Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"Buena vida delivery", logrado film nacional

Jueves 12 de agosto de 2004
0

"Buena vida delivery" (Argentina/2004). Hablada en español. Dirección: Leonardo Di Cesare. Con Nacho Toselli, Moro Anghileri, Oscar Núñez, Alicia Palmes, Sofía da Silva y otros. Guión: Leonardo Di Cesare y Hans Garrino. Fotografía y cámara: Leandro Martínez. Música: Sebastián Volco y Pablo Della Maggiora. Presentada por Primer Plano Film Group. Duración: 92 minutos. Calificación: sólo apta para mayores de 13 años. Nuestra opinión: buena

Con "Buena vida delivery" el realizador Leonardo Di Cesare salta desde sus primeros pasos como estudiante de teatro, cortometrajista y asistente de dirección hasta este largometraje que se impone como una atenta mirada a gran parte de la juventud actual, con sus sueños naufragados, sus ilusiones rotas y sus futuros a la deriva. El cineasta -y posiblemente sea éste el mayor mérito de su opera prima- no necesitó apoyarse en el mero intelectualismo ni en el tan trasegado camino de la temática adivinatoria, elementos tan de moda en nuestra nueva cinematografía, para desarrollar una historia sencilla y cotidiana que habla de una realidad que une el dolor con la problemática de un país en crisis.

Hernán, el protagonista de esta desventura, tiene 24 años y trabaja como mandadero a domicilio de un local al borde del derrumbe. Tras el viaje de su hermano, su cuñada e hijos a España en busca de mejor fortuna, el muchacho queda solo en su casa suburbana, ahora triste y llena de recuerdos. Su existencia diaria es tan monótona como melancólica. Con su modesta motocicleta cumple rigurosamente su labor de delivery, hasta que un día la casualidad le hace conocer a una joven empleada de una estación de servicio con la que entabla una relación de amistad que no tardará en convertirse en amor.

Alicia Palmes, protagonista femenina del film de Leonardo Di Cesare
Alicia Palmes, protagonista femenina del film de Leonardo Di Cesare.

Hernán y Patricia, esa muchacha que trata de renacer de un romance frustrado, comienzan a vivir una idílica etapa en la casa de él, donde ella ya se instaló con la ilusión de que la convivencia diaria pueda apuntalar una nueva forma a sus alicaídas existencias. Pero la fortuna le juega en contra a Hernán en el momento en que los familiares de Patricia deciden instalarse en la casa. Ellos son amables y aparentemente queribles, pero no se deciden a dejar ese lugar que alguna vez fue tranquilo. Venancio, el padrastro de la joven, ya se cree el dueño absoluto del lugar, y allí instala una fábrica de churros, convoca a asamblea a sus posibles empleados y transforma lo que parecía un hogar normal en una caótica empresa pastelera.

Para Hernán la vida se ve trastrocada en múltiples humillaciones, enojos e impaciencias. Ya poco o nada queda de su fantasía de ayer; ya está cada vez mas lejano su amor por Patricia; ya todos sus sueños se rompen definitivamente. Con esta temática tan actual como patética, el realizador Leonardo Di Cesare construye una historia de humor negro que conmueve por su realidad y por su manera de ver una cotidianidad con ojos atentos y traviesos. A veces, sin embargo, el guión se vuelve reiterativo y se alarga innecesariamente, pero el director sabe salir indemne de estas contrariedades y logra un film sin duda conmovedor e inteligente.

Los trabajos de Nacho Toselli -impecable en ese Hernán atrapado en sus interminables problemas y en su deseo de lograr la plena felicidad-, Moro Anghileri, Oscar Núñez, Alicia Palmes y el resto del elenco apuestan a la sinceridad, en tanto que la fotografía y la música supieron dar el exacto clima a esta trama que se inscribe, sin duda, en un cine nacional atento a la emoción sin trampas y a la verdad sin concesiones.

Adolfo C. Martínez

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas