Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Emprendedores rurales

En Santa Fe revalorizan la cría de cerdos

Campo

Desde hace 20 años, Claudio Padoán es criador y defiende el valor de la carne porcina

Hace 20 años el veterinario Claudio Padoán comenzó, con 5 hembras y un macho, el camino en la cría de cerdos en confinamiento. Hoy, con 700 cabezas, y habiendo hecho de esta actividad una de sus principales fuentes de ingresos, este pequeño productor de San Justo, Santa Fe, sostiene que un criadero de cerdos es, en este momento, una muy buena opción para anexar a un campo agrícola.

"El negocio del cerdo consiste en transformar el cereal en carne, y hoy la relación que existe entre los dos es muy buena: por un kilo de cerdo se pueden comprar 15/16 kilos de maíz, principal componente del alimento balanceado", comentó Padoán. Según el criador, históricamente esta relación era de 1 a 5 o 1 a 6, con picos de 1 a 10, como máximo.

"A esta ventaja hay que sumar las retenciones, ya que el cereal es un 20% más barato para los que producen pollos o cerdos y, por otro lado, hay que tener en cuenta que, con la devaluación, el precio del kilo de cerdo en pie pasó de 0,80 centavos a 2,50 pesos", explicó.

A pesar de todos estos atractivos el emprendedor dijo que, sin embargo, la cría de cerdos en confinamiento no es un microemprendimiento, sino un emprendimiento a largo plazo, aunque el ciclo de producción del cerdo sea muy rápido.

"Cuando se crían cerdos con una buena genética y un buen alimento en cinco o seis meses se pasa de un lechón recién nacido a un capón de 100 a 110 kilos listo para ser vendido. Pero, a pesar de que el cerdo es la proteína más rápida de producir, hay que tener muy en cuenta qué se posee antes de empezar en esta actividad. Cuando yo empecé fui, poco a poco, haciendo toda la producción y, a medida que ésta crecía, armaba las instalaciones."

La higiene ante todo

Padoán afirma que la cría de cerdos en criaderos o a campo abierto es diferente. "El INTA en Marcos Juárez, por ejemplo, cría desde hace 30 años cerdos a campo abierto y es todo ejemplo." Para referirse a la cría de cerdos en confinamiento, Padoán afirma -rompiendo con todos los mitos-, que en la cría del cerdo la limpieza es un factor esencial por la concentración de animales. Para comenzar con la producción hay que tener a las madres que, una vez servidas y luego de 114 días de gestación, tienen camadas de diez y hasta quince lechones nacidos vivos. Según Padoán, una vez terminado el proceso de lactancia, en el que mueren algunos lechones, se destetan las crías y, con 20/ 30 días de vida, se las envía a un galpón de destete que debe tener particularidades fundamentales, entre otras, calefacción, cortinas y piso de plástico enrejillado.

"Cuando el lechón llega a los 30 kilos se lo envía a un galpón de recría en el que permanece hasta que alcanza los 70 kilos. En ese momento, se lo pasa a un galpón o a una sección de terminación hasta que el animal llega a ser un capón de 100 a 110 kilos y está listo para venderse. A medida que van pasando las etapas se van cambiando los alimentos", dijo el emprendedor.

Respecto a las razas que se crían en el país, Padoán explicó que si bien las cabañas se dedican a razas puras, los criadores necesitan que el animal tenga mayor aptitud carnicera, lo que se obtiene mediante el cruzamiento de distintas razas. "Se busca que las hembras tengan una fuerte aptitud materna, como lo da la cruza entre Landrace y Yorkshire, y los machos un mayor vigor híbrido, aptitud carnicera, para lo cual se utilizan, en general, Yorkshire, Pietrain, Duroc Jersey y Hampshire", explica.

Injusta fama

Consultado acerca del bajo consumo de carne porcina en la Argentina (7% del total), Padoán afirmó que en nuestro país se consume muy poca carne de cerdo debido a la abundancia de vacunos y por una cuestión de prejuicios basados, fundamentalmente, en que el cerdo engorda y en el supuesto hecho de que es pesado para digerirlo.

"Hoy con buena genética y buena alimentación se logra un cerdo magro y bajo en colesterol. Vale aclarar que los cortes con menor cantidad de grasa son las costeletas y las pulpas que, si se observan bien, tienen sólo una pequeña capa de grasa en la superficie, fácilmente desechable", afirmó.

Juan Luis Uccelli, presidente de la Asociación Argentina Productores de Porcinos, coincidió en que el cerdo se llevó injustamente la peor de las famas en la historia. "A pesar de todos estos inconvenientes hubo una importante evolución, a través de los años -explicó Uccelli-, liderada fundamentalmente por los países europeos. La carne de cerdo es la más consumida en el mundo, superando el 45% en la participación general, con un aumento constante de entre el 1,5 y el 2% anual, lo que garantiza su liderazgo por muchos años más."

Uccelli comentó, que, ante la demanda de los consumidores, el sector porcino tuvo su respuesta y viró hacia un menor aporte de calorías, mediante la selección de cerdos magros y una adecuada nutrición, con un contenido, en la actualidad, de grasa intramuscular de 1,5 a 2%, rica en ácidos insaturados.

"Todos los avances realizados han logrado en los últimos años disminuir la grasa un 31%, el colesterol en un 10% y las calorías, en un 14 por ciento", comentó el directivo. .

Por Gonzalo Graña Velasco Para LA NACION
TEMAS DE HOYCristina KirchnerFondos públicosElecciones 2015NarcotráficoTorneo Primera División