en un país en el que se lee poco y nada". Al objetarla por equivocada, el conductor del ciclo radiofónico "Día a día", acerca de la medida, señaló: "Es mucho más grave porque se tomó en un canal público, que tiene la obligación de velar por la cultura. Eran dos programas reconocidos, de mucha trayectoria, y lo más triste es que fueron levantados para reemplazarlos por ciclos de los que hay de a decenas en la TV por cable o magazines que sobran en el medio".

La también conductora de radio Julia Bowland, sobre los dos ciclos levantados, expresó: "Eran una de las pocas cosas que veía en la TV. Levantarlos me parece un error y quienes dicen que en realidad cumplieron un ciclo no me muestran en el horizonte hasta ahora una verdadera alternativa".

El periodista Nelson Castro también lamentó la medida. "Eran dos programas muy buenos y la idea del canal de reforzar el entretenimiento no tiene por qué ser impedimento para que sigan programas de este tipo. Si Canal 7 quiere parecerse a los otros canales, vamos por mal camino y es un error muy grande creer que difundir las cosas del libro interesa sólo a un pequeño grupo", señaló.

Su colega Norma Morandini cree que este levantamiento "es una muestra peligrosa de cómo subsiste en el canal público la misma lógica comercial que una década atrás vació al Estado", y reclamó "una política cultural que privilegie los valores de los argentinos y no los precios de una tanda publicitaria".

Desde otra perspectiva, el productor Carlos Rottemberg sostuvo: "Soy amigo de Osvaldo Quiroga, televidente de «El refugio de la cultura» y un convencido de la obligación del Estado de mantener una TV pública y, dentro de ella, programas como éste. Sin embargo, desde una perspectiva periodística me pregunto: ¿qué es lo que provoca que, en todos los casos, cuando una figura cambia de canal por decisión propia se anuncie como «el pase» y si decide no continuar «se toma un año sabático», pero si es el canal el que no lo renueva, digan que «levantaron su programa»?".

Para el locutor y animador Antonio Carrizo, en cambio, la decisión de Canal 7 forma parte de los riesgos que entraña trabajar en la esfera oficial de los medios. "Cuando uno trabaja en el Estado sabe que debe asumir este tipo de riesgos y que pueden aparecer en cualquier momento", manifestó.

Descargo y encuesta

Frente a los cuestionamientos, Enrique Masllorens, subgerente de Relaciones Institucionales de Canal 7, asumió el descargo de la emisora. "Creemos que a todo programador le asiste el derecho a modificar lo propuesto, así como ocurre cuando en un canal privado se reemplaza un programa de ficción por otro", señaló.

Subrayó que "no hay animosidad ni crítica a los responsables de los programas salientes, sino la convicción de que se cumplió un ciclo y de que hay que apuntar a conquistar a otro público con temas culturales. Apostamos a lo distinto".

Masllorens confirmó que Mucci fue contratada por el canal para integrarse a un nuevo proyecto cultural y "para hacer futuros informes en otros ciclos" y que Quiroga dejó de estar vinculado a la emisora.

"En reemplazo de los ciclos levantados -concluyó- comenzará en junio, de martes a viernes, y de 20 a 21, ´Cultura cero´, con la conducción de Facundo Carman. El título juega con el concepto de inicio y queremos reflejar la cultura vista desde sus hacedores, con un fuerte trabajo de edición y cuidado en la imagen. Se trata de una decisión compartida por las dos direcciones de contenidos del canal y reclamamos el derecho a que sea evaluada una vez que sea puesta en el aire y no antes".

Al cierre de esta página, 1079 lectores habían entrado a LA NACION LINE y a la pregunta de si estaban de acuerdo con los levantamientos de los programas un 76.38 por ciento respondió que no, un 13.62 que sí, y el 10 por ciento restante se mantuvo indeciso.

Te puede interesar