Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Rincón gaucho

Figuras y versos de una danza criolla tradicional

Campo

Como otros bailes vernáculos, el pericón ofrece en sus "relaciones" una auténtica muestra de inventiva popular

A cerca del pericón y su origen existen varias versiones. Pedro Berruti ilustra de su posible creación y derivaciones, ya que en principio fue una variante del cielito en cielito apericonado. El "bastonero", que era la persona encargada de ordenar el baile, estimulando a los danzantes a la voz de "¡aura!", solía ser reconocido, asimismo, con el nombre de la danza, la que, con variantes, fue conocida hasta 1880. Rescatada, más tarde, en los espectáculos populares, en la primera versión del drama Juan Moreira, empero, se bailaba el gato con relaciones.

"En 1890 -anota Berruti- la obra se estrenó en Montevideo y después de la función, el señor Elías Regules (padre) indicó a José Podestá la conveniencia de cambiar el gato por el pericón. Dice Podestá entonces: "El nos dirigió con tanta eficacia que esa misma noche, sin previo aviso, lo bailamos ante el público con delirante suceso". El compositor Antonio Podestá, hermano de José, estrenó en 1900 en Buenos Aires una obra lírica titulada "Por María", que se conoció luego como "Pericón por María". Su éxito fue extraordinario y contribuyó notablemente a la difusión de la danza.

Recordamos una letra que la compañía coreaba: "Las manos en las manos,/ siguiendo al bastonero;/ cuidado con la prenda,/ no pierda al compañero;/ porque, dejuro entonces,/ se acaba el Pericón". La gracia ingenua se interrumpía en mitad de la ejecución con el intercambio de "relaciones" entre la mujer y el hombre.

Las voces de mando del bastonero eran clásicas, aunque hubo quien las recreara. El autor y actor Pedro Gómez Grimau, en sus altos años, creó el personaje radial de Don Braulio Lucero. Fragmentos de esas voces por él inventadas en su "Pericón comentado en verso", dicen: "Balanceo parejito:/ ¡Aura, mozada!/ Un frente y espejito:/ ¡Aura y no es nada!/ Que nos miren las viejas,/ llenas de asombro,/ si ordeno a las parejas:/ ¡Armas al hombro!".

El floreo y la intencionalidad de las "relaciones" fueron adquiriendo estilo gauchesco, alejándose paulatinamente de la copla española y girando entre el humor y el romanticismo. He aquí algunas muestras. El hombre, frente a su compañera, inicia el diálogo: "Churrasco lindo y sabroso/ sos por tu porte acriollao./ Dame un pedazo, mi china,/ quiero morir empachao". La respuesta es rápida: "Dende que te vi venir,/ te conocí en el apero./ Gallo con tan pocas plumas/ no canta en mi gallinero". La contracara del coloquio surge de la pareja siguiente: "Buscando tus ojos negros,/ me acerco a tu rancho lindo./ Vos te asomás y en mi pecho/ tiene más luz el domingo". Y la condigna réplica femenina: "Linda tarde y en mi pago:/ vos, con tu poncho y tu pingo./ Yo te alcanzo un mate amargo,/ y vos me besás, ¡qué lindo!".

Carlos Vega aporta datos de interés: "El entronizamiento de danza y música criollas en los altos salones porteños fue un extraordinario fenómeno de penetración directamente producido por las representaciones del drama Juan Moreira. A fines de 1890, la revista Sud América nos revela el inesperado interés de personalidades sociales, políticas, científicas y literarias o artísticas de Buenos Aires [...]. No diremos nada de la juventud high-life porque está representada noche a noche por Juanito Carela, Saturnino Unzué Makinlay [...], en fin, cuanto muchacho conocido y distinguido, cuanta persona seria y espectable acude a rememorar las hazañas del valiente gaucho. A partir de 1900 algunas familias de la alta sociedad, sin duda tradicionalistas, empezaron a solicitar a sus maestros de baile un arreglo para salón del Pericón circense". .

Por Lily Franco Para LA NACION
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYEl caso de Lázaro BáezCristina KirchnerElecciones 2015SuperclásicoConsejo de la Magistratura