Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

La Recopa Sudamericana

Penales fatídicos: Boca perdió la puntería

Deportiva

FORT LAUDERDALE, Estados Unidos.- Esa misma vía azarosa que tantas veces encumbró a Boca parece que rescindió aquel contrato que le permitía a los xeneizes tutearse con el éxito. Otra vez los penales, como hace poco más de dos meses en la definición de la Libertadores con Once Caldas, dejaron a Boca sin nada. Y esta vez con la desilusión adicional de una conquista que se escabulló a dos minutos del final. El empate 1 a 1 llegó en la agonía porque Boca se replegó exageradamente. Y los penales sellaron la derrota.

El vértigo se apoderó de la primera etapa. La sucesión de pelotazos introdujo a la imprecisión como moneda de cambio. La escasa disposición a jugar por abajo y darle circulación al balón instaló al cotejo en el plano de los enredos. La insistencia de los xeneizes por buscar a Tevez y a Palermo desde la frontalidad de los envíos describió a Boca como un conjunto previsible.

La sorpresiva aparición de Diego Cagna como enganche sirvió para que Boca asfixiara a los peruanos. Pero su función poco aportó en la elaboración de los ataques de su equipo. Porque aunque los xeneizes asumieron la iniciativa frente a los recaudos de Cienciano, las imprecisiones condicionaron la ambición boquense. De todos modos, un cabezazo de Palermo y un remate de media distancia de Cagna alcanzaron para establecer quién era el dominador del encuentro.

La apertura del marcador nació en la lucidez de Andrés Guglielminpietro, el único capaz de encontrar una pausa. El volante colocó una larga habilitación para Palermo, que cuando parecía complicarse con la pelota y hacer desvanecer el ataque, de taco y de espalda al arco inventó una asistencia para Tevez. Del resto se encargó la insegura salida de Oscar Ibáñez, cómplice perfecto para que Tevez definiera al primer palo y se aprovechara de esa pelota que el arquero no supo retener. En el primer encuentro de su renovada pareja ofensiva -nunca habían compartido ni una práctica- Palermo y Tevez se habían asociado para el gol.

Aunque sin brillo ni en una prolija producción, al menos la ventaja mínima premiaba las intenciones de Boca. Y después del entretiempo, los xeneizes se afirmaron en su reconocida autoridad futbolística. Enseguida pudo ampliar Cagna, pero en el travesaño rebotó su remate. Ahí, Boca desperdició la oportunidad de cerrar el encuentro y no someterse a los apuros que llegarían después. Es que sólo con el orgullo de Tevez el equipo de Brindisi comenzó a soportar el juego, porque entre el decaimiento futbolístico y el agotamiento físico, el conjunto argentino se refugió exageradamente.

A Boca lo ganó el conformismo y se perdió en la desprolijidad. Cienciano, aún sin luces y con demasiada tibieza ofensiva, se las ingenió para forzar el encuentro. Para merodear los dominios de Abbondanzieri e intentar aproximarse a la igualdad. Aunque sin lograr los peruanos imprimirle sensación de peligro ni profundidad a sus avances, el cotejo parecía llevar destino de mínima pero merecida victoria boquense. Hasta ese centro frontal a dos minutos del final que Saraz peinó hacia atrás para instalar la definición en el reino de los penales. Entonces, aquel cachetazo del 1° de julio último, en Manizales, por la Libertadores, halló una impensada reedición en Fort Lauderdale.

  • Entre burlas y reacciones
    Al término del partido, cuando Cienciano festejaba en el centro del campo, un hincha peruano que llevaba la camiseta de su país ingresó en la cancha y se paró frente a Cascini para burlarse del jugador de Boca; sólo la aparición de Cagna para contener al indignado volante impidió un escándalo.

LO LLAMATIVO
Curiosos abrazados al gol

Llamó la atención cuando Carlos Tevez marcó el gol y varios hinchas ingresaron en la cancha para abrazarse con los jugadores de Boca. La explicación es fácil encontrarla porque las medidas de seguridad en el estadio fueron mínimas, con pocos policías en el escenario.

EL DATO
El regreso de Matellán

Al reemplazar ayer, en el segundo tiempo, a Pablo Ledesma, el defensor Aníbal Matellán finalmente pudo debutar en su segunda etapa en Boca, tras su paso por el fútbol alemán. El jugador no había podido actuar antes por una lesión.

EL GESTO
Las sospechas de La Rosa

El mediocampista Juan Carlos La Rosa, de Cienciano, hizo un gesto inaceptable durante el desarrollo del segundo tiempo, cuando su equipo perdía por 1 a 0. Ofuscado por la actuación del árbitro, con sus manos dio a entender que el norteamericano Terry Vaughn había recibido dinero para favorecer a Boca. .

TEMAS DE HOYAvance sobre la JusticiaEl caso CicconeMariano BeneditElecciones 2015La relación EE.UU. - Cuba