Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

En la capital uruguaya: noche de fiesta

Se reabrió el Teatro Solís

Espectáculos

Con un gran espectáculo lírico, la sala festejó sus 148 años

MONTEVIDEO.- La capital uruguaya vivió anteanoche una fiesta cuando el Teatro Solís festejó sus 148 años con una función de gala y el reencuentro con el público, luego de haber estado cerrado durante casi seis años. La reapertura del principal teatro uruguayo había generado gran expectativa y la gente se vio sorprendida por el despliegue de la gala, que superó lo esperado.

El intendente de Montevideo, Mariano Arana, fue el anfitrión. "El Teatro Solís debe transformarse en un emprendimiento cultural con proyección económica y social; pieza clave del distrito central de la ciudad y componente dinamizador de nuestra ciudad vieja, debe transformarse en opción turística y cultural, ámbito receptivo para el esparcimiento, el disfrute estético y el reconocimiento de nuestros mejores valores", dijo Arana.

Las reformas costaron unos 14 millones de dólares, pero ayer no hubo polémica sobre el monto, sino que todo eran elogios para los resultados. El espectáculo fue una gala lírica con la Orquesta Filarmónica de Montevideo, que dirige Federico García Vigil, con cantantes nacionales y extranjeros.

Inaugurado en 1856, el Solís vivió noches espectaculares cuando a Montevideo llegaban artistas de primer nivel internacional, como el cantante lírico italiano Enrico Caruso, en 1903. Pero en las últimas décadas fue escenario para todo tipo de shows, muchos de ellos de baja calidad. La sala y todo el edificio sufrieron un deterioro progresivo que obligó al cierre del teatro en 1998. La reforma tuvo varios tropiezos y modificaciones en el presupuesto. El año pasado, las autoridades municipales -que desde 1990 pertenecen a la coalición de izquierda Frente Amplio (ahora Encuentro Progresista)- fijaron el 25 de agosto para la reapertura de la sala, feriado nacional y cuando se cumplían 148 años de la inauguración del teatro.

La última etapa de los trabajos comprendió 15.891 metros cuadrados. Del total, más de 4900 metros cuadrados correspondieron a áreas de escena y de apoyos técnicos, lo que permitió cuadruplicar el área de escenario. También se restauraron y remodelaron 3218 metros cuadrados de áreas de público y 4400 metros cuadrados de superficies exteriores.

El teatro lucía majestuoso, con una iluminación que destacaba la armonía de su fachada. La organización de la fiesta se permitió algunos lujos que no son afines a los uruguayos, por temor al qué dirán. Los invitados ingresaban por una alfombra roja, donde el público lucía sus galas, posaba para los fotógrafos y los más famosos eran entrevistados para la televisión.

Mucho público estaba de pie frente al teatro y se aplaudía a algunos dirigentes políticos de izquierda y también a figuras de la cultura. Cuando ingresó el presidente Jorge Batlle, hubo abucheos, gritos e insultos. Algo similar ocurrió cuando entró el embajador de Estados Unidos. Entre los invitados especiales estuvieron el canciller argentino Rafael Bielsa y el jefe de gobierno de Buenos Aires, Aníbal Ibarra.

Las invitaciones ocasionaron polémica en los días previos. El gobierno de Montevideo, que es de izquierda, no invitó a todos los ministros de Estado. A la mayoría los dejó para la función del día siguiente. Tampoco se invitó a los ex presidentes del período democrático, Julio Sanguinetti y Luis Lacalle.

El concierto comenzó con el Himno Nacional y el programa incluyó obras de Verdi, Puccini, Bizet, Rossini, Delibes, Bellini y Wagner. Cantaron la mezzosoprano Raquel Pierotti (uruguaya que reside en Barcelona); Rita Contino; la soprano María José Siri; el bajo uruguayo Ariel Cazes, junto al tenor mexicano René Velázquez, el tenor norteamericano John Matz y el argentino Luis Gaeta, que se destacó en "El barbero de Sevilla", con una voz maravillosa y una gracia: sacó un teléfono móvil mientras cantaba.

El 25 de agosto es la fiesta patria del Uruguay, que recuerda la declaración de independencia, en 1825. Aquel día, los patriotas orientales votaron una ley para independizarse del Brasil y para integrarse formalmente a las Provincias Unidas del Río de la Plata. Pero las negociaciones determinaron que la provincia se convirtiera en un Estado independiente, que desde 1830 se llamó República Oriental del Uruguay. .

Por Nelson FernándezCorresponsal en Uruguay
TEMAS DE HOYCristina KirchnerFondos públicosElecciones 2015NarcotráficoTorneo Primera División