Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Repaso por cuarenta años de carrera

Sábado 23 de octubre de 2004

Jura que los jóvenes todavía lo reconocen por la calle, pero lo cierto es que este hombre de 54 años, con calva y oratoria de asegurador de "lo que sea", no tiene un pelo de estrella de rock. Héctor Starc no parece lo que es: una leyenda del rock nacional que hoy festejará 40 años con la música, junto a un seleccionado de artistas con quienes repasará temas de Aquelarre, Tantor, la Superbanda y las zapadas "de la época de Barrock".

"Nunca me sentí un líder, no creo ser tan creativo ni tengo pasta de estrella, por eso siempre me gustó tocar en un grupo", se sincera Starc, el guitarrista que tocó con todos y al que bautizaron Bola de Ruido, "porque hablo mucho, pero también porque me gusta tocar bien fuerte".

Esa modalidad fue la que lo hizo indispensable en el sonido de Aquelarre, la banda que completaban los dos ex Almendra Rodolfo García y Emilio Del Guercio. "Mi gran aporte allí fue esa guitarra salvaje de rock dentro de un armado más poético -asegura-. Ellos me enseñaron a no tocar todo el tiempo, a trabajar en función del grupo. Me acuerdo de que cuando me llamaron fue como si me hubiesen llamado los Beatles."

El 5 de septiembre se cumplieron 40 años desde que su madre le compró la primera guitarra eléctrica ("mi vieja hace poco me dio la boleta que todavía tenía guardada") y hoy su fiesta de cumpleaños comenzará con las primeras canciones que tocaba el joven Starc: "Entonces acá no había llegado nada, ni los Beatles ni los Stones, y yo empecé tocando música instrumental, copiando a grupos como The Shadows y The Ventures".

Separado en seis secciones, el show arrancará con tres temas de la banda inglesa The Shadows; luego, junto a Black Amaya y Rino Rafanelli, recordará los tiempos del primer Barrock; con Marcelo Torres y Lito Vitale reformará Tantor; y dos temas más tarde, será el turno de la Superbanda.

"La Superbanda fue un invento que hice el año pasado para tocar con Ciro Fogliatta, porque mi sueño siempre fue que Pappo no hubiera existido y me hubiesen llamado a mí para tocar con Los Gatos." Allí entonces subirán al escenario Amaya, Fogliatta y Machi (que reemplazará a Edelmiro Molinari, ausente con aviso). "Siempre me gustó juntar músicos. El problema es que muy pocos se interesan por los tipos de mi edad. Pero afuera es igual. El otro día escuché a Lenny Kravitz decir algo muy cierto: «La cosa está tan complicada para los músicos verdaderos que si Jimi Hendrix viviera seguramente no tendría discográfica donde grabar». Y es verdad."

Las últimas dos etapas de este concierto incluirán la reunión de Aquelarre y un set con la nueva banda, Star New Band, con Roberto Pettinato y Gillespi como invitados. "A veces me arrepiento de no haber tenido una continuidad con la música y haberme dedicado tanto a mi negocio -dice acerca de su empresa de sonido que abastece a buena parte de la agitada cartelera porteña-, aunque esto hizo que mi música no dependa del dinero que necesite."

-¿Qué rescatás de la generación de músicos a la que pertenecés ?

-Que nunca nos movió el interés por ganar plata. Con Black y con Pappo salíamos a buscar lugares para zapar. Pappo, que estaba en Los Gatos, nos pasaba a buscar con su Falcon e íbamos a molestar a las salas de ensayo de los demás. Fue el principio de Pappo´s Blues, y yo tocaba el bajo.

Sebastián Ramos

Te puede interesar