Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Obligarán a pagar los sueldos por cajeros

Economía

Confirmación: la medida se pondrá en marcha en la segunda mitad del año en curso y aún se estudian los criterios para su instrumentación, no descartándose un criterio geográfico.

Por   | LA NACION

La obligación del pago de sueldos por medio de cuentas bancarias comenzará regir en el segundo semestre del año en curso, pero "en forma gradual", según confirmaron ayer a La Nación altas fuentes del Banco Central.

Precisamente, dependencias técnicas de la entidad monetaria ya han iniciado con ese propósito los estudios correspondientes, con la colaboración de funcionarios del Ministerio de Trabajo, para establecer la población de empleados a ser alcanzados en una primera etapa por la medida.

La decisión final tendrá que ver con las conclusiones de un estudio en marcha que analiza la cantidad de trabajadores que podrían estar involucrados en este mecanismo (se discute si incluir a las empresas que tengan más de 100 o más de 50 empleados), la cobertura geográfica de la red de cajeros y su relación con los lugares de trabajo. "Una vez consideradas las tres variables podremos hablar más seriamente de su efectivización", recalcaron en la entidad.

En este sentido, no se descarta que la instrumentación gradual se realice considerando una evaluación geográfica, por lo que la primera etapa del nuevo sistema se implementaría sólo en la zona metropolitana, donde la red de cajeros automáticos está más extendida y se considera que mucha gente ya se ha familiarizado con su uso.

Una revolución en marcha

La medida, por cierto, tiende a ampliar considerablemente la utilización de un mecanismo (pago por cajeros automáticos) que ha sido adoptado desde hace algún tiempo por un gran número de empresas y también por varios organismos oficiales como la administración pública nacional, las universidades estatales y el gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

Con todo, el sistema alcanza hoy a unos 600 mil asalariados, pero incorporaría un par de millones más, con la obligatoriedad, lo que habla a las claras de las transformaciones que implica.

Como impacto dentro de la economía se señala por un lado, que posibilitará aumentar el uso de los servicios bancarios y también contrarrestar el pago de sueldos en negro.

La decisión forma parte de una serie de disposiciones que impulsa el Banco Central para lograr un mejoramiento sustancial de la infraestructura del sistema financiero, con la participación de entidades del sector.

Entre ellas hay que contar la instrumentación del denominado Sistema Electrónico de Pagos, que comenzará a operar en principio sólo con las trasferencias automáticas de altos valores (como los originados en el mercado de capitales), para luego generalizarse, a mediados de año, con el resto de las transacciones.

Todas estas normas buscan acotar el manejo de dinero en efectivo, incrementar el uso de los servicios bancarios y, en particular respecto de estos últimos, lograr que el débito automático se popularice, tal como ocurre en otras partes del mundo.

Las ventajas que se advierten con toda esta serie de innovaciones es que se preveen sistemas abiertos que posibilitarán transferencias automáticas a cualquier punto del país. Así, una persona con una caja de ahorro en cualquier entidad podrá enviar fondos de su cuenta a otra cualquier otra en forma automática, con sólo darle la conformidad al banco con que opera.

Además, al impulsar la tradicionalmente baja tasa de bancarización argentina, permitirá a las entidades incrementar su número de clientes, con la posibilidad de ofrecerle nuevos servicios y reducir progresivamente sus costos operativos, ya que toda transacción electrónica implica hoy entre un 20 y 30 por ciento menos de costos que una realizada por ventanilla.

Se implementaría por decreto la bancarización

Las complicaciones para lograr acuerdos en el Congreso Nacional que supone un año electoral y la férrea decisión gubernamental de llevar adelante la bancarización a través de la obligatoriedad del pago de salarios mediante cajeros automáticos, obligaría al gobierno a implementar la medida por decreto, una posibilidad que ya es analizada por si "las circunstancias así lo requieren", según confió ayer a La Nación un alto directivo del Banco Central.

La disposición en estudio cuenta con el respaldo del Ministerio de Economía, donde consideran que ayudará a la actividad económica, "mejorando la disponibilidad de créditos" a la vez que "acotará los pagos en negro y la evasión previsional".

Por lo pronto en el Central son conscientes de que una resolución de este tipo "no tendría la fuerza de una ley", pero remarcan que se trata de "un instrumento a considerar". La referencia alude concretamente al artículo 124 de la Ley de Contrato de Trabajo, que habla de tres tipos de pagos, "pero tiene una zona gris sobre la que se puede trabajar", explican al comentar el posible camino a transitar para la reforma legal a la que obligaría esta norma.

Juristas consultados por La Nación reafirman que la mencionada ley, al menos a este respecto, es "contradictoria". La norma establece claramente que el pago del haber deberá concretarse" en efectivo, por cheque a la orden o a través de un depósito bancario". Además señala, aunque como excepción, que el Ministerio de Trabajo "podrá disponer el pago en algunas de las tres formas", con lo que dejaría abierta la posibilidad de hacerlo mediante una caja de ahorro sin cargo para el empleado, como plantea el proyecto.

Pero, otro párrafo del artículo señala que "el empleado tiene derecho a exigir el pago en efectivo de su salario", planteando dudas sobre su interpretación. .

TEMAS DE HOYCaso García BelsunceRiver PlateBoca JuniorsImpuesto a las Ganancias