Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Se casó el príncipe heredero del sultanato de Brunei

Al-Muhtadee Billah Bolkiah contrajo matrimonio con la joven Sarah Salleh ante 6000 invitados en la capital, Bandar Seri Bengawan

Jueves 09 de septiembre de 2004 • 09:09

KUALA LUMPUR.- El príncipe heredero del sultanato de Brunei, Al-Muhtadee Billah Bolkiah, contrajo hoy matrimonio con la joven Sarah Salleh, en la que se considera la boda del siglo en Asia, celebrada ante miles de invitados en la capital, Bandar Seri Bengawan.

El sonido de los tambores y flautas tradicionales de los músicos de la Corte Real dio oficialmente paso al comienzo de la ceremonia.

Ante 6000 personas, Al-Muhtadee fue escoltado por su padre, el sultán Hassanal Bolkiah, para recibir a su futura esposa mediante el "Bersandig", un rito cargado de tradición islámica y cultura malasia celebrado en una de las 1788 habitaciones del palacio Istana Nurul Iman.

Portando una corona de oro y una daga, el heredero del sultanato se sentó en junto a la novia, que salió de una sala contigua tras hacerse esperar casi una hora.

Al-Muhtadee puso su mano sobre la tiara de diamantes de Sarah mientras recitaban alabanzas musulmanas.

Sarah, de 17 años, con un vestido bordado azul y un velo del mismo color, llevaba un "bouquet" de oro macizo con diamantes.

Tras los rezos, la pareja saludó a sus familiares y pidió la bendición del sultán con lo que se dio por concluida la ceremonia del "Bersandig".

A continuación los recién casados llevaron a cabo en automóvil el recorrido protocolario de ocho kilómetros por las habitualmente desiertas calles de Bandar Seri Begawan, adornadas con luces de color y grandes pancartas con fotografías de los novios.

En un coche convertido en carroza real y seguidos por más de un centenar de limusinas y miles de súbditos, Al-Muhtadee y Sarah saludaron a los ciudadanos de Brunei congregados en la calle para ofrecer sus respetos y fotografiar el recorrido real.

A la celebración de hoy asistieron 60 mandatarios de la región y miembros de la realeza de todo el mundo.

Una salva de 21 cañonazos se escuchó cuando el príncipe heredero de Japón, Naruhito, el rey Hamad de Bahrain, el duque de Gloucester, el príncipe Richard, y el príncipe Bandar de Arabia Saudí ocuparon sus asientos, adornados en oro, en la sala principal del palacio.

A la boda también acudieron el primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong, la presidenta de Indonesia, Megawati Sukarnoputri, y su homóloga filipina, Gloria Macapagal Arroyo.

Los actos oficiales de la boda real no concluyeron hoy, pues el banquete real al que asistirán miles de huéspedes tendrá lugar mañana, el cual será seguido, como manda la tradición, por fuegos artificiales que iluminarán el cielo de la capital durante tres noches sucesivas.

El pasado domingo ambos cónyuges asistieron por separado, de acuerdo con la costumbre, al ritual tradicional malayo conocido como "Berdekak", en el que se aplican hierbas y siete tipos de un engrudo con polvos y se salpica a los que van a contraer matrimonio con agua de rosas.

El ritual fue llevado a cabo por el propio sultán Hassanal en el Palacio de la capital de Brunei, sultanato cuyos comienzos se remontan a los orígenes hindúes 1500 años atrás.

El sultán, gobernante absoluto de 350.000 súbditos, ostenta además de los puestos de primer ministro y jefe de las Fuerzas Armadas, las carteras de defensa y finanzas del pequeño país rico en petróleo.

Fuente: EFE

Te puede interesar