Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Agroemprendedores

Cría de ñandú, una opción con futuro

Economía

Es un producto nuevo, muy requerido en el mundo, y que deja una buena ganancia

Por   | LA NACION

Hacía mucho tiempo que Augusto Cortina deseaba emprender una actividad no tradicional. Luego de un viaje por España, donde visitó varios criaderos, se decidió por una que tiene sólo diez años de desarrollo en el mundo y tres en la Argentina: la cría de ñandúes.

"Como siempre tuve campo, buscaba una actividad que pudiera realizar en mi tierra, pero que no fuera de las convencionales. Luego de ver varios criaderos, frigoríficos y comercios en España, me decidí por esto", cuenta Cortina, que tiene su campo en Pila, un pueblo de 2500 habitantes, ubicado entre Buenos Aires y Mar del Plata.

Entre los puntos positivos, destaca que se trata de un mercado nuevo y de un producto requerido mundialmente, que deja buen margen de ganancia. "Crece en forma sostenida año tras año y posee una alta rentabilidad, difícil de lograr con una actividad tradicional", dice el emprendedor, de 33 años, que especifica que, una vez consolidado, se puede obtener una ganancia de entre 250 y 350 pesos por animal.

Entre los aspectos negativos, Cortina sintetiza: "Hay que esperar dos años para empezar a percibir beneficios y recuperar la inversión".

Los primeros pasos

Para comenzar se necesita contar con las instalaciones adecuadas y presentar en la Dirección Nacional de Fauna y Flora Silvestre una solicitud de habilitación como criadero, ya que se trata de una especie protegida. Según la infraestructura, se autoriza a recolectar una determinada cantidad de huevos de la fauna silvestre, que luego se incuban. A los cuarenta días nacen las crías, que demoran dos años hasta que llegan a ser sexualmente adultas. "También se pueden comprar los huevos o juveniles (de seis meses a un año) a criaderos que están más avanzados. La compra de madres es más complicada porque no hay muchas en el mercado", apunta el emprendedor. Y añade: "En cualquiera de estos casos, lo prudente es decir que el retorno de dinero empieza sólo a los dos años".

Pero, ¿qué se requiere para montar un criadero? En primer lugar, se necesita una sala de incubación de 20 metros cuadrados con mampostería ordinaria, techo con aislamiento, ventilación y paredes de ladrillo común. Se debe contar, además, con una incubadora. "Después, se necesita un galpón de cría de por lo menos 60 metros cuadrados, con techo de chapa, paredes de alambre y lona, con campana de calor. Por último, un sector de recría y engorde a campo abierto (el número de hectáreas depende del tipo de pastura y del rinde de cada campo).

En cuanto a los costos que insume el armado, el empresario estima: "Para empezar con 200 huevos, se necesitan entre 25.000 y 30.000 pesos. Yo invertí 130.000, pero monté una estructura muy grande, con 500 reproductores, tres incubadoras y un galpón de recría para 500 animales".

Una carne saludable

Cualquier región de nuestro país es apta para la cría del ñandú (en Australia se lo llama emú y en Africa, avestruz), porque se trata de un animal muy rústico. "Su única enfermedad es la parasitosis, pero se soluciona fácil", acota Cortina.

Su carne, de muy buen sabor, presenta múltiples bondades para la salud: es magra, baja en colesterol y con alto contenido proteico. "Tiene el exquisito gusto de las carnes de caza, combinado con la textura y suavidad propia del animal de criadero."

Además de la carne, que se cotiza entre 25 y 30 pesos por kilo, se comercializan el cuero (utilizado por fábricas de ropa) y las plumas (se usan en la confección de plumeros). "El cuero también se puede colocar en una curtiembre, pero el volumen debe ser mayor", aclara Cortina, que vende su producción a dos proveedores de hoteles y restaurantes.

Por tratarse de una actividad nueva en el país, la exportación se dificulta. "Hoy nadie exporta porque no se cuenta con las cantidades requeridas", se lamenta el emprendedor. Por tal motivo, planea reunir varios criaderos y juntar un gran volumen de producción. "Pienso que en dos años lo lograremos", se ilusiona.



Asociación

  • En agosto de 2003 se fundó la Asociación de Criadores de Ñandú en la Argentina (Acriña), integrada por la mayoría de los productores locales. La entidad organiza cursos y reuniones mensuales para perfeccionar la cría y también asesora a futuros productores y brega por sus intereses ante el Estado y sus instituciones. Su próxima reunión se efectuará el 30 del actual, en La Paz, Entre Ríos. Para mayor información: www.acrina.com.ar ; e-mail: info@acrina.com.ar.


Costos para empezar

  • $ 8000 a 11.000 : incubadora.
  • $ 400 a 1000 : dos campanas de gas.
  • $ 9000 : galpón de 60 metros cuadrados.
  • $ 3600 : alambrado de sector de recría (tres hectáreas).
  • $ 1150 : implantación de pastura.
  • $ 1500 : elementos de precisión (balanza digital, 2 termómetros, ovoscopio).
  • $ 900 : postes, bebidas y comederos.
TEMAS DE HOYReforma del Código Procesal PenalPresupuesto 2015El caso de Lázaro BáezDamián Stefanini