Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Dossier de mayo para coleccionar / Los chicos y los miedos / Ultima entrega

Temores adolescentes en el siglo XXI

LA NACION revista

Ser adolescente nunca fue fácil. Es la etapa de los grandes cambios -internos y externos-, de las rebeldías, de la búsqueda de aprobación de los pares, de tomar distancia de los padres. Hay razones físicas y psíquicas para que esto ocurra, y que hoy se ven acrecentadas, en muchos casos, por un contexto hostil.Qué dicen los protagonistas. Cómo buscar orientación

La situación íntima de los adolescentes no ha cambiado. Lo que sí ha variado es el contexto en el que hoy se desarrolla la adolescencia, una etapa que empieza cada vez más temprano y se prolonga, para muchos, indefinidamente, con una realidad hostil que los bombardea de estímulos difíciles de procesar y con padres abrumados por sus propios temores y carencias, superados en su tradicional misión de establecer límites y diferencias.

Marichu Seitún de Chas, psicóloga del equipo de adolescencia del grupo médico Domingo Savio, de San Isidro, reconoce que aparecen muchos temores en el inicio de esa etapa de la vida: miedo a los cambios corporales, a la identidad por descubrir, a un nuevo modo de encontrar un lugar en el mundo, a la separación de los padres...

En palabras de Françoise Dolto, se pierde "la caparazón de la infancia, y todo duele y asusta".

Los chicos buscan apoyo en el grupo de pares y tienen mucho miedo al rechazo; por eso tratan de ser iguales en la ropa, en la conducta, en los códigos. Tienen terror de diferenciarse.

"Pero el sostén de los pares es frágil e inestable, porque también son adolescentes con un yo inmaduro y una identidad aún en proceso", dice Seitún de Chas.

Para la especialista, a todo esto se suma el temor al despertar de la sexualidad, bombardeado por estímulos externos que los llevan a avanzar muy rápidamente y, a la vez, a asustarse.

"Por eso hacen programas o bailan con los de su mismo sexo, como modo de postergar aquello para lo que en realidad no se sienten preparados", agrega.

Miedo del mundo

De la larga lista de miedos que habitan en los adolescentes hay dos que son básicos, por sus efectos destructivos y por ser facilitadores de los demás: el miedo a la frustración y el miedo al futuro, ambos, por otra parte, muy relacionados. Así lo afirma Carlos María Díaz Usandivaras, director del Instituto de la Familia, centro de docencia, investigación y asistencia en terapia familiar sistémica.

"En nuestra cultura, y en alguna medida por responsabilidad de los profesionales de la salud mental, se ha desarrollado el mito de que la frustración enferma al niño o al adolescente, un personaje frágil y vulnerable que no podrá soportarlo", dice.

Para Díaz Usandivaras, el resultado de la gratificación incondicional es la frecuente aceptación de lo inaceptable y la subestimación del niño, que es tratado casi como un minusválido y que queda así fijado al presente placentero como el único tiempo en que puede conjugar su vida.

"Pero con esto se estrecha el mundo posible de algunos adolescentes y se los hace cobardes y atemporales. Rechazan, temen o desconocen el futuro y el mundo en el que tendrán que integrarse. El resultado afecta el proyecto de vida: sexual-familiar y laboral-vocacional", dice.

Lo que se obtiene, entonces, es un adolescente que no crece, no se compromete con su futuro, no se hace responsable de su propia vida ni de su inserción en el mundo, y que opta por la comodidad mediocre del permisivo hogar paterno.

"Creo que el miedo al mundo exterior no se debe tanto a la hostilidad que éste innegablemente muestra hoy como a la inseguridad y la falta de confianza en los propios recursos que tiene el adolescente para enfrentarlo, consecuencia de la sobreprotección familiar dominante en nuestra cultura", afirma Díaz Usandivaras.

Esta sobreprotección familiar, típica de los hogares de clase media y media alta, puede virar hacia la desprotección o, directamente, al abandono, cuando se trata de ese 70 por ciento de jóvenes argentinos de 15 a 24 años que, según un informe de la consultora Equis, sobre la base de datos del Indec de mayo 2002, son pobres.

Un reciente informe de la Sociedad Argentina de Pediatría advierte que, en la adolescencia, la primera causa de muerte se debe a accidentes y a violencia, incluyendo suicidios.

Esta situación de absoluta vulnerabilidad modela la realidad de todos los jóvenes, aun de los que no integran esa estadística, pero que se sienten amenazados por las reglas de juego que imponen las durísimas condiciones sociales imperantes.

"Muchos jóvenes, lamentablemente demasiados, están excesivamente expuestos a situaciones que no pueden elaborar adecuadamente porque viven en la marginalidad o porque, aun en buena situación económica, nadie los contiene", dice Silvia Di Segni Obiols, psiquiatra, autora del libro "Adultos en crisis/Jóvenes a la deriva" (Ediciones Novedades Educativas).

"Lamentablemente, muchos sobreviven en esas condiciones recurriendo a la omnipotencia, creyéndose a salvo de todo, convirtiéndose en padres de sí mismos. Y se apoyan, para darse fuerzas, en recursos que ilusoriamente los refuerzan cuando, en verdad, los acercan más a los peligros: las drogas o las armas", añade.

Extremos

Otros tienen a disposición el apoyo y la contención de los grupos familiares y de suficientes recursos para la educación y la salud.

"Pero pueden tener padres que quieren eternizarlos como niños ingenuos siempre necesitados de ellos", advierte Di Segni Obiols.

Para la especialista, prolongar la ingenuidad no sólo no es sano, sino que los expone a peligros mayores, porque hace creer que en la sociedad o en la propia familia todo está bien, y ocultar lo conflictivo no ayuda a crear defensas contra eventuales situaciones traumáticas ni a madurar de a poco.

En otro extremo, Di Segni Obiols describe a padres compinches, que comparten con los hijos todo lo que les pasa: parejas, infidelidades, ansiedades, crisis.

"A veces generan hijos excesivamente sensibles, incapaces de hacerse cargo de nada, pero también pueden provocarles un seudocrecimiento que hace que los hijos terminen haciéndose cargo de sus padres, a quienes contienen y ordenan en su caos. Son hijos que llegan a hacer de padre o de madre. Esta es una carga absurdamente pesada para un adolescente, que no lo ayuda ? a enfrentar adecuadamente la etapa que le toca vivir, sino que lo obliga a dejar de lado sus propios problemas", dice.

La gravedad de este contexto social de crisis y exclusión, que se potencia con las intensas dificultades que tienen las familias para construir nuevos modelos de autoridad y de contención hacia los hijos, está determinando la aparición de nuevos síntomas vocacionales, y es allí donde aparece, nítidamente, el temor al fracaso.

"Los jóvenes tienen muchísimo miedo de no poder concretar sus sueños, de equivocarse en la elección de su carrera, de no poder adaptarse a los estudios universitarios y abandonar, de no conseguir trabajo una vez que se reciban, de no poder adquirir en definitiva los recursos para insertarse en este complejo e incierto contexto ocupacional", dice la psicóloga y terapeuta familiar Claudia Messing, directora de la Escuela de Posgrado en Orientación Vocacional Ocupacional y Asesoramiento Familiar.

A su entender, aunque los resabios del viejo modelo autoritario y distante están aún muy frescos en el corazón de los adultos, la flexibilidad de los roles familiares condujo a grandes cambios en la crianza, buscando la cercanía y la demostración afectiva como forma principal de relación con los hijos.

Autoridad y límites

"Este nuevo modelo, que implica un gran avance en la cultura porque ha dejado atrás el miedo y la distancia de épocas anteriores, ha traído sin embargo grandes dificultades a la hora de instalar límites y diferencias", advierte Messing.

Hoy, la autoridad dentro de la familia es una responsabilidad de la pareja de padres, y también de los otros adultos que conviven con los jóvenes a partir de uniones y separaciones, de familias ensambladas, que tienen que lograr consensos acerca de límites que ya no se establecen por decreto.

"La autoridad de los padres es mucho más difícil de sostener en un mundo sin certezas, sin modelos ni apoyos en el afuera, aprendiendo a confiar en los propios valores internos y en la propia percepción", señala la especialista.

"La autoridad monolítica del patriarcado estaba acompañada por un mundo jerárquico y predecible. Nosotros estamos signados por la incertidumbre, el miedo, la inseguridad, la desocupación, la falta de garantías y de certezas, por lo cual no es tan fácil saber qué hacer."

Pero esto tiene - advierte- sus consecuencias: ante la falta de límites, y para protegerse de este vínculo de indiscriminación que sienten como peligroso, los hijos, al llegar la adolescencia, recurren a la distancia y a la desconexión emocional de sus padres, e incluso al maltrato como forma de defensa.

"El problema es que esta distancia emocional o pérdida del contacto afectivo y comunicativo con los padres se extiende luego al resto del mundo externo, aislándolos de la realidad, dificultando sus procesos de aprendizaje, empobreciendo sus intereses vitales y vocacionales y también, por supuesto, desconectándolos de sí mismos", dice Messing.

Complejo panorama el que enfrentan los adolescentes en este tan esperado, y tan complicado,siglo XXI. Por eso, como destaca Silvia Di Segni Obiols, la tarea que les toca a los adultos es ir preparando a los jóvenes de a poco para enfrentar una realidad que tiene de todo, bueno y malo, en vez de criarlos en burbujas y luego enfrentarlos a situaciones sin preparación, o transmitiéndoles nuestros miedos.

"Esa tarea incluye hacernos cargo de nosotros mismos para que ellos puedan enfrentar sus propias crisis sin mayores sobrecargas, y también estar cerca y disponibles para cuando nos necesiten, sin que eso signifique invadirlos en su privacidad."

Sin límites

  • En una investigación realizada en 2002 sobre 158 consultas vocacionales, el modelo de autoridad predominante en las familias en el 60% de los casos era el vínculo simétrico padres-hijos. En un 27% de los casos, los hijos autoritarios mandaban en el núcleo familiar.
  • El 68,4% de los jóvenes incluidos en la investigación tenía intereses inconsistentes. El 79% estaba desconectado emocionalmente. El 70,3% mostraba apatía. El 43% había abandonado sus estudios.

Fuente: Escuela de Posgrado en Orientación Vocacional Ocupacional y Asesoramiento Familiar

Protagonistas

LO QUE ME AFECTA

"Mi vieja se ve todos los noticieros y después no puede dormir. Vivimos en Barrio Norte, y cuando estoy por salir empieza con que secuestraron a un tipo, o que violaron a una chica, y me pide que me quede. ¡Está loca! Yo trato de que esas cosas no me afecten."
Antonella G. 16 años

MI MIEDO AL FUTURO

"Sí, miedo tengo. Miedo al futuro... aquí, en el país. Claro que los pibes que más protestan son los que menos se calientan; quieren trabajar de hijo hasta que sean grandes y no se esfuerzan, engañan a los padres y a los profesores, y después dicen que de aquí hay que irse..."
Patricio L. 17 años

Datos útiles

Por Carmen María Ramos
TEMAS DE HOYProtesta policialPobrezaEugenio ZaffaroniTelefonía 4GLa pelea con los holdouts