Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La macabra consigna de las "viudas negras"

Las kamikazes, arma del terror checheno

Viernes 03 de septiembre de 2004

MOSCU.- Llevan velos negros y cinturones con explosivos adheridos al cuerpo, han rechazado el mundo y ni siquiera se asustan ante la idea de asesinar a niños de escuela primaria: las denominadas "viudas negras", mujeres musulmanas del Cáucaso Norte dispuestas a cometer atentados suicidas, llevan aterrorizando a Rusia desde hace más de un año.

Entre los secuestradores que retienen en una escuela de Osetia del Norte a más de 300 personas, entre ellas más de un centenar de niños, se encuentran, según testigos, entre dos y cuatro de estas mujeres que para Rusia se han convertido en el terrible símbolo del nuevo terrorismo.

La situación resulta incomprensible para personas ajenas al conflicto. ¿Cómo pueden estas mujeres, que probablemente también son madres, tomar como rehenes a unos inocentes niños y amenazarlos de muerte? Pero que esto no es sólo una pesadilla es algo que saben hasta los alumnos de primaria de toda Rusia.

En los últimos meses se sucedieron los ataques. Fuera de las fronteras de Chechenia se hicieron volar por lo menos media docena de terroristas suicidas, que arrastraron a la muerte a unos 200 inocentes. Los casos más graves fueron las explosiones simultáneas en dos aviones comerciales rusos la semana pasada, que causaron la muerte de 90 personas. Y el martes último, otra chechena detonó los explosivos que llevaba adosados a su cuerpo en una estación de subte de Moscú. Doce horas más tarde, los terroristas tomaban la escuela de Beslan.

El checheno Shamil Basayev, el terrorista más buscado por Moscú y presunto instigador de los últimos atentados suicidas, habla de venganza como motivo de los ataques. De hecho, hizo realidad su amenaza de enviar "brigadas de mujeres" a Rusia para sembrar la muerte y destrucción en Moscú y otras ciudades. "Victoria o Paraíso" es la consigna de la tropa de Basayev, a quien también se atribuyen contactos con la red terrorista Al-Qaeda.

El reino de los cielos

El caso de Raissa Ganiyeva demuestra que la sangrienta venganza por la pérdida del marido o un hermano no es siempre el único motivo que mueve a estas terroristas. Esta joven chechena relató meses atrás, ya bajo custodia rusa, cómo su hermano quería obligarla a hacerse saltar por los aires en Moscú, rodeada de gente. "Mi hermano me prometió el reino de los cielos -relató Raissa- pero yo no le creí".

En la familia Ganiyev hacía años que se leía literatura radical islámica wahabita. Dos de las hermanas de Raissa forman parte de las 41 terroristas que atacaron en octubre de 2002 un teatro moscovita y retuvieron allí a más de 800 personas.

Pero Raissa no quería seguir el camino de muerte de sus hermanas y acudió a los soldados rusos en Chechenia. Al igual que hace dos años durante el drama del teatro moscovita, las terroristas suicidas en Beslan acompañan a hombres fuertemente armados.

Por Stefan Voss De la agencia DPA

Te puede interesar