Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los medios, bajo estricto control de Chávez

El Congreso, con mayoría chavista, aprobó una ley que impone fuertes límites a la radio y televisión; críticas de la oposición

Viernes 26 de noviembre de 2004

CARACAS.- En una controvertida decisión que profundiza las divisiones en el país, el Congreso venezolano aprobó anteanoche una ley de control de los medios audiovisuales, una medida que otorga al gobierno de Hugo Chávez una mayor concentración de poder y que la oposición denunció como un intento por silenciar las críticas a su gestión e instalar una dictadura.

La ley, impulsada por Chávez, fue aprobada con los votos de los diputados oficialistas, la mayoría, y el rechazo de los legisladores opositores.

Según el gobierno de Chávez, la nueva ley de responsabilidad social de radio y televisión democratizará el acceso a los medios, protegerá los derechos de los niños e impulsará la producción audiovisual nacional, al exigir un mínimo de presencia local en la televisión y en la radio. Además, reglamentará los contenidos sexuales y violentos en la pantalla chica.

Sin embargo, la oposición afirma que la ley será una herramienta de control político que permitirá al gobierno aplicar duras sanciones a las cadenas de radio y televisión, y que impondrá la autocensura en los medios para evitar multas.

Las penalidades prevén la revocatoria de la habilitación administrativa o la concesión de una emisora, que será sacada del aire hasta por 72 horas cuando los mensajes difundidos "promuevan, hagan apología o inciten" a la guerra, al desorden público, al delito, sean discriminatorios o promuevan la intolerancia religiosa. También cuando se produzcan mensajes contrarios a la seguridad de la nación y sean anónimos.

La iniciativa recibió duras críticas de la Casa Blanca, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Human Rights Watch (HRW) y la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP). "Imponer una camisa de fuerza a los medios no es la manera de promover la democracia", destacó el director del departamento latinoamericano de HRW, José Miguel Vivanco.

Propietarios de los medios y dirigentes de la oposición no dudan que las normas serán aplicadas con toda discrecionalidad por el gobierno y denuncian un grave avasallamiento a la libertad de expresión.

El director del canal privado de noticias Globovisión, Alberto Federico Ravell, se mostró escéptico sobre el nuevo instrumento legal. "Es una ley que les pasa factura a los medios de comunicación que hemos defendido a los venezolanos de un gobierno autoritario", agregó. Los medios audiovisuales tendrán entre seis meses y tres años para adaptarse a la legislación, ajustar su programación y adecuar sus espacios a la producción nacional.

Chávez ha acusado a la mayoría de los medios privados, en manos de la oposición, de aplicar un "terrorismo mediático" y de respaldar los intentos por sacarlo de la presidencia.

El chavismo evoca en forma insistente que los medios privados dejaron de transmitir las informaciones relativas al regreso del mandatario tras el golpe que lo desplazó del poder durante 47 horas en abril de 2002.

En lugar de brindar la información, las cadenas de radio y televisión dedicaron sus programaciones a la transmisión de desfiles de moda y programas humorísticos. Los medios, que fueron duramente criticados por esa actitud, alegaron que no había seguridad para que sus periodistas trabajaran.

"Día de luto"

En una sociedad fuertemente polarizada, el control sobre los medios provocó nuevas disputas entre el gobierno y la oposición. El oficialismo llama a la ley "resorte", porque asevera que contribuirá a elevar la calidad de la programación, severamente criticada por sus contenidos de violencia y sexo durante el día y primeras horas de la noche."Es una ley necesaria, en ningún momento amenaza la libertad de prensa", dijo Chávez durante su gira, que lo llevó a España, Libia y Rusia.

Por el contrario, la oposición la cataloga de "ley mordaza" porque afirma que está destinada a violar la libertad de expresión. Los críticos rechazan fundamentalmente la conformación del Directorio de Responsabilidad Social, que crea la ley como ente regulador, aseverando que está integrado por una mayoría oficialista.

El diputado opositor de Acción Democrática, Pastor Heydra, dijo ayer: "Es un día de luto para la democracia para dar lugar a una dictadura. Estamos enterrando la libertad de información e instaurando un Estado parapolicial".

La ley, que tuvo un largo tratamiento en el Congreso, fue finalmente aprobada cuatro meses después de que el presidente Hugo Chávez fuera ratificado en el cargo en un referéndum para mantener su mandato hasta 2006.

Para el trabajador de la construcción Miguel Leonel, de 45 años, "lo que aprobaron los chavistas es increíble. No sé cómo podremos expresarnos libremente los venezolanos si ahora tenemos un árbitro, que es el gobierno, que decidirá qué es lo que podemos o no ver".

Dirigentes opositores anunciaron ayer la posibilidad de solicitar un referéndum para someter la cuestionada ley al voto popular. Por lo menos dos grupos de oposición, Asamblea de Ciudadanos y Movimiento al Socialismo (MAS), dijeron que trabajarán para recolectar firmas para activar ese mecanismo que consagra por primera vez la Constitución de 1999.

Los puntos más controvertidos

Una emisora será sacada del aire durante 72 horas si se considera que los mensajes difundidos promueven, hacen apología o incitan a la guerra, al desorden público, al delito o sean discriminatorios.

También se aplicarán sanciones cuando los mensajes sean contrarios a la seguridad de la nación y anónimos.

El texto de la ley establece estrictas limitaciones para la transmisión de programas con contenidos de sexo y violencia en el horario infantil o "supervisado", que se extenderá entre las 7 y las 23.

Por incumplimiento de sus disposiciones, la ley prevé elevadas multas o la revocatoria de la habilitación administrativa o de la concesión a empresas de radio y televisión.

Agencias Reuters, AP y AFP

Te puede interesar