Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

EE.UU. deportó al ex cantante Cat Stevens

Convertido al islam en los 70, su nuevo nombre figura en una lista de personas ligadas al terrorismo

Jueves 23 de septiembre de 2004

WASHINGTON.- Un avión procedente de Londres con destino a Washington debió ser desviado anteanoche a otro aeropuerto de Estados Unidos cuando se detectó a bordo al ex cantante británico Cat Stevens, que profesa el islamismo y es sospechado por la Casa Blanca de financiar a grupos terroristas.

El gobierno norteamericano impidió el ingreso de Stevens en Estados Unidos "por razones de seguridad nacional" y anoche se preparaba para deportarlo a Gran Bretaña.

Stevens, que se convirtió a la fe musulmana a fines de los años 70 y tomó el nombre de Yusuf Islam, había abordado el vuelo de United Airlines 919 junto con su hija, de 21 años.

Según explicaron funcionarios de la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA), los empleados de la aerolínea lo dejaron subir al avión en el aeropuerto de Londres porque no repararon en que su nombre figuraba en las listas de personas supuestamente vinculadas con el terrorismo que elaboran los servicios de inteligencia norteamericanos.

Islam, de 56 años, fue detectado cuando la aerolínea transmitió los nombres de los pasajeros al Departamento de Seguridad Interior, en Estados Unidos. Inmediatamente, esa oficina ordenó el desvío del avión hacia el aeropuerto de Bangor, en el estado de Maine, el más cercano al lugar en el que se encontraba la aeronave en ese momento.

"Cuando se trata de una persona cuyo nombre figura en nuestras listas, los hacemos aterrizar lo antes posible, sobre todo cuando el avión se dirige hacia la capital", explicó un alto funcionario estadounidense.

Una vez en Bangor, Islam fue bajado del avión e interrogado por agentes del FBI. Luego se ordenó su deportación, aunque se permitió que su hija permaneciera en el país.

"Se le negó el ingreso en los Estados Unidos por razones de seguridad nacional", explicó Dennis Murphy, vocero del Departamento de Seguridad Interior.

Un cambio drástico

El cantante que activó la alarma de seguridad en Estados Unidos alcanzó gran fama en los años 60 y 70 y vendió 40 millones de álbumes, de la mano de éxitos como "Wild world", "Father and son" y "Morning has Broken´´. Sin embargo, en 1977, tras convertirse al islam, decidió dejar la vida artística. Según sus maestros musulmanes, su estilo de vida era contrario a los preceptos islámicos.

En 1983 fundó una escuela musulmana en Gran Bretaña y se convirtió en un destacado recaudador de fondos y promotor de esa religión, aunque siempre buscó identificarse con una imagen pacifista. Después de 17 años sin grabar ningún disco ni presentarse sobre un escenario, en 1995 grabó un álbum islámico y en 1997 se mostró en un concierto en Sarajevo. El año pasado, el cantante editó dos canciones, una de ellas una nueva grabación de su éxito "Peace Train", como protesta por la guerra de Irak.

Aunque provocó una fuerte polémica en 1989, cuando se declaró favorable a la condena de muerte lanzada por ayatollah Khomeini contra el escritor Salman Rushdie -autor de "Los versos satánicos"-, en los últimos años se pronunció abiertamente contra los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Washington y Nueva York. Incluso donó dinero a la fundación que ayuda a las víctimas de los ataques.

Brian Doyle, otro vocero del Departamento de Seguridad Interior, informó que la deportación de Yusuf Islam se debe a que "sus actividades podrían estar vinculadas con el terrorismo".

Fuentes de los servicios de seguridad norteamericanos dijeron que Estados Unidos había recibido en las últimas semanas información según la cual Islam habría donado dinero a la organización palestina Hamas y al sheij Omar Abdel-Rahman, a quien Washington culpó del ataque de 1993 contra las Torres Gemelas.

Ya en 2000, Tel Aviv había deportado a Islam horas después de su ingreso en Israel, acusándolo de haber donado decenas de miles de dólares a Hamas. En ese momento, Islam declaró que sus aportes habían sido por motivos humanitarios.

La detención del famoso artista, que había visitado sin problemas Estados Unidos en mayo pasado, despertó una inmediata reacción de las organizaciones islámicas.

"Este es un mensaje intimidante en el sentido de que incluso los musulmanes moderados que buscan la paz y condenan el terrorismo serán tratados como terroristas", señaló el director del Consejo de Relaciones Estadounidenses-Musulmanas (CAIR), Nihad Awad.

Agencias ANSA, AP y Reuters

Te puede interesar