Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Onusida presentó el informe 2004 sobre la epidemia de VIH

En la Argentina hay más contagios y el 65% no sabe que está infectado

Ciencia/Salud

En 2004 murieron 3,1 millones de personas por sida; los nuevos contagios suman 4,9 millones

"La epidemia de sida sigue creciendo", dijo ayer Laurent Zessler, coordinador de Onusida para el Cono Sur, durante la presentación del informe "Situación de la epidemia de sida 2004", que se realizó en Buenos Aires, al mismo tiempo que en otras diez ciudades capitales del planeta.

En nuestro país se calcula en 130.000 el número de infectados, pero al menos el 65% de ellos desconoce su condición.

Según cifras oficiales, suman 29.500 -unos 4500 más que el año último- los pacientes cubiertos por el Programa Nacional de Lucha contra el Sida, y en el 80% de los casos la infección se difunde por vía heterosexual.

La tendencia general, sin embargo, no hace más que reflejar en nuestro país lo que pasa en la mayor parte del planeta: la infección se disemina cada vez más, aunque baja la mortalidad por el acceso a mejores tratamientos. En la actualidad, la epidemia alcanza a 39,4 millones de personas en todo el mundo y en lo que va del año causó la muerte de otros 3,1 millones.

El último registro, correspondiente a 2004, habla de 4,9 millones de nuevos contagios; lo que supone 1,8 millones más que el número anual de defunciones por HIV/sida. De ahí el crecimiento de la epidemia.

Las mujeres son las más perjudicadas: "En todo el mundo, algo menos de la mitad de todas las personas que conviven con el HIV son mujeres", señala el informe elaborado por Onusida, la agencia de las Naciones Unidos de lucha contra el HIV/sida.

La diseminación cada vez más pronunciada del virus entre las mujeres no sólo se explica por el hecho de que en una relación sexual heterosexual sin preservativo ella tiene dos veces más riesgo de contraer la infección que el varón. "Para muchas mujeres de países en desarrollo, la estrategia preventiva ABC (abstinencia, mantener fidelidad a una sola pareja o reducir el número de parejas sexuales, y uso del preservativo) es insuficiente", agrega el citado informe.

"Se necesitan en forma urgente estrategias que aborden las desigualdades por razón de sexo", completa el trabajo, y agrega: "En un estudio realizado en Zambia, por ejemplo, sólo el 11% de las mujeres creía que tenía derecho a pedirle a su esposo que utilizara preservativo, aún cuando éste hubiera evidenciado que era infiel y HIV positivo".

"Tenemos un problema de desigualdad en el acceso (a la prevención y al tratamiento) del HIV/sida -dijo Zessler, en Buenos Aires-. Muchas mujeres no tienen conocimiento de su situación o encuentran dificultades para acceder a los tratamientos."

Cambios de patrón

En el nivel regional, la situación de la epidemia de sida tiene demasiados puntos de contacto con la situación global: "Se reduce la mortalidad, pero eso no significa que la epidemia no siga creciendo", comentó Zessler. A la fecha, América latina alberga a 1,7 millones de personas con HIV. Esa estadística es el resultado de otras dos: en 2004 murieron 95.000 personas por HIV/sida, pero se infectaron otras 240.000.

Brasil solo alberga a un tercio de esas personas, aunque Guatemala y Honduras resultan ser los países más afectados: son los únicos dos países de la región en donde el porcentaje de personas con HIV supera el 1% del total de la población.

¿Y la Argentina? "La epidemia está cambiando. Mientras que en los años 80 y gran parte del decenio de 1990 la transmisión por HIV se produjo principalmente por consumo de drogas intravenosas, en la actualidad se estima que la transmisión sexual del virus (en especial de consumidores de drogas intravenosas a sus parejas femenina o masculina) representa el 80% de todos los casos notificados de sida", responde el informe de Onusida.

Además, continúa el trabajo, basándose en informes del Ministerio de Salud de la Nacion, "la mayoría de las nuevas infecciones parece incidir en los habitantes urbanos más pobres y con menor nivel educativo". El 65% de las personas que viven con el HIV en la Argentina habita en la Capital, la provincia de Buenos Aires y provincias circundantes, como Córdoba y Santa Fe.

Por otra parte, y dentro de la población de Buenos Aires, se detectó una prevalencia del VIH en el 14% de los varones que tienen sexo con varones, pero solo uno de cada siete de ellos conoce su estado serológico.

La presentación en Buenos Aires del informe sobre sida 2004 fue también un espacio para el debate. La Red Nacional de Personas Viviendo con VIH/sida, a través de una de sus representantes, la licenciada Lorena Di Giano, presentó un escrito dirigido al ministro de salud Ginés González García y a la directora del Programa Nacional de Lucha contra el Sida, Gabriela Hamilton (que desistió de participar del encuentro), en el que afirma:

"Que a la fecha el (citado) programa nacional no ha dado respuesta al pedido de incorporación de las drogas antirretrovirales tenofovir, T20, atazanavir y videx ec; que las personas viviendo con sida de la Argentina reciben casi en su totalidad medicamentos antirretrovirales similares o copias, como si fueran auténticos medicamentos genéricos, sin que nadie garantice su equivalencia terapéutica.

Quien respondió a esas acusaciones fue el doctor Andrés Leibovich, subsecretario de Programas de Promoción y Prevención de la Salud del ministerio. "El año pasado, la prioridad era la medicación: se cortaba la avenida 9 de Julio todo el tiempo para reclamar, pero desde entonces no ha habido un corte por esa causa", dijo.

"Desde aquel momento -continuó- empezó la discusión sobre la bioequivalenica y biodisponibilidad (de los antirretrovirales genéricos). El 30 del corriente mes el propio ministro de salud va a informar sobre la bioequivalencia y la biodisponibilidad."

En cuanto a los medicamentos aún no incorporados al vademecum oficial, Leibovich dijo: "El ministro se reunió con los responsables de los laboratorios, pero en una negociación como ésta preferimos hablar de los resultados."

Estrategias preventivas exitosas

  • "En diversos países todavía persiste una incongruencia entre las prioridades de gasto en prevención y la evolución de las epidemias nacionales", señala el informe sobre sida 2004, elaborado por Onusida. ¿Cuáles son las estrategias reventivas sobre las que hace falta hacer mayor hincapié? Para Silvia Kurlat, del Foro Nacional de Organizaciones No Gubernamentales con Trabajo en VIH/sida, de lo que se trata es de: "Dar información clara y precisa; demorar la iniciación sexual adolescente; explicar las prácticas de sexo seguro; incluir la negociación y uso correcto del preservativo; identificar los obstáculos para la práctica del sexo seguro; luchar contra todo tipo de discriminación; respetar los valores y creencias de las personas".
TEMAS DE HOYParo del transporteEl caso de Lázaro BáezCristina KirchnerElecciones 2015Superclásico