Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un nuevo espacio cultural para la ciudad

El ministro de Economía, Roberto Lavagna, presentó la iniciativa ante empresarios, en el coloquio de IDEA

Sábado 06 de noviembre de 2004
SEGUIR
LA NACION

MAR DEL PLATA.- Como símbolo del nuevo país pujante con el que sueña, el ministro de Economía, Roberto Lavagna, mostró ayer a los ejecutivos del Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA) los planos del proyecto para convertir el Palacio de Correos en un espacio cultural. El autor de los bosquejos es el arquitecto norteamericano Ieoh Ming Pei, considerado uno de los tres mejores del mundo, que, entre otros trabajos, fue el encargado de diseñar la pirámide del Museo del Louvre, en París.

El impacto que esta iniciativa puede tener en Buenos Aires, según su mentor, el vicejefe del gobierno porteño, Jorge Telerman, que estaba entre el auditorio, puede compararse con el que tuvo la construcción del Centro Pompidou, de París,

El edificio del Correo, que ya no aloja al servicio postal, sino oficinas públicas, se convertiría así en un espacio de 70.000 metros cuadrados con un auditorio, salas de exposiciones, representaciones y conferencias.

Para concretar el proyecto se necesita una inversión de US$ 50 millones, según explicó Telerman a LA NACION. Una parte la conseguiría la ciudad de Buenos Aires, con la extensión de un programa del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). LA NACION también debería procurar crédito de organismos internacionales.

Telerman reconoció que no estaba pensado que el sector privado participara del proyecto, pero Lavagna, con astucia, se lo presentó a los cientos de empresarios y al final de su exposición cinco ejecutivos de grandes grupos se acercaron al vicejefe de gobierno para manifestarle su intención de participar, según el funcionario porteño.

El proyecto también depende de otra variante, en opinión de Telerman. Sucede que la Nación es propietaria del palacio y la ciudad busca un acuerdo para que se le transfiera el dominio y la gestión del futuro centro cultural.

El vicejefe del gobierno porteño comenzó a soñar con un Centro Pompidou "porteño", hace dos años, con su amigo Fernando Cánovas, artista argentino que reside en Estados Unidos. Cuando la Argentina comenzaba a salir de la crisis, diseñaron juntos la gama de contenidos del espacio. "Queríamos hacer la puesta en valor de uno de los edificios más importantes de Buenos Aires", contó Telerman.

Obras internacionales

En el Correo se instalarían seis pabellones internacionales donde se expondrían las obras de ciudades importantes de Estados Unidos, Europa, China, América latina o Australia, y espacios para exposiciones itinerantes de colecciones privadas que en la actualidad no encuentran lugares seguros y de calidad para exhibirse.

Telerman y Cánovas obtuvieron fotos y planos del palacio y le enviaron la idea a Pei, arquitecto del World Trade Center de Barcelona, el Bank China Tower de Hong Kong y la biblioteca Kennedy de Boston. Pei dibujó su proyecto. Con él, Telerman se presentó ante Lavagna para emprender la obra.

Uno de los temas que debe resolverse es el de la licitación. Legalmente, la ciudad puede adjudicar directamente el proyecto, en este caso el de Pei, y después licitar la obra.

"En la Nación hay más restricciones para el proyecto", admitió Telerman. "Queremos revalorizar este patrimonio cultural y abrirlo al público", afirmó el vicejefe de gobierno. "Lavagna lo mostró como símbolo de una Argentina que se restablece, que no quiere ser más objeto de compasión en el mundo, sino de interés. Sería uno de los centros culturales más grandes de América latina", concluyó.

Te puede interesar