Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Deficiencias en las escuelas y en los comedores

Información general

Mientras el gobernador Eduardo Duhalde anunció la instrumentación de un sistema de becas para que los alumnos sin recursos puedan finalizar el ciclo secundario, el comienzo de clases en el distrito bonaerense desnudó serias deficiencias edilicias en varias escuelas del secundario.

Si bien la cantidad de alumnos afectados con la pérdida del primer día de clases no pudo ser precisada, las escuelas que padecen mayor deterioro edilicio están asentadas en distritos densamente poblados, como La Matanza, Lomas de Zamora y San Miguel, entre otros.

La directora general de Educación bonaerense, Graciela Giannettasio, admitió las demoras producidas en la habilitaicón de nuevos edificios, pero desmintió que el número de alumnos afectados ascienda a 35.000, según la denuncia de gremios docentes.

"Sólo hay problemas en una docena de escuelas, sobre un total de 4000", precisó.

A la controversia bonaerense se suma la reactivación de los problemas surgidos en algunas escuelas porteñas por el servicio de los comedores escolares.

Si bien el secretario de Educación, Horaco Sanguinetti, admitió que el servicio se normalizó en el 90 % de las escuelas, ayer se presentatron serios inconvenientes en 50 sedes, lo que afectaría el almuerzo de unos 5200 chicos.

Dificultades al desnudo

El comienzo de clases en el conurbano desnudó las dificultades que se preveían en las escuelas ubicadas en zonas críticas.

Mientras el gremio docente Suteba advirtió que los trabajos edilicios no concluidos en 50 escuelas del Gran Buenos Aires impidieron el dictado de clases a 35.000 alumnos de la provincia, la directora general de Educación y Cultura, Graciela Giannettasio, aseguró que sobre un total de 4000 edificios escolares asebntados en el territorio bonaerense, solo una docena tuvo dificultades.

Sin embargo, si bien suman 3,5 millones los alumnos que concurren a las aulas bonaerenses, ese puñado de escuelas representa jornadas frustradas de clase para unos 5000 alumnos.

Mientras tanto, el Ministerio de Obras y Servicios Públicos bonaerense anunció un cronograma de inauguraciones progresivas de edificios escolares.Antes de fin de mes se prevé habilitar 133 escuelas nuevas y quedarán pendientes otras 24, que el gobierno bonaerense promete terminar en abril.

De vuelta a casa

Las dificultades registradas en las escuelas críticas del conurbano se palparon con claridad en distintas escuelas en el primer día de clases.

En muchas de ellas, tras el acto simbólico de apertura del ciclo lectivo, los chicos se volvieron a casa, con la ilusión en la mochila, y a esperar que la escuela tenga final de obra.

La escena se reiteró en numerosas escuelas del conurbano bonaerense. En La Matanza, Lomas de Zamora, Almirante Brown, Morón,Lanús, General Sarmiento, las maestras dieron la cara para explicar las dificultades existentes.

Una visita de La Nación por el conurbano bonaerense permitió comprobar estas circustancias, por ejemplo, en la Escuela N° 58 de González Catán. Más de 1200 chicos se quitaron los guardapolvosen las humildes casas sin piso ni revoque donde viven, y con la bolsa donde guardan el plato y el vasito, arrancaron más tarde para el comedor escolar.

Obviamente, la falta de terminación de las escuelas, obligó a directores y docentes a aguzar la imaginación para buscar espacios alternativos donde darles de comer a los chicos.

La obligación de comer

"Es imposible no abrir el comedor. Si nuestros chicos no almuerzan aquí, lisa y llanamente no comen", explicó a La Nación, la directora Marta Saucedo.

Un vecino solidario prestó un salón precario para ser utilizado como comedor escolar. Allí se realizaron ayer la asamblea de padres y la reunión de docentes.

Saucedo expresó luego que "en lo técnico-pedagógico estamos en perfectas condiciones para empezar la actividad escolar. Aprovecharemos el tiempo para hacer jornadas de perfeccionamiento docente".

Y puso énfasis en destacar que "los padres que mandan a sus chicos a este colegio esperaron tanto tiempo un edificio nuevo, que no tienen problemas que sus hijos comiencen las clases más tarde".

Cuando esta cronista intentó ingresar en el predio donde se construye el colegio, dos individuos de una empresa privada de seguridad le impidieron el ingreso y le solicitaron regresar cuando estuvieran los responsables de la obra.

Cara y ceca

En la localidad de Ingeniero Budge, partido de Lomas de Zamora, a quince cuadras de distancia se ubican dos escuelas que son algo así como anverso y reverso de una misma moneda: la reforma educativa bonaerense.

En la Escuela N° 64, las clases no comenzarán, en principio, hasta el miércoles próximo. El anuncio fue hecho a los padres por la directora, María Nélida Serenio, y la vicedirectora, Clara Riomayor.

Cuando un papá inquirió sobre quién se hará responsable por la falta de clases de sus hijos, la directora dijo que el asunto se remonta a una antigua promesa de la Dirección General de Educación bonaerense que decidió comprar un predio para una nueva escuela pero el puntoquedó en promesa.

El responsable de Infraestructura de la Dirección General de Educación concurrió al establecimiento durante la recorrida de La Nación. Los motivos de la demora en la iniciación de ciclo lectivo: aulas sin terminar, falta de agua potable y baños sin sanitarios. Asisten al establecimiento 560 niños.

La visita fue altamente ilustrativa para colegir que el estado es lamentable. Las aulas son módulos de chapa pintadas de verde por fuera y de blanco por dentro. Ayer, fieles al refrán popular de "al mal tiempo, buena cara", las maestras maquillaron algunas aulas y lustraron el derruido mobiliario, pero el edificio no fue habilitado.

La otra cara

La contracara de este establecimiento es la flamante Escuela N° 93, cuyo costo superó la cifra de 1,5 millones de pesos y alberga a 450 alumnos. Su directora provisional exhibía ayer un rostro alegre al darle la bienvenida a los educandos.

El establecimiento tiene dos plantas con ascensor. En la planta superior se ubican las aulas de séptimos y octavos, una sala de proyección, dos gabinetes, una biblioteca, un laboratorio y el edificio está acondicionado con nueve teléfonos internos y un sistema de alarma.

Las docentes de la precaria EscueN° 64 dijeron en voz baja a La Nación: "Si todo fuera un poco más equitativo..."

Mientras dos chicos de sexto y séptimo grado de la Escuela N° 64 lamentaban que las clases no comenzaran ayer, los alumnos de la imponente Escuela N° 93 ingresaban en el edificio, donde las aulas lucían brillantes y el mobiliario aún olía a nuevo.

Menem abrió el ciclo lectivo en La Rioja

Famatina, La Rioja, (DyN) - El presidente Carlos Menem volvió a pedir hoy "a los gobernadores y a los responsables del área económica" que "por favor (hagan) cualquier cosa menos retacearle el sueldo a los docentes", porque "si no, no tendremos futuro".

No obstante reconocer que los salarios del sector "son malos", Menem solicitó a los maestros que "tengan un poco más de paciencia" ya que "vamos a avanzar también en estos ámbitos".

Este mediodía, Menem pronunció un discurso ante unas 200 personas que se reunieron en esa ciudad para seguir el acto de inauguración de una escuela local y el comienzo de las clases en La Rioja.

Con coraje y recursos

Menem, acompañado por la ministra de Educación, Susana Decibe, y el gobernador riojano, Angel Maza, destacó que los cambios en materia educativa que están en marcha "no se realizan tan sólo a partir del voluntarismo, es fundamental -dijo- decisión y coraje, pero además hacen falta recursos que ahora tenemos".

Recordó que entre 1993 y 1996 se concedieron a los todos losciclos educativos, exepto el universitario, más de $ 1500 millones y la previsión para este año es superar los $ 500 millones.

"Hemos incorporado al 95 por ciento de los chicos de 5 años al nivel educativo correspondiente y este año incorporaremos a todos los de esa edad al sistema educativo nacional y provincial. No quedará un sólo niño sin que acceda a la educación", prometió el presidente.

Sostuvo que el número de jóvenes que había en el secundario se elevó de 900 a 480.000, el año pasado "y calculamos que antes del 2.000, los jóvenes de 12 a 15 años estarán totalmente incorporados a la enseñanza correspondiente". .

Susana Reinoso
TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsPresupuesto 2015Conflicto en Medio OrienteCrisis energética