Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Un día sangriento: primer ataque de Hamas en seis meses

Doble atentado en Israel: 18 muertos

El Mundo

Terroristas suicidas hicieron estallar dos ómnibus en la ciudad de Beersheva; fue el peor ataque en el año en Medio Oriente

BEERSHEVA, Israel.- En los primeros ataques suicidas en Israel en casi seis meses, kamikazes palestinos hicieron estallar ayer dos ómnibus en forma casi simultánea en la ciudad sureña de Beersheva. Por lo menos 16 personas murieron, además de los terroristas, y más de 80 resultaron heridas, muchas de ellas de gravedad.

Fue el atentado más grave perpetrado en Israel en lo que va del año y augura una dura respuesta por parte del gobierno del primer ministro Ariel Sharon, que ayer evaluaba las represalias junto a su gabinete. "El terrorismo debe ser combatido. Esa es la política de mi gobierno. La guerra al terrorismo continuará adelante con todo su vigor", prometió Sharon.

Los dos atacantes suicidas subieron a los ómnibus en la misma parada, cerca de la estación central de Beersheva, y detonaron los cinturones explosivos que llevaban adosados a sus cuerpos con sólo 15 segundos de diferencia, cuando los dos vehículos estaban a menos de cien metros de distancia. Las explosiones causaron un gran estruendo y escenas de pánico.

El grupo armado palestino Ezzedin Al Qassam, brazo armado de Hamas, se atribuyó la responsabilidad por los atentados y dijo que habían sido en venganza por los asesinatos de su líder espiritual, el jeque Ahmed Yassin, y de su sucesor, Abdel Aziz Rantisi.

"Se equivocan al pensar que el asesinato de nuestros líderes quebrará nuestra determinación en la lucha", afirmó el grupo, que también indicó que los ataques fueron en solidaridad con los prisioneros palestinos que están en huelga de hambre.

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Yasser Arafat, y el primer ministro palestino, Ahmed Qureia, condenaron los atentados y pidieron que cesen los ataques contra civiles "por el interés nacional".

Los suicidas activaron los artefactos explosivos cuando atravesaban la zona comercial del centro de la ciudad. Los ómnibus circulaban por la avenida principal de Beersheva, la ciudad más importante del sur de Israel, que no era consideraba un blanco vulnerable al terrorismo.

En vísperas del comienzo del ciclo lectivo en Israel, la zona comercial estaba repleta de familias haciendo las compras de último momento para el primer día de clases, y muchos de los heridos eran niños.

La primera explosión destruyó un ómnibus, desparramando en todas direcciones fragmentos humanos, astillas metálicas de las ventanas y los tornillos y clavos con los que fue armada la bomba para hacerla más letal.

Entre gritos y corridas, en pocos segundos hubo otra explosión, que devastó un segundo ómnibus.

La policía dijo que había por lo menos 16 muertos, entre ellos un chico de 4 años, además de los dos atacantes suicidas.

El fin de la calma

Los ataques de ayer interrumpieron un período de relativa calma que reinaba en Medio Oriente desde hacía casi seis meses. El último atentado suicida palestino de importancia dentro de Israel ocurrió el 14 de marzo último, cuando 11 personas murieron en el puerto de Ashdod.

Israel sostiene que la ausencia de ataques en los últimos meses se debió al éxito de sus medidas de seguridad y que la controvertida barrera que construye en Cisjordania ha evitado numerosos atentados.

El ministro de Seguridad Interior israelí, Tzaji Hanegbi, dijo ayer que "donde existe la barrera, no hay terrorismo, pero cuando no está sí hay terrorismo", ya que los autores del atentado procedían de Hebrón, la ciudad cisjordana más cercana a Beersheva, donde aún no se ha levantado el muro.

Los ataques de ayer podrían dañar el plan de Sharon para retirarse de los territorios ocupados en Gaza y una pequeña parte de Cisjordania en 2005. .

Agencias AP, AFP, ANSA, DPA y EFE
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYAmado BoudouEl cepo cambiarioMariano BeneditElecciones 2015La relación EE.UU. - Cuba