Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Platea infantil / La vigencia de los cuentos de hadas

La parodia de un clásico

Espectáculos

"La bella valiente y el príncipe durmiente". Versión de Héctor Presa. Grupo La Galera Encantada. Música: Angel Mahler. Coreografías: Mecha Fernández. Escenografía: Lelia Baamondi. Vestuario: Lali Lastra. Intérpretes: Sol Ajuria, Marcela Luzny, Maite Giribaldi, Silvana Prieto y Walter Scaminaci. Asistente de dirección: Martín Sampallo. Puesta en escena y dirección: Héctor Presa. En La Galera, Galpón de Arte, Humboldt 1591. Domingos a las 16. Entrada: $ 6.

El ingreso en el ámbito del teatro de La Galera trasmite un anticipo de fiesta. Paredes, piso y techo pintados de colores alegres pero suaves, lucecitas al estilo candilejas por todas partes en alegres hileras ordenadas, una especie de túnel que lleva a la sala, comunican una sensación de aventura, la idea de que va a ocurrir algo mágico y uno será cómplice. Esto se complementa con la música ambiental, que, cuenta el director, se cambia sólo cada año. Antes de comenzar la función, una grabación -que es la misma desde que se inauguró esa sala- pide con voz solemne y con giros humorísticos "que se apaguen celulares y máquinas de fax" y se "guarden los papelitos en el bolsillo y el líquido de las bebidas en el interior de sus cuerpos", para no dañar "nuestra querida alfombra". También sugiere completar las conversaciones con los vecinos antes de que aparezcan los actores. Una amable invitación a la actitud correcta para presenciar una función que sería oportuno repetir en otras salas, incluso (o especialmente, tal vez) cuando el público es adulto.

Un amable disparate

"La bella valiente y el príncipe durmiente" es otro cuento clásico que en las manos y la creatividad traviesa de Héctor Presa se convierte en un amable disparate, divertido para todas las edades.

Con una escenografía simple y a la vez sugerente, se inicia el relato de "La bella durmiente". Es el palacio del rey, están por festejar el primer cumpleaños de la princesa, y se esperan los invitados. Aparecen las tres hadas madrinas, pero el rey no llega.

De pronto irrumpe en escena el actor que hace un reemplazo, que llega retrasado pero equivocando su papel. A toda costa intenta hacer de príncipe valiente porque su traje le gusta mucho. Tanto la actriz que personifica a la reina como las que hacen de hadas lo atajan y le van dando instrucciones sobre su parte en la obra, tratando de salvar las apariencias con el público, que se divierte con los equívocos. Lo esperaban para que hiciera de rey y después de varios intentos absurdos, se pasa a la escena siguiente. Entonces, le toca hacer de Maléfica, el hada mala que en vez de un don le otorgará a la niña el maleficio de pincharse y morir a los 16 años. Después de algunas dificultades de las actrices para convencerlo, hace la escena. Las hadas buenas, entonces, se esfuerzan por aliviar el terrible hechizo.

La acción pasa a transcurrir en un escondite del bosque, donde las hadas han llevado a la princesa, a la que han criado y que está por cumplir sus 16 años.

Allí aparece Maléfica, pero el príncipe lucha con ella y recibe el pinchazo fatal, que gracias a la acción de las hadas buenas, sólo lo duerme hasta que reciba un beso de amor. Esto ocurre apenas la princesa lo encuentra, y todos son felices y celebran, especialmente el actor que por fin pudo usar su atuendo real y comportarse como príncipe valiente.

El espectáculo es un juguete divertido, con mucho humor que se despliega con ajustada precisión. Los intérpretes trasmiten simpatía y se mueven con soltura y naturalidad.

Los chicos siguen con atención las secuencias -es evidente que quieren saber qué les va ocurriendo a los personajes, pero especialmente cuál será el desenlace- y los adultos se divierten con los equívocos que genera este actor trasnochado que no se sabe el libreto. Al final, el público deja la sala con cierta renuencia, como si no quisiera despedirse del mágico libro de cuentos que cobró vida una vez más. .

Ruth Mehl
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa relación EE.UU. - CubaMariano BeneditMercosurMundial de ClubesElecciones 2015