Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Biodiversidad: la frontera agrícola avanza sobre ambientes no preservados

El bosque chaqueño, en grave riesgo

Ciencia/Salud

Investigadores de la UBA estiman que para 2010 la superficie ocupada por cultivos se duplicará

La Región Chaqueña está cambiando. Cada año crece el alambrado que cerca nuevas áreas agrícolas y de pasturas. Si hacia 1995/96 había un 10,14% de superficie cultivada, para 2010 se prevé que el área sembrada alcanzará al 19%, es decir más de 9 millones de hectáreas, según un estudio de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

"Tomando los valores globales podría pensarse que no hay peligros inminentes para la conservación de recursos naturales; sin embargo, al analizar la distribución en que avanza la frontera agrícola surgen datos preocupantes. Por ejemplo, se corre el riesgo de perder bosques subhúmedos en el Chaco-salteño y en la frontera Chaco-Santiago del Estero", advierte Jorge Adámoli, jefe del Laboratorio de Ecología Regional de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, luego de analizar imágenes satelitales de los 50 millones de hectáreas de esta región comprendida por Chaco, Formosa, Santiago del Estero, parte de Santa Fe, Córdoba, Catamarca, Tucumán y Salta.

Desde el cielo, el panorama muestra diversos sectores para la inquietud. Las franjas más atractivas para la explotación agrícola no son áreas protegidas de preservación. "Si el Estado no ordena este crecimiento fuera de control, existen fuertes riesgos de perder ambientes que hoy no están representados por ninguna unidad de conservación", indica.

Lecciones de la historia

Con este mapa de situación, el investigador del Conicet hizo foco en zonas de riesgo como la situada en el Chaco subhúmedo central con eje en Tres Isletas-Sáenz Peña-Charata-Los Juríes-Bandera-Selva. "Si bien quedan fragmentos de bosques de mediano tamaño, es muy probable que una parte importante sea desmontada para cultivos", afirma Adámoli en el trabajo realizado junto con Sebastián Torrella y Pablo Herrera.

De ocurrir esto, podrían moverse las piezas de un rompecabezas ecológico cuyo armado aún se ignora.

"Es probable que si una especie se extingue, habrá otra que pueda suplantarla en sus funciones. Pero no sabemos cuántas pueden desaparecer sin que colapse el sistema", indica y compara: "Si uno saca algún remache del ala de un avión tal vez no pase nada, pero si continúa eliminándolos, llegará un punto en el que la nave no podrá sostenerse y se caerá. Así como es muy arriesgado deshacerse de componentes en pleno vuelo, lo mismo ocurre con los elementos aportados por la naturaleza".

La onda expansiva no sólo arranca vegetación nativa, sino que llega a sitios del mapa agrícola hasta hace poco relegados. "Todo proceso de expansión de la frontera agrícola comienza con un cultivo muy bien cotizado -como hoy es la soja y ayer fue el algodón- que lleva a la gente a sembrarlo hasta en sitios que en otros momentos hubiesen sido dejados de lado. Es como la fiebre del oro", relata el científico.

Sin ir más lejos, recuerda que a mediados de los años 90 muchos productores algodoneros del sudoeste chaqueño avanzaron con sus cultivos hasta zonas bajas, inundables. "Esta experiencia culminó dramáticamente al quedar los campos de algodón cubiertos por el agua tras las lluvias torrenciales generadas por el fenómeno de El Niño en 1998", puntualiza. Si la historia se repitiera, pero al revés, el Chaco semiárido se vería en problemas. "Hoy avanzan los cultivos en esa zona porque -entre otras razones- aumentó el régimen de precipitaciones, pero si en el futuro volvieran los habituales períodos de prolongadas sequías, se podrían disparar procesos de desertificación de difícil reversibilidad", apunta.

Planificar es la consigna

Lejos de oponerse a la expansión de la frontera agrícola, Adámoli la apoya, "siempre que se haga en forma ordenada y no como en la actualidad que está fuera de control. Todos estos cambios hoy están ocurriendo sin que exista un proceso de planificación regional que permita orientar la expansión hacia tierras con mejor aptitud potencial".

¿Cómo lograrlo? Con tecnología adecuada que incorpore los terrenos aptos para el cultivo con la premisa de destinarlos toda la vida a ese fin. "La idea es que cada vez esas tierras estén en mejores condiciones porque si además de perder el bosque, pierdo el cultivo, es un absurdo", subraya.

Otra de las opciones señaladas es la creación de áreas protegidas. "En algunas zonas -menciona-, como el Chaco-salteño, ya no quedan grandes lugares para establecer un parque de reserva nacional, sino sólo pequeños pañuelitos de escenario autóctono." Una estrategia sería conservar estos remanentes junto con las cortinas forestales previstas por las legislaciones provinciales para que formen corredores de áreas protegidas. En este sentido, el ingeniero Adámoli insiste en la necesidad de "elaborar políticas de conservación para las principales zonas agrícolas de la región chaqueña, que actualmente sufren transformaciones profundas".

En peligro de destrucción inminente

Antes de que sea demasiado tarde, la consigna es ganar terrenos para la conservación y, claro, no perder los territorios ya protegidos. En este sentido, el ingeniero Jorge Adámoli y otros científicos como los doctores Jorge Morello, Carlos Reboratti, Juan José Neiff y Silvia Matteucci enviaron una carta al gobernador de Salta ante el peligro de destrucción inminente de la Reserva Natural Provincial "Lotes 32 y 33" de la zona de Pizarro, departamento de Anta, con 25.000 hectáreas de monte chaqueño y selva de transición. "En el nivel nacional, esta medida no sólo es objetada por las organizaciones ambientalistas. Difícilmente encuentre a algún dirigente de las principales organizaciones de la producción que lo felicite por la pérdida de esta reserva. Todo lo contrario. Si los consulta, seguramente encontrará fuertes objeciones", señalaron, a la vez que ofrecieron su colaboración para trabajar en pos de una provincia que exhiba "tanto una agricultura sustentable, como sus reservas". .

Centro de Divulgación Científica de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires Por Cecilia Draghi Para LA NACION
TEMAS DE HOYElecciones 2015Guido Carlotto (Ignacio Hurban)Mundial de BásquetUS Open