Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Mujeres que hablan y se visten de hombres

Espectáculos

Cuatro famosas, en una humorada

Por   | LA NACION

La catalana Companyia T de Teatre, compuesta por cinco hilarantes actrices (Agata Roca, Miriam Iscla, Mamen Duch, Marta Pérez y Carmen Pla), comenzó su artística humorada sobre la guerra de los sexos cuando, en 1991, estrenó en Barcelona "Pequeños cuentos misóginos", de Patricia Highsmith. Se mostraron como bravas y coronaron este promisorio comienzo con "¡Hombres!", una pieza constituida por cuadros independientes, escritos por Francesc Pereira, Ferrán Verdés, Josep M. Benet i Jornet y Sergi Belbel, que las dirigió en España y en su exitosa presentación porteña, allá en los comienzos de 1997.

En uno de sus viajes a España, el director y dramaturgo Manuel González Gil se contactó con las actrices y las convenció de que le cedieran los derechos para hacer la pieza en Buenos Aires con actrices argentinas. No fue fácil, ya que siempre trabajaron ellas en sus propias creaciones. Pero, finalmente, los obtuvo. "¡Hombres!" se estrenará mañana, en una de las salas del Multiteatro, con una integrante menos y un elenco taquillero compuesto por Georgina Barbarossa, Andrea Bonelli, Claribel Medina y María José Gabín.

González Gil adaptó la pieza a un lenguaje que maneja muy bien: el musical. Cada uno de estos cuadros independientes tiene alguna canción (con música de Martín Bianchedi y arreglos de Gerardo Gardelín), y las actrices (todas son dúctiles para el género) no sólo deberán cantar, sino también bailar coreografiadas por Rubén Cuello. Ellas personificarán tanto a mujeres como a hombres y se proponen descuartizar al género masculino a través de su implacable mirada. Así desfilarán cuatro históricos "picaflores" como Don Juan, Casanova, el conde de Valmont y el Marqués de Sade, así como todos los prototipos de hombres contemporáneos, como los conquistadores de boliche o los maridos aburridos.

Terribles

Son fatales. Para un representante del sexo masculino, sentarse a conversar con estas cuatro mujeres al mismo tiempo es una prueba de hombría.

-¿Cómo serían ustedes como hombres?

Barbarossa : -Como soy ahora.

Medina : -Serías mujeriega.

Gabin : -Como hombre, yo sería bastante femenino. Sin dudas, sería gay.

Bonelli : -Yo sería divino, genial, brillante, inteligente, sensible, seductor, contenedor, humilde...

Medina : -Le daría a mi mujer toda la plata cuando llego a casa. Sería muy caballero, abriría la puerta a las damas y sería buen cocinero.

Barbarossa : -Yo sería feliz porque les envidio a los hombres que pueden hacer pipí de parados.

Bonelli: -¿En serio envidiás eso?

Barbarossa : -De verdad.

Gabin : -Bueno, eventualmente, las mujeres también podríamos...

Medina : -A mí me divierte esa charla que tienen ustedes en los baños, frente a los mingitorios...

-¿Y cómo son como hombres sobre el escenario?

Gabin : -Unos "guachos" bárbaros. Vamos a quedar muy bien después de la transformación.

Medina : -No sé si no quedamos mejor de hombres, mirá lo que te digo... Tal vez tengamos un éxito tremendo.

Barbarossa : -Seguro que muchos hombres van a fantasear.

Gabin : -¡Y mujeres, ni te cuento!

-¿Llevan mucho pelo postizo?

Medina : -No hace falta, mi amor, si ahora los hombres se depilan.

Barbarossa : -¡Qué horrible eso, se hacen depilación definitiva!

Bonelli : -Ay... ¿en serio?

Medina : -Sí, sí... En Puerto Rico está de remoda.

Barbarossa : -Y en Europa se depilan las cejas...

-Bueno, acá no...

Barbarossa : -No, acá no mi amor... ¡Por favor!

Bonelli : -¡Acá también! Cada vez más.

Gabin : -Lo que pasa es que acá ocultan la mariconada.

-Bueno... ¿Y cómo son los hombres que componen?

Gabin : -Es un musical con diferentes cuadros que repasan situaciones distintas de hombres: hay momentos más clásicos y más serios. Hay un caso muy divertido que es el de Ramón, que tiene treinta años de casado y las mujeres le cuestionan...

Barbarossa : -Ramón tiene un problema serio.

Medina : -Eso que las mujeres cuestionan.

-¿Qué cosa?

Barbarossa : -No, nada... esas cosas que tienen ustedes los hombres, que se ponen ahí, en punto muerto, y leen el diario.

Bonelli : -Y no escuchan, no registran, no nada... Lo que pasa cuando ven fútbol, por ejemplo.

Medina : -Igualmente, todo va a un punto: la búsqueda de ese hombre perfecto, que por ahí no existe, pero que es perfecto para una.

Barbarossa : -Chicas, aclaremos que los criticamos un poquito, pero también nos reímos y los amamos mucho. Que vengan los hombres igual porque sin ellos no podemos vivir.

-Aparte, son los que pagan la entrada...

Bonelli : -¡¡¡¡Ehhhh!!!! ¡¿Qué pagan la entrada?! ¿Y la mujer no trabaja? ¡Qué duro que sos!

Gabin : -¿Quién los lleva al teatro?

Medina : -La mujer.

-¿Por qué las obras con mujeres son un éxito casi siempre?

Gabin : -Porque somos quienes llevamos a los hombres al teatro.

Bonelli : -Hay mucho club de divorciadas.

Barbarossa : -También el hombre vive mucho menos que las mujeres. ¡Sabés las viudas que van al teatro! En serio, vivimos más. Los usamos, los gastamos y se mueren.

Bonelli : -Los convencemos.

Medina : -Los amamos.

-No nos perdonan nada...

Medina : -Sí, yo les perdono que ronquen, que no sepan cocinar, que no levanten la caca del perro...

Bonelli : -Yo que ronquen no.

Gabin : -Yo les perdono todo, hasta que me aguanten. .

TEMAS DE HOYProtesta policialPobrezaEugenio ZaffaroniTelefonía 4GLa pelea con los holdouts