Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Ansiedad, una traba para el buen sexo

Las fobias o el pánico influyen negativamente en los encuentros íntimos, y en ciertos casos quienes los sufren evitan todo contacto

Sábado 29 de enero de 2005

Hay hombres que cuando han logrado tener en sus brazos a la mujer de sus sueños no consiguen la solidez que desearían para amarla: las palpitaciones, la agitación o el sudor que les produce su propia excitación los intimidan.

Y hay mujeres que a pesar de sentirse profundamente atraídas por un encuentro íntimo, a la hora de concretarlo, dan marcha atrás. Difícilmente lo confiesen, pero suelen incomodarse o temer algún aspecto de la situación, al tal punto de no poder seguir adelante.

"La fobia a los aviones o a los subtes no suele alterar en demasía la vida de una persona, pero la sexualidad es un factor nuclear de la existencia, y su evitación sí puede resultar altamente destructiva", afirma el doctor Andrés Flichman, médico psiquiatra, psicoterapeuta y sexólogo clínico que integra la Comisión Directiva de la Asociación Argentina de Trastornos de Ansiedad.

Flichman explica que los trastornos de ansiedad -como el pánico o las fobias- tienen un impacto negativo muy fuerte sobre los mecanismos de la respuesta sexual, tanto desde el punto de vista fisiológico como psicológico.

"En los hombres, la repercusión negativa más común de la ansiedad en la sexualidad es la eyaculación precoz -dice la licenciada Martina Iturralde, psicóloga y sexóloga clínica de la Asociación Ayuda-. Llegan al encuentro sexual con un alto grado de ansiedad y no recorren las fases sexuales en plenitud. No registran las sensaciones preorgásmicas y surge la eyaculación sin control."

Según Iturralde, entre las mujeres el obstáculo que con más frecuencia plantea un trastorno de ansiedad en el terreno sexual es la dificultad para alcanzar el orgasmo. "En ese momento -dice-, no logran concentrarse en sus sensaciones, les irrumpen ideas que las desconectan de esa situación. Sufren el síndrome del observador, que las coloca como un tercero que mira y no participa."

Flichman agrega que el trastorno de pánico puede causar en muchos hombres una aparente disfunción sexual eréctil. "Disfunción que no es tal -dice- porque alcanzan la erección, pero la pierden cuando se generan sensaciones de excitación que a ellos les hacen temer el comienzo de una crisis de pánico."

El especialista agrega que la sexóloga estadounidense Helen Kaplan halló que el 25% de los pacientes evitadores fóbicos del sexo padecían en realidad un trastorno de pánico subyacente (en la población general, el pánico afecta al 2 o 3% de la población), que les hacía temer no sólo el encuentro sexual, sino también otras situaciones.

Flichman menciona que especialmente entre las mujeres, y a menudo a causa de haber sufrido abuso sexual infantil, puede presentarse un trastorno aversivo hacia el sexo: rechazo a mirar o ser mirada, a determinadas situaciones (penetración, sexo oral, etcétera), a los olores o secreciones del cuerpo.

"El trastorno obsesivo compulsivo -afirma el psiquiatra- interfiere mucho en la sexualidad, sobre todo las obsesiones de limpieza o el temor a contagiarse una enfermedad. Y la ansiedad social, que vuelve muy difícil cualquier encuentro con intención de conquista, también afecta mucho la sexualidad. Es habitual que los fóbicos sociales se queden solos o mantengan una relación que no los hace felices."

La licenciada Iturralde afirma que los tratamientos "son de rápida implementación y se basan en prácticas puntuales. En una primera etapa, la persona recibe información, algo muy necesario porque habitualmente no la tiene. Luego, se prescriben tareas para realizar en forma personal y en pareja: son ejercicios sexuales que quitan los temores, reducen la ansiedad y sirven para reaprender conductas".

Flichman dice que el tratamiento no siempre incluye medicación y que un tipo de antidepresivos usados (inhibidores de recaptación selectivos de la serotonina o IRSS) pueden generar cierta apatía sexual. "Los fármacos no deben ser de por vida -afirma-, pero los IRSS no causan un trastorno por sí mismos: lo que pasa en general es que demoran la eyaculación -por eso se indican en eyaculación precoz- y el orgasmo en la mujer, pero mejoran el estado de ánimo, y esto se asocia con mayor interés por el sexo."

Abanico de problemas

Trastorno de pánico

Ataques de pánico reiterados, acompañados por miedo a su reaparición (miedo al miedo). La persona cree que morirá, perderá el control o enloquecerá. Algunos síntomas son taquicardia, falta de aire, sudoración, mareos, etc.

Trastorno obsesivo compulsivo

Las obsesiones son pensamientos reiterados en contra de la voluntad de la persona, que siente la necesidad imperiosa de realizar ciertos actos, aunque sabe que son irracionales. Ejemplos: lavado de manos u otras partes del cuerpo; verificación de cierre de cerraduras, llaves de gas o luz.

Trastorno de estrés postraumático

Puede aparecer luego de traumas físicos o mentales, severos e inusuales. Ejemplos: sobrevivir a una guerra, violación, secuestro, tortura, desastres o accidentes.

Trastorno de ansiedad general

Preocupación excesiva e irracional acerca de situaciones que muy difícilmente podrían ocurrir en cuestiones vinculadas con la salud, el trabajo o la familia. Los pensamientos tienen carácter catastrófico y negativo.

Fobias

Miedos irracionales con discordancia entre la vivencia subjetiva y el peligro real. Se dividen en:

-Específicas: ansiedad significativa en respuesta a la exposición a la situación o el objeto temidos, lo que da lugar a la evitación (evitar viajar en avión, usar ascensores, contacto con ciertos animales)

-Fobia social: timidez extrema y temor desmedido a ser juzgado o a quedar en ridículo. Los fóbicos sociales tienen severas dificultades para participar en reuniones, comer en público, dar exámenes orales y/o relacionarse con autoridades o con el sexo opuesto.

-Agorafobia: temor a situaciones en las cuales pueda ser difícil escapar o pedir ayuda. Se asocia al trastorno de pánico. La persona restringe sus actividades y demanda permanente compañía.

Fuente: Asociación Ayuda ( www.asociacionayuda.org )

Gabriela Navarra Con la colaboración de: Víctor Ingrassia

Te puede interesar