Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

La tragedia en la escuela de Carmen de Patagones

Presionado, el amigo de Junior se va del pueblo con su familia

Información general

Irán primero a la casa de un pariente y, luego, a un nuevo destino; otros reclamos

Por   | LA NACION

LA PLATA.- Dante, el mejor amigo de Junior, el chico de 15 años que mató a tres de sus compañeros en el aula del 1° B de la Escuela de Enseñanza Media N° 2 Islas Malvinas de Carmen de Patagones, dejará la ciudad en las próximas horas. Junto a su familia, intentará empezar una nueva vida lejos de las sospechas y de la presión sobre su presunta intervención en la masacre.

Desde que el 28 de septiembre último cuando ocurrió la tragedia en la escuela, varios padres pidieron con insistencia que Dante fuera separado del grupo. Es que, según el seguimiento realizado por los psicólogos que intervienen en el caso, había chicos que le temían.

Anteanoche, media docena de padres habían advertido a las autoridades educativas: "Si Dante sigue yendo a clases, nuestros hijos no van más".

Al parecer, fue la gota que colmó el vaso. "Entiendo que hay una decisión de la madre de sacar al chico de este ambiente, donde un grupo de compañeros lo aislaban, y pese a que otros lo apoyaban, había una carga muy fuerte sobre él", explicó ayer Ricardo Curetti, intendente de Carmen de Patagones. Curetti dijo que la información que manejaba al respecto era "extraoficial".

Anoche varios padres consultados por LA NACION, que pidieron reserva de sus identidades, también corroboraron el dato. "Lo van a trasladar y creo que interviene la Justicia", indicó uno de ellos.

Como testigos protegidos

Ayer, una versión no confirmada por el Tribunal de Menores de Bahía Blanca, a cargo de Alicia Ramallo, indicaba que se habría dispuesto un operativo para incluir al menor y su familia en un programa similar al de testigos protegidos, para mantener su identidad en reserva en el nuevo destino asignado.

La amistad de Dante con Junior, destacada por todos los chicos y por sus padres, alimentó las sospechas sobre su participación en el hecho.

Ambos compartían el gusto de escuchar a Marilyn Manson y solían vestir con colores oscuros, recordó Talía, una de sus compañeras de 1° B.

"Ellos casi no se comunicaban con el resto. Se hablaban mutuamente en inglés, les gustaba la música metálica y hacer dibujos diabólicos con cruces invertidas y esas cosas", contó Belén, una adolescente que cursó varios años de la escuela primaria con Junior.

Los testimonios de los chicos indicaron que Dante había sido el único chico que no se tiró al piso cuando Junior comenzó a disparar. Luego, fue quien se abalanzó sobre su amigo para arrebatarle el arma, según él mismo contó ante sus compañeros en la primera reunión luego de la tragedia.

A Dante lo perturbaron sus comparendos judiciales. Tuvo dos que incluyeron pericias psiquiátricas y declaraciones. "Las veces que fue al juzgado, cuando volvió tuvo que recibir asistencia porque estaba muy deprimido", reveló una fuente de la Dirección de Escuelas. Anoche trascendió que, en primer lugar, la familia se trasladaría a la casa de unos parientes.

En las últimas reuniones entre los padres y las autoridades educativas también hubo otros pedidos.

Profesionales cuestionados

En un encuentro con Lilian Armentano, subdirectora de Planes y Proyectos de la rama EGB y coordinadora de los equipos de intervención designados por la Dirección de Escuelas provincial en Patagones, un grupo de padres solicitó que los profesionales llegados de La Plata dejaran de asistir al aula.

"Los psicólogos tienen que salir del aula porque los chicos sienten mucha presión", señaló Tomás Ponce, papá de Federico, uno de los chicos muertos en la masacre.

Como se dijo, en la reunión realizada anteanoche, los padres advirtieron que varios de los chicos dejarían de ir a la escuela si los pedidos no se cumplían. Incluso, mencionaron a la psiquiatra Diana Jerez, del Hospital Artémides Zatti de Viedma, como la profesional que ellos aceptarían para que siguiera trabajando con los chicos.

Amenaza de muerte

  • COMODORO RIVADAVIA.- Un profesor de tecnología de una escuela local fue denunciado ayer por padres y alumnos de un curso de séptimo grado por haber amenazado de muerte a dos estudiantes de 13 años. Según consigna el diario El Patagónico, los menores relataron que el docente amenazó a los alumnos tras corroborar que alguien había robado el estéreo de su auto. "Si agarro a alguno de ustedes en el auto, lo mato", habría dicho el hombre delante del curso, que recurrió a la directora para relatarle el hecho. La denuncia fue presentada por Viviana Reales y Rosa Vargas, madres de dos alumnos.
TEMAS DE HOYArgentina, en defaultThomas GriesaAxel KicillofLa muerte de Grondona