Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

La Fuerza Aérea dará apoyo sanitario en Puerto Príncipe

Política

El hospital reubicable se trasladará en 18 vuelos de Hércules
El vicecomodoro Hermida estará al frente de 43 hombres y ocho mujeres
El objetivo será dar asistencia médica primaria
Precauciones para evitar la deshidratación

Por   | LA NACION

Catorce contenedores ensamblables, dieciocho viajes de aviones de transporte Hércules, 504 horas de vuelo y treinta y cinco días para desplegarse en el terreno. Esos son algunos de los números en las previsiones de traslado a Haití del hospital reubicable de la Fuerza Aérea. Las cifras más importante quizá sean las de los 45 hombres y ocho mujeres que integrarán el personal médico que viajará a Puerto Príncipe apenas el Congreso apruebe la participación argentina en la misión de las Naciones Unidas.

Este hospital tuvo participación en Mozambique (1993/95) y Kosovo (2000), y al frente estará el vicecomodoro médico Omar Hermida, con experiencia en esos despliegues. En la I Brigada de El Palomar, este cirujano militar contó a LA NACION los preparativos para la misión en Haití.

"En primera instancia -indicó Hermida-, el hospital estaría destinado a dar apoyo sanitario a las tropas que se despliegan en la región, pero, por supuesto, sin descuidar la ayuda humanitaria de atención a la población civil.

"Se buscará paliar un poco la situación de extrema necesidad de la gente haciendo asistencia médica primaria de la demanda espontánea. Seguramente la ONU, junto con las organizaciones no gubernamentales que participarán de la misión, ampliarán ese esquema, generando redes de potabilización de agua, campañas de vacunación y controles de las enfermedades de transmisión sexual", agregó el vicecomodoro.

Colapso sanitario

Los informes a los que accedió en los últimos días le dan un panorama desolador: "No tienen un sistema de salud organizado, no existe una red de control de enfermedades endémicas, como el paludismo o el cólera. Al no haber potabilización del agua ni sistemas cloacales, los desechos biológicos están en la vía pública; el agua que ingiere la población está contaminada. No hay energía eléctrica y, por lo tanto, no tienen posibilidad de controlar los alimentos con cámaras frigoríficas".

La enumeración de problemas parece no tener final en Haití: "Padecen de un número altísimo de enfermedades de transmisión sexual, tienen un porcentaje de la población cercano al 80 por ciento infectado de HIV y tienen una vida media estimada de alrededor de 50 años. Nos encontramos con un panorama desastroso. De cada mil chicos nacidos, mueren treinta y cinco antes del año".

Hermida afirma que el hospital y el staff se adaptan a la misión requerida. En este caso estará armado con las especialidades de emergencias básicas, cirugía, traumatología, clínica médica y terapia intensiva.

Uno de los pocos hechos positivos en Haití es que no hay diseminada ninguna clase de minas. Pero el gran problema es sanitario, con factores climáticos que complican la de por sí paupérrima condición de vida. "Nos enfrentamos a un clima sumamente hostil, con temperaturas promedio de 40 grados, que en la noche bajan sólo a 34. Eso provoca en la tropa una deshidratación gravísima", contó Hermida.

Y agregó: "Las tropas van a desplegarse con unas mochilas camello con seis litros de agua, que es lo que tiene que ingerir cada soldado en 24 horas para evitar la deshidratación. Llevan también una tarjeta para que ellos puedan comparar el color de la orina y saber si tienen que ingerir más agua".

Hermida habló de su expectativa: "En Africa, la misión aplicó 1.700.000 dosis de vacunas. Por lo menos aportamos nuestro granito de arena allí. En Haití no vamos a solucionar todos los problemas, pero podemos hacer un muy buen trabajo dentro de nuestras posibilidades". .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYCristina KirchnerFondos públicosElecciones 2015NarcotráficoTorneo Primera División