Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Alejandro Santos, flautista y compositor

Cuenta en su grupo con Domingo Cura

Jueves 15 de julio de 2004

El flautista y compositor Alejandro Santos se presentará esta noche, a las 21, en el teatro Ateneo, Paraguay 918, con una propuesta que reúne a la música rioplatense con el jazz y el pop.

Santos estará acompañado por un grupo de primera línea, en el que sobresalen Domingo Cura en percusión, Ricardo Nolé en piano, Alejandro Herrera en bajo, el Zurdo Roizner en batería, Fernando Taborda en bandoneón y Adriana Ríos en canto.

Este músico hará una suerte de recapitulación de sus trabajos "Adoquines y reflejos", "5 Carnavales 4" y "Candombe del parque Chacabuco" junto con algunas composiciones que serán parte de su próximo disco.

"El material que haremos es jazz fusión rioplatense, con algunos temas que están más cercanos a la tradición y otros que los ubicaría más en la vanguardia", dice Santos.

Compositor y arreglador, este flautista admite que los temas tienen amplios espacios para la improvisación.

La música que harán en el Ateneo refleja dos épocas de este artista. En los años ochenta, Santos componía desde una mirada que reunía la fusión con sus raíces folklóricas. En los años noventa, reflejó un giro hacia el tango y el candombe, una suerte de enamoramiento de lo rioplatense. "El leit motiv de la propuesta es la fusión, en tanto que los colores están puestos sobre las armonías más expandidas y juegos melódicos novedosos", dice.

En lo conceptual, la música de Santos tiene mucho de improvisación, lo cual representa un riesgo.

Su estilo muestra que mientras se mantiene fiel a la línea melódica desarrolla un fraseo lleno de ángulos y sinuosidades, todo envuelto por un mundo de audacias armónicas y rupturas rítmicas.

Santos, que es el actual flautista de la banda del guitarrista Al Di Meola, con quien realizó una gira europea de sesenta conciertos, señaló que esa experiencia fue muy fructífera.

Utilizó dos palabras para definir la música de Di Meola: seriedad y sacrificio, y agregó que es un artista en busca de la perfección.

"Cuando llegué por primera vez a su casa nos encerrábamos de doce a catorce horas diarias para ensayar. Trabaja mucho y es una persona que cuida todos los detalles, es muy puntilloso. El resultado es que cuando salimos a tocar el grupo sonaba demoledor", señala el flautista.

El músico cuenta que para preparar una suite que Di Meola estrenó en esa gira -trabajo que comprendía unas trece hojas de partituras, dispuesto para tres voces (instrumentos)-, Santos y el pianista argentino Mario Parmisano necesitaron tocarla con el guitarrista. "Nos las mandó por fax, pero no la entendíamos totalmente hasta que estuvimos en su casa tocándola", dijo Santos.

Según el músico, una gran parte de las composiciones depende mucho de la interpretación, que es la que termina por definir su esencia de la obra.

Respecto de su grupo, Santos dice: "No busco precisamente amigos, sino más bien buenos intérpretes con los que, además, yo tenga una buena relación".

Sobre sus preferencias a la hora de sugerirles a sus músicos cómo abordar el repertorio, Santos dijo que les pide que se liberen, que no repitan esquemas y que no suenen vulgares.

"El concierto de esta noche tendrá espacios para la interacción y para la renovación de frases y de fórmulas", concluye el flautista.

César Pradines

Te puede interesar