Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Después de 191 años, cumplen en Jujuy un legado de Belgrano

Se inauguró la escuela que el creador de la Bandera había ordenado construir en 1813

Miércoles 07 de julio de 2004

SAN SALVADOR DE JUJUY.- A la vera del río Chijra, unos 1000 chicos de distintos colegios de esta provincia se reunieron para poner fin a una deuda con la historia: la inauguración de la cuarta escuela legada por Manuel Belgrano, en 1813, quien había donado fondos para su construcción, que sólo se concretó ayer, con 191 años de demora.

Los alumnos miraban con asombro cómo el sueño de Manuel Belgrano se convertía en realidad en el barrio Campo Verde, que habilitó, así, su primera escuela. Los ministros de Educación, Daniel Filmus, y del Interior, Aníbal Fernández, junto con el gobernador de Jujuy, Eduardo Fellner, fueron los encargados de cortar la cinta.

No obstante, el color lo pusieron los 380 alumnos que a partir de hoy comenzarán a cursar la primaria en las nuevas aulas.

"Estuvimos en muchos lugares. Primero cursamos en una capillita de la Virgen de Lourdes, en el barrio Chijra, al otro lado del río. Todos los días tenía que caminar casi dos kilómetros y cuando llovía no se podía transitar por las calles de tierra", contó Efraín Leaño, alumno de quinto grado.

"Después -añadió- nos mudamos a una iglesia evangelista y finalmente llegamos al centro de formación de adultos que construyeron nuestros padres con los planes sociales. Era un lugar amplio y bien iluminado, pero las ventanas no tenían vidrios. Cuando llovía goteaba el techo."

Según Jimena Zotar, de 12 años, cuando era chica jugaba en el terreno donde ahora se levanta la escuela. "Allí había hierros abandonados, todos oxidados. Nosotros jugábamos a las escondidas y ahora estudiaremos en ese mismo lugar", explicó. Y agregó: "Nuestra antigua escuela no tenía baños ni luz. Ahora está inconclusa, pero no nos importa porque este edificio es un lujo que nos pone orgullosos".

El sueño de Brenda Ortiz, de 5° grado, es concluir la secundaria en la nueva escuela. "Quiero ser una de las primeras egresadas", aseguró.

La escuela N° 452, que lleva el nombre de Legado Belgraniano, tiene una matrícula de 387 alumnos y llega hasta 6° grado. "Nos querían traer alumnos de otras escuelas para completar los ciclos superiores, pero les pedimos a las autoridades que permitieran que los alumnos de esta escuela sean los primeros egresados y que la escuela crezca al ritmo de los chicos de 6° grado", dijo Esperanza Ribero, abuela de un chico que cursa segundo.

Donación inicial

En 1813, la Asamblea Constituyente dispuso premiar a Belgrano por su victoria en Salta con 40.000 pesos, cifra importante pues representaba un poco más del 4% de las exportaciones del país. Ayer, en Jujuy, no podían estimar qué monto representa hoy ese legado a valores constantes. Pero ese mismo porcentaje en el volumen que hoy tienen las exportaciones equivale a unos 1100 millones de dólares.

El prócer decidió destinar ese dinero a la creación de cuatro escuelas situadas en Tarija, Tucumán, Santiago del Estero y Jujuy. Construida con fondos propios, la escuela santiagueña se construyó en 1822, pero funcionó sólo cuatro años. La de Tarija se levantó en 1974 y la de Tucumán en 1998.

El proyecto educativo de Belgrano incluía, además, un reglamento detallado de cómo tenían que ser utilizados esos fondos, cuánto se le debía pagar a un docente, cuánto se podía gastar en papel y tinta y hasta los días feriados.

"La escuela comenzó a construirse en 1999 y la primera etapa quedó concluida esta semana. Estará totalmente terminada para el comienzo del ciclo lectivo 2005. Mi promesa es iniciar el año escolar en este lugar, que nos enorgullece a todos", aseguró Filmus.

La escuela tiene diez aulas, un salón de actos, una sala de informática -que por ahora no tiene computadoras-, un sector administrativo y un patio. La superficie cubierta de esta primera etapa es de 1553 metros cuadrados y se invirtieron 561.934 pesos.

Ayer, los padres de los chicos se llenaron de orgullo cuando pudieron ingresar en el patio techado de la escuela. "No teníamos ningún colegio. Ahora queremos que nuestros hijos continúen allí la secundaria. Y que la escuela se convierta en el corazón de barrio, tal como lo había pensado Belgrano", dice Ribero.

Liliana Fabiana Cruz, una de las responsables del centro de formación profesional y madre de uno de los chicos, dijo que continuará con su obra. "La idea es que cuando los chicos terminen la secundaria, los que no quieran seguir estudiando puedan tener una formación terciaria. Para eso vamos a continuar con las clases de cocina, peluquería y electricidad", señaló.

Por Jesús Cornejo Enviado especial

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.