Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Lo detuvieron por podar un árbol en la vereda de su casa

Después de varios reclamos al gobierno, contrató a dos personas para la tarea

Viernes 18 de junio de 2004
SEGUIR
LA NACION

"Sólo pisaba las comisarías para hacer trámites. Soy una persona intachable y me llevaron preso por esto... cuando yo no dañé ningún árbol", refunfuña Juan Manuel García Barcelona. Está enojado. El sábado 5 del actual fue detenido durante nueve horas por podar dos árboles de la vereda de su casa, en Belgrano. Ahora va a demandar al Gobierno de la Ciudad y a la comisaría del barrio por "ensañamiento" en su detención.

En la vereda de su casa, en Mendoza 3991, frente a los árboles de la discordia, García Barcelona esgrimió ayer la pila de reclamos que viene presentando desde 1998. Es taxista desde hace 30 años y lo que más lamenta del suceso es que con la causa penal a cuestas ahora no conseguirá renovar su licencia de conducir.

El gobierno porteño explicó que la poda o corte de árboles está prohibida por la ordenanza 44.779. Para esta falta también se aplican los artículos 183 y 184 inc 5 del Código Penal. "Es cierto que hay mucha gente que demanda que se corten los árboles, y es cierto que el gobierno está atrasado en los reclamos. Pero esto no quiere decir que si existe un pedido se haga efectivo. El gobierno también tiene que tener la autorización de un experto, que determine si hay que cortar o podar ese árbol, ya que somos pasibles de recibir el mismo castigo", explicó Marcelo Vensentini, subsecretario de Medio Ambiente del gobierno porteño.

García Barcelona tiene 55 años y cuatro hijos. Y es una de las víctimas del retraso en la atención. Se cansó de presentar reclamos. Desde el 22 de enero de 1998 impulsó siete quejas ante el gobierno porteño. Nunca vinieron a podar los árboles que le destruyeron los caños de su casa, arruinaron la medianera y, con sus hojas secas, tapan constantemente sus cañerías.

"Vinieron unos chicos a ofrecerme podar los árboles y les dije que sí. No sabía que era un delito penal", contó ayer a LA NACION. Al rato llegaron dos patrulleros de la comisaría 37a. y preguntaron por él. "Les expliqué que no estaba dañando el árbol, sino sólo podándole las ramas, pero insistieron en llevarme. Estaba en pijama y ojotas, les pedí que me dejaran cambiar, pero me dijeron que era cuestión de unos minutos, que enseguida iba a volver", contó. Pero no fue así. García Barcelona estuvo detenido nueve horas, en el subsuelo de la seccional. "Soy asmático y tuve una crisis. Tiritaba de frío", recordó. La pesadilla terminó a la 1 del día siguiente.

Cuando volvió a su casa, una vecina le acercó el recorte del artículo de la nota publicada en LA NACION sobre un fallo que condenó al gobierno porteño a indemnizar a una vecina de 60 años, María Ester Fanlo, que fue detenida por podar un árbol que había dañado su vivienda. García Barcelona se comunicó con el abogado de Fanlo, Fernando Soto, y va a presentar una demanda contra la comisaría y contra el gobierno por la detención, que considera injusta. "Yo no dañé el árbol, sólo lo podé", insistió. Aseguró que el árbol está hueco y lleno de cucarachas y ratas. "Esto es increíble. Dentro de cinco meses se me vence el registro y me quedo sin trabajo...", se lamentó.

El 21 de mayo último, Fanlo fue sobreseída de la acusación de ejercer "daño" contra el árbol que mandó podar. En la resolución se condenó al gobierno a pagarle una indemnización de 13.000 pesos, pero se eximió a la Policía Federal. Los teléfonos por reclamos sobre el arbolado urbano son: 4323-0000 int. 4246 y 4323-8159.

Te puede interesar