Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Un folklore estilizado

Espectáculos

Por   | LA NACION

Ciclo de Laura Albarracín con invitados. Músicos: Roberto Calvo (guitarra), Juan Concilio (bajo), Ignacio Abad (teclados) y Pablo Verdini (batería y percusión). Teatro Bar Tuñón, Maipú 849. Los sábados, a las 21.
Nuestra opinión: muy bueno

En un medio en el que sobran buenas intérpretes femeninas, Laura Albarracín logra destacarse como una de las referentes indiscutibles de la nueva generación, a pesar de su larga trayectoria sobre los escenarios desde que fue revelación de Cosquín, en 1988.

En el ciclo que viene realizando en el Bar Tuñón, todos los sábados, con invitados especiales (mañana actuará Liliana Herrero, y el próximo sábado Ramón Navarro), la cantora presenta los temas de su tercer trabajo discográfico, llamado "Canto versos", y los de sus discos anteriores, que la muestran como una artista inquieta, en busca de la estilización del género folklórico.

La exquisita selección de compositores y poetas clásicos y nuevos, como Cuchi Leguizamón, Armando Tejada Gómez, Jaime Dávalos, Pablo Mema, Jorge Fandermole, Julio Lacarra, Gustavo Kijou, Roberto Calvo, Juan Falú y los Hermanos Núñez, entre otros, que forman parte del abundante repertorio de la cantante, le permite transmitir toda su solidez interpretativa.

La artista se apoya en un impecable cuarteto, que cuenta con los arreglos y la dirección musical del guitarrista Roberto Calvo. La fluidez y la energía de su voz se combinan a la perfección con los delicados y finos arreglos de las canciones, que no pierden su esencia y acompañan sutilmente la diversidad de estilos.

Albarracín tiene una profunda capacidad para emocionar con la poesía que habita en esas letras del cancionero popular. Su ductilidad le permite tocar la fibra íntima de clásicos como "Salavina" y de reivindicar canciones nuevas del folklore, como la exquisita chacarera "Como abrojo de mi monte", del santiagueño Pablo Mema. Quizás una síntesis de su temperamental interpretación y la emoción que produce su voz lleguen en la canción "Un animal que canta y sueña", con música de Lacarra y letra de Jaime Dávalos. Esta versión, "Pecado de juventud", de Carnota, y "Canto versos", de Fandermole, son la columna vertebral y el fundamento de su canto.

Otras canciones

Cuando aborda los temas de su último trabajo la intérprete ahonda en su búsqueda artística. Integra otros tópicos folklóricos y recala en un refinado ensamble instrumental que va más allá de lo rítmico y se mete en el género de la canción. La poesía de Fandermole, Yacomuzzi, Mema y Kijou aporta otro color a la canción de aires folklóricos. La impresionante versión de la milonga "Confesión del viento" es uno de los mejores ejemplos.

El rastro de su origen también se perfila en toda su dimensión cuando interpreta "Garúa" (el tango se está perdiendo una voz increíble en ese sentido). Pero Laura Albarracín deja claro a lo largo de su concierto que prefiere la integración y la mixtura antes que cerrarse a un solo género.

Cuando interpreta a los nuevos autores su propuesta se potencia en originalidad. Mientras que cuando aborda a los clásicos, la voz de Albarracín logra rejuvenecerlos. Todos esos matices confluyen con naturalidad en su propuesta, gracias a esa voz delicadamente emotiva y visceral. .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYMedios y políticaTemporal en Buenos AiresControl de la SUBEBrittany MaynardElecciones 2015