Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El David de Miguel Angel no es tan perfecto como se creía

Un estudio reveló que la escultura tiene un defecto anatómico

Lunes 11 de octubre de 2004

ROMA.- El David de Miguel Angel, una de las esculturas más famosas del mundo, que el 8 de septiembre último cumplió 500 años, no era tan perfecto.

Un estudio dado a conocer este fin de semana en el marco de los festejos por el medio milenio reveló que esta joya del Renacimiento tiene un defecto anatómico oculto en su musculatura.

¿Dónde? Sobre la espalda, entre la columna vertebral y el omóplato derecho, donde en lugar de un relieve muscular ostenta un espacio hundido.

Se trata de un error que Miguel Angel (1475-1564), gran estudioso del cuerpo humano, conocía y que tiene que ver con falta de mármol en ese punto.

Como es sabido, antes que Miguel Angel, varios artistas habían intentado trabajar sobre ese mismo gigantesco bloque de mármol, que era de mala calidad y considerado "inservible" para una escultura.

El defecto del David -que cada año es admirado por 1.200.000 turistas en la Galería de la Academia de Florencia- fue dado a conocer este fin de semana al cabo de una investigación realizada por Massimo Gulisano y Pietro Antonio Bernabei, dos expertos de la Universidad de Florencia docentes de anatomía humana.

"Miguel Angel concentró en el David los resultados de sus estudios personales de anatomía, y obtuvo éxitos de absoluta perfección, salvo este detalle del omóplato derecho", explicaron.

"Pero el artista -agregaron los especialistas- era consciente del error, ya que existe un escrito de él en el cual atribuye la causa de esta imperfección a la falta de mármol en ese punto."

Detalle

Más allá de este detalle -que hasta ahora nadie había notado-, el David, una escultura de más de cinco metros de alto y seis toneladas, es totalmente armónico y proporcionado, dijeron también los expertos.

Estos confirmaron que Miguel Angel, que comenzó a trabajar ese bloque de mármol en 1501, desde un punto de vista exclusivamente médico-científico "tenía conocimientos anatómicos perfectos" y "respetó hábilmente las proporciones de un verdadero cuerpo humano".

Toda la musculatura del héroe que logró vencer a Goliat, de hecho, está en las mismísimas condiciones atlético-físicas que asume el cuerpo humano a la hora de un lanzamiento; es decir, en el instante precedente al lanzamiento de una piedra contra el gigante Goliat.

"Los músculos extensores de la cadera y de la rodilla derecha están contraídos en modo exacto, correcto, para significar el bloqueo de la rodilla y el resto de la pierna derecha en posición de estacionamiento", dijeron los anatomistas a ANSA.

"Por otro lado, se nota que los músculos de los miembros izquierdos, los del brazo, del antebrazo y de la pierna, están listos a dispararse para dar el envión necesario al movimiento rotatorio que hará tirar la honda", agregaron.

Tranquila agresividad

La misma investigación destaca que la bellísima estatua de Miguel Angel representa "la tranquila agresividad de David antes del combate, parecida a la de un joven de entre 20 y 30 años que medía 1,80-1,85 de alto; algo que se nota también por la dilatación de las fosas nasales, la contracción de los músculos de la frente y los de arriba de la nariz, así como por la arruga del labio superior".

La escultura de Miguel Angel tiene una réplica que puede verse en la Piazza della Signoria de Florencia, a la intemperie, frente al Palazzo Vecchio.

Por Elisabetta Piqué Corresponsal en Italia

Te puede interesar