Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

"Buena vida delivery", logrado film nacional

Espectáculos

"Buena vida delivery" (Argentina/2004). Hablada en español. Dirección: Leonardo Di Cesare. Con Nacho Toselli, Moro Anghileri, Oscar Núñez, Alicia Palmes, Sofía da Silva y otros. Guión: Leonardo Di Cesare y Hans Garrino. Fotografía y cámara: Leandro Martínez. Música: Sebastián Volco y Pablo Della Maggiora. Presentada por Primer Plano Film Group. Duración: 92 minutos. Calificación: sólo apta para mayores de 13 años.
Nuestra opinión: buena

Con "Buena vida delivery" el realizador Leonardo Di Cesare salta desde sus primeros pasos como estudiante de teatro, cortometrajista y asistente de dirección hasta este largometraje que se impone como una atenta mirada a gran parte de la juventud actual, con sus sueños naufragados, sus ilusiones rotas y sus futuros a la deriva. El cineasta -y posiblemente sea éste el mayor mérito de su opera prima- no necesitó apoyarse en el mero intelectualismo ni en el tan trasegado camino de la temática adivinatoria, elementos tan de moda en nuestra nueva cinematografía, para desarrollar una historia sencilla y cotidiana que habla de una realidad que une el dolor con la problemática de un país en crisis.

Hernán, el protagonista de esta desventura, tiene 24 años y trabaja como mandadero a domicilio de un local al borde del derrumbe. Tras el viaje de su hermano, su cuñada e hijos a España en busca de mejor fortuna, el muchacho queda solo en su casa suburbana, ahora triste y llena de recuerdos. Su existencia diaria es tan monótona como melancólica. Con su modesta motocicleta cumple rigurosamente su labor de delivery, hasta que un día la casualidad le hace conocer a una joven empleada de una estación de servicio con la que entabla una relación de amistad que no tardará en convertirse en amor.

Hernán y Patricia, esa muchacha que trata de renacer de un romance frustrado, comienzan a vivir una idílica etapa en la casa de él, donde ella ya se instaló con la ilusión de que la convivencia diaria pueda apuntalar una nueva forma a sus alicaídas existencias. Pero la fortuna le juega en contra a Hernán en el momento en que los familiares de Patricia deciden instalarse en la casa. Ellos son amables y aparentemente queribles, pero no se deciden a dejar ese lugar que alguna vez fue tranquilo. Venancio, el padrastro de la joven, ya se cree el dueño absoluto del lugar, y allí instala una fábrica de churros, convoca a asamblea a sus posibles empleados y transforma lo que parecía un hogar normal en una caótica empresa pastelera.

Para Hernán la vida se ve trastrocada en múltiples humillaciones, enojos e impaciencias. Ya poco o nada queda de su fantasía de ayer; ya está cada vez mas lejano su amor por Patricia; ya todos sus sueños se rompen definitivamente. Con esta temática tan actual como patética, el realizador Leonardo Di Cesare construye una historia de humor negro que conmueve por su realidad y por su manera de ver una cotidianidad con ojos atentos y traviesos. A veces, sin embargo, el guión se vuelve reiterativo y se alarga innecesariamente, pero el director sabe salir indemne de estas contrariedades y logra un film sin duda conmovedor e inteligente.

Los trabajos de Nacho Toselli -impecable en ese Hernán atrapado en sus interminables problemas y en su deseo de lograr la plena felicidad-, Moro Anghileri, Oscar Núñez, Alicia Palmes y el resto del elenco apuestan a la sinceridad, en tanto que la fotografía y la música supieron dar el exacto clima a esta trama que se inscribe, sin duda, en un cine nacional atento a la emoción sin trampas y a la verdad sin concesiones. .

Adolfo C. Martínez
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYCopa SudamericanaEl caso de Lázaro BáezCristina KirchnerElecciones 2015Superclásico