Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Sebastiani, el nuevo titular de la UIA

Claudio Sebastiani sucederá a Blanco Villegas desde mayo; conducirá una entidad más crítica de la política económica

Sábado 29 de marzo de 1997

Claudio Sebastiani fue ungido como nuevo presidente de la Unión Industrial Argentina -la entidad empresarial de mayor peso político en el país- y a partir del 30 de mayo sucederá a Jorge Blanco Villegas.

El anuncio fue realizado ayer en una conferencia de prensa que se llevó a cabo en la sede de la central industrial y en la cual estuvieron presentes los únicos dos dirigentes industriales que hasta último momento lucharon por el número uno: Sebastiani y Alberto Alvarez Gaiani, quien finalmente se conformará con la vicepresidencia primera de la entidad.

Este empresario textil, enrolado en el Movimiento Industrial Nacional que representa a la pequeña y mediana industria y a las empresas del interior-, marca con su llegada una nueva etapa para la UIA, que sin duda estará signada por una visión más crítica de la política económica del Gobierno.

"No hay agresividad en mi personalidad; hay, eso sí, experiencia para saber que a partir de los cambios producidos en la Argentina desde 1991 tenemos un escenario totalmente distinto que tiene que conllevar la actitud del empresariado argentino hacia una internacionalización de la economía, pero por supuesto sin perder de vista la defensa de los intereses de todos los industriales, los chicos, los grandes, los medianos; va a ser un período de trabajo en equipo", afirmó el dirigente, dejando en claro que si bien la UIA seguirá siendo una aliada de esta política económica, los intereses sectoriales no serán postergados en pos de las políticas macro.

Sebastiani -diputado por el bloque justicialista hasta diciembre- tiene previsto termianr su mandato en la Cámara baja, a donde llegó tras un acuerdo entre Duhalde y Adiba (Asociación de Industriales de Buenos Aires).

Estilos

Al referirse al presidente saliente, aseguró que "Blanco Villegas desarrolló una excelente gestión", aunque admitió que "hay diferencias de estilo".

Tanto Sebastiani, como Alvarez Gaiani, prometieron en los últimos días una conducción "mucho más colegiada que la actual".

En virtud del acuerdo que conformó la lista consensuada entre los dos movimientos industriales, en compensación por la presidencia de Claudio Sebastiani el MIA colocará siete cargos en el comité ejecutivo de la entidad, contra sólo cinco del MIN.

Si bien no se dieron los nombres de los nuevos integrantes del Consejo -se anunciarán oficialmente el próximo miércoles-, son pocos los cambios que caben esperar. Entre los nuevos nombres que entrarán a la "cocina polítca" industrial figura el de Osvaldo Rial, titular de la Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires. Una de las salidas significativas será la de Diego Videla (MIA), que dejará su cargo de Secretario a un integrante del MIN.

Temario

La primera tarea que tendrá la nueva conducción fabril será la de llevar adelante un acuerdo con la CGT para consensuar los proyectos de flexibilización laboral. Algo que estuvo a punto de concretarse hace unas semanas pero finalemtne se frustró por la oposición de los siderúrgicos a refrendar un acuerdo en el que los sindicatos centrales seguían desempeñando un papel importante en las paritarias.

Pero no es lo único, la UIA también quiere participar en las negociaciones de la letra chica del Mercosur. Todavía critican los "malos acuerdos" que realizó la Cancillería Argentina para negociar la entrada de Bolivia y, sobre todo, de Chile a la unión aduanera.

La UIA tiene que definir más claramente la política industrial que defiende. Como dicen algunos dirigentes:"ya no alcanza con la estabilidad, la industria tiene que estar apoyada por una política activa igual a la que tiene Brasil".

Con una postura más crítica

A punto de cumplir los 50 años el hombre puede decir que, finalmente, lo logró: tras 22 años de actuación como dirigente industrial Claudio Sebastiani alcanzó la presidencia de la UIA, sin dudas el sillón más alto al que puede aspirar un dirigente empresarial en la Argentina. Si caben las comparaciones es lo mismo que, para un político, coronar su carrera en el despacho mayor de Rivadavia 50.

Sebastiani llegó a la cresta de su carrera y de ahora en más, cada una de sus acciones y -sobre todo-, cada una de sus palabras serán seguidas de cerca por la prensa, los políticos, el establishment y, sobre todo, el Gobierno.Es que la Unión Industrial ha sido durante los últimos seis años para el oficialismo el gran aval -en nombre del sector privado- a la política económica del preisdente Menem.

Tanto es así que, siguiendo con el juego de las comparacions, se puede decir que Claudio Sebastiani le es a Jorge Blanco Villegas, lo que Eduardo Duhalde le sería a Carlos Menem -claro está, en caso de que el gobernador bonaerense llegue a la presidencia-.

Mientras a Blanco Villegas le tocó el papel de apoyar la transformación económica, con su secuela de privatizaciones, apertura y competencia con el exterior. La llegada de Sebastiani al corazón del poder fabril conllevará una posición más crítica respecto del modelo, y no tan aferrada al discurso hegemónico de la Convertibilidad.

"Defendemos la apertura, pero no la apertura boba", gustan decir por estos días los industriales, dejando entreveer que esa frase encierra también algunos reparos al esquema del 1 a 1. "Creo que nada es eterno y la Convertibilidad cambiaria no es la excepción", confesó Sebastiani a La Nación hace tres días.

Empresario textil

Casado -sin hijos-, hincha de Independiente, Sebastiani viene de una familia donde se mezclan los "fierros" con el arte. Sus abuelos fueron músicos y su tía, nada menos que la notable pianista Pía Sebastiani. El en cambio él eligió seguir adelante con la empresa textil que la familia tiene en Trenque Lauquen, la misma que puso nuevamente en funcionamiento hace dos años, luego de una severa reestructuración.

Ex militante del Movimiento de Integración y Desarrollo, Sebastiani está influenciado por las figuras del desarrollismo, como Rogelio Frigerio. "¿Estatales o privados? la respuesta no es una sola, como decía Frigerio, el que lo haga mejor, que lo haga".

Martín Boerr

Un acuerdo que no dejó perdedores

Sebastiani llegó a la titularidad de la UIA en virtud de un acuerdo entre el MIN, al cual pertenece, y el MIA, que postulaba al titular de la Copal, Alberto Alvarez Gaiani.

El MIN tiene al presidente, y al secretario -todavía no se definió quién ocupará el cargo que dejará vacante Diego Videla- pero la relación de fuerzas en el comité ejecuitvo quedará 7 a 5 a favor del MIA.

Si bien hasta úlitmo momento parecía que el titular de la Copal era el que contaba con más chances de ser designado presidente, a último momento pesaron las indesiciones de Alvarez Gaiani para dejar la entidad que dirige actualmente.

Desde que el MIAle pidió que fuera el candidato para suceder a Jorge Blanco VIllegas, a Alvarez Gaiani nunca le terminó de cerrar la idea de dejar la Copal -entidad que preside desde hace 8 años- y desde la cual consiguió que este año se realice aquí Sial 97, la trascendental exposición de alimentos que el año pasado se llevó a cabo en Paris.

Eso le allanó el camino a Sebastiani para poder ser el número uno de la nueva conducción. Atrás quedaron nombres como el de Francisco Macri, que en un momento sonó fuerte como uno de los candidatos que podían ganar "por afuera".

Pero lo cierto es que ni el titular de Socma ni ningún otra cabeza de un holding industrial poderoso -como Agostino o Paolo Rocca, por ejemplo- se mostraron demasiado interesados en conducir la UIA.

El peso político y la presencia que ganó la entidad en los últimos años exigen al frente a una persona con dedicación "full-time", que ni Macri ni ningún otro capitán de la industria podría darle.

Como muestra basta un botón: de los dos candidatos en pugna uno tiene es dueño de una pequeña fabrica textil, y el otro (Alvarez Gaiani) hace algunos años que dejó de ser industrial, cuando decidió vender su frigorífico para dedicarse de lleno a la dirigencia gremial empresaria.

Te puede interesar