Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La Navidad de Sergio Pángaro & Baccarat

El músico cierra el año con un show

Miércoles 15 de diciembre de 2004

Sergio Pángaro se recibió de icono de la Navidad porteña. Ya había posado con gorro rojo y blanco y pompón en la tapa de su primer álbum, "Baccarat por el mundo", en 1999. Poco después, sus shows navideños en la confitería La Ideal (los 25 de diciembre) se convirtieron en clásicos. "Desde chico lo que me atrajo de la Navidad fueron esos cantantes como Bing Crosby, Elvis Presley y Ella Fitzgerald, todos intérpretes prerrock que hacían discos navideños o se juntaban con otros artistas para hacer temas especiales para Navidad. Es un concepto muy de los Estados Unidos, como una especie de caballito de batalla de la cultura norteamericana", dice Pángaro.

Ahora, su espíritu navideño llegó a la televisión. El último mes, un grupo de publicistas lo convocó para un aviso de telefonía en el que, junto a sus compañeras de Baccarat, Adriana Vázquez y Vanesa Staruch, canta eso de "suenan las campanas", mientras Roberto Pettinato le pone voz a un reno que desplazó a Papá Noel de sus funciones.

"Me llamaron un poco por toda esa historia de la Navidad -dice Pángaro-, y aprendí mucho de cómo es el trabajo a ese nivel, en un ámbito que no conocía." Como acostumbra en los últimos años, esta versión platense de Isidoro Cañones cerrará 2004 con un concierto el próximo sábado, una semana antes de la Noche Vieja, en el Club del Vino. "Cada año la propuesta es distinta, tenemos diferentes cosas que conmemorar en estas fechas, vamos cambiando nuestra postura", sostiene, y adelanta que el show incluirá algunas de las canciones que conformarán su cuarto álbum.

"Siempre la idea de Baccarat fue rescatar esa cosa de la bondad y de la unión de cualquier estrato social -continúa Pángaro-. Porque los regalos los esperan por igual un niño rico como un niño pobre. Es verdad que el concepto es muy simple, apelamos a los símbolos más básicos de la Navidad, pero sólo porque creemos que la celebración no debe detenerse nunca."

-Los shows navideños deben ser diferentes de los de cualquier otra fecha...

-De alguna manera, es más blanda o más dura, según el momento o la circunstancia social de la Argentina que tiñe el tono de Baccarat; hay Navidades más dramáticas, como la de 2001, o más lights. Yo toco siempre con el sentido de incorporar una tradición que, en un punto, nos es ajena, porque el suelo y la temperatura no son los adecuados, no coinciden con nuestra realidad gastronómica, por ejemplo. Acá se siente todo eso de la unión de la familia, pero de pronto uno se encuentra medio desorientado, borracho y con todo el calor del verano. La verdadera tradición nos juega un poco en contra.

Estética Baccarat

A los 38 años, Sergio Pángaro no sólo es el representante argentino más cool del mensaje de "amor y paz" de Papá Noel. El músico ha construido su propia carrera hasta convertirse en un artista y un personaje único dentro de la escena de la música porteña, con una estética que casi no encuentra pares en el país.

El "Breve Pángaro Ilustrado" dice que asomó con sus bigotes finos desde San Martín Vampire, el grupo que compartió con el ex Brujos Fabio Rey y Rudie Martínez, que se separó antes de que la prensa lo consagrara revelación del año e incluso bastante antes de la edición de su único álbum, "Debut y despedida", en 1999; el mismo año en el que Pángaro editó su debut con Baccarat. Fue del pop electrónico a la canción lounge y la opereta china en un solo paso. "El primer CD de Baccarat sigue siendo un precedente que marcó nuestro rumbo, pero también un hito en la estética del espectáculo argentino, que llegó a lugares que jamás se me hubieran ocurrido. Todo el mundo habla de ese disco, a pesar de que por problemas de la discográfica no se pueda encontrar en ningún lado."

En 2001 llegó el álbum en vivo "Baccarat en La Ideal" y el último año, "Baccarat en castellano" (el del cover de "Just A Gigoló"). Dandy por naturaleza, Pángaro asegura que le cuesta verse como artista: "Lo que veo suele ser mi caricatura. En un momento me molestaba mi imagen en la prensa, pensaba que estaban hablando mal de mí, porque no me veían realmente, sino que armaban un arquetipo. Pero después me di cuenta de que en realidad yo mismo vendía un personaje. Y está bien. Mi obra de teatro es mi vida, en lugar de pasar la puerta del plató y ser otra persona, soy uno solo siempre. Tengo más en claro mi personaje que lo que soy yo de verdad: hay un solo Sergio Pángaro y es éste, todo el tiempo".

Con un nuevo álbum ya terminado, el músico sostiene: "Tratamos que los temas sean cada vez más silvestres, más simples. Me parece que la canción en sí es como cualquier obra, no te tiene que decir el mensaje, sino sugerir algo, para que cada uno lo pueda leer como quiera".

Sebastián Ramos

Te puede interesar