Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Ultima página

Los apellidos, sutiles signos del destino

Espectáculos

Un grupo los descubre, los documenta y los colecciona

Por   | LA NACION

En marzo, cuando se estrene la película Pyme, llamará la atención entre los que se queden a leer los créditos finales que el asistente de cámara... se llama Nicolás Cámara. Pero no tanto como al que le presenten a una psiquiatra de Avellaneda como... la doctora Medicina. Y ni hablar del abogado de apellido Burlando, y del técnico que, después de arreglar una computadora justo a tiempo de evitar una catástrofe, extiende su tarjeta y se apellide -¡oh!- Salvetti.

"Son sutiles signos del destino", sonríe Blas Malbec, uno de los fundadores del Grupo Apellidos, dedicado a encontrar meras coincidencias entre nombres y contextos. Las documentan, las presentan por e-mail ante sus compañeros y así se entretienen.

Malbec saca pruebas asombrosas de un maletín: en 1996 se descubrió un fraude en la licitación de un canal de televisión, donde Ricardo Salinas Pliego había recibido información privilegiada. En España, el psicólogo Angel del Pozo se dedica a la autoayuda. En nuestro país, la empresa Guardatti-Torti SA acopia cereales y harinas. Y cierto concurso preventivo de una fábrica de encería fue a parar, en 2003, al juzgado de la doctora Braga. Extraño. Muy extraño.

Los hallazgos viajan por e-mail varias veces al día. También en horas de trabajo: "Esto deja volar la mente cuando uno está trabajando. Hay que inventar refugios para la inteligencia", explica Malbec, abogado que -con otro nombre, para nada gracioso- trabaja como ejecutivo en una empresa multinacional. "Sirve para refrescar la atención, movilizar el pensamiento lateral y generar vínculos", defiende su postura el abogado. Vínculos generados, por ejemplo, en una fiesta de casamiento, cuando algún miembro de Apellidos se lanza a contar al vecino de mesa, por ejemplo, que durante un tiempo, en un juzgado civil de la calle Uruguay se cruzaron el juez Tresguerras y un secretario de apellido Cienfuegos. "Entonces la gente se engancha y empieza a llamarnos: ¡A que no sabés lo que encontré!"

El grupo surgió hace 3 años y cuenta con más de 30 integrantes con poco en común, que hasta ahora jamás se han reunido. El grupo que sí se reúne es Estupidiario Jurídico -que Malbec también integra-, abogados concentrados en el "descubrimiento de pavadas en leyes, decretos, contratos. Frases al estilo de la muerte involuntaria de una de las partes no será considerada abandono voluntario de la actividad". De a poco, la cuestión de los apellidos empezó a cobrar independencia en las juntas. Hasta que no hubo forma de detener a los grupitos que debatían si el apellido predestinaba el llamado de la vocación. ¿Por qué, si no, la tenista que ganó más Grand Slam en la historia es la australiana Margaret Court? ¿Por qué Warren Law y Justo Norman son abogados? ¿Y por qué el ingeniero Domingo Selva diseñó tantos pabellones del Jardín Zoológico; la familia Marchitto tiene una casa de sepelios; el doctor Guillermo Speranza se especializa en fertilización asistida, y el veterinario Rubén Gatti es vicepresidente de la Asociación Argentina de Medicina Felina?

Puesto a analizar las causas, el psiquiatra Julio Clues Varela -otro miembro del grupo- explica desde cero: "Los apellidos surgieron cuando la gente empezó a identificarse por su lugar o su profesión. Y, efectivamente, durante mucho tiempo los Baker fueron panaderos y los Zapatero hacían zapatos. Pero ahora las personas eligen su profesión. Pueden darse coincidencias, pero son sólo eso".

Así, por el momento no hay una respuesta científica para darle al australiano Ian Thorpe: recordman de natación en 400 metros libres, en las Olimpíadas de Atenas fue descalificado porque se resbaló en el momento de la largada.

Tampoco hay teorías fehacientes sobre los que luchan contra su destino, como el licenciado en finanzas Jorge Toccafondi, consultor y gerente de Comercio Exterior del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE). O como Hernán Crespo, que durante un tiempo jugó en el Lazio.

A los integrantes de Apellidos, mucho no les importa: "Tenemos un integrante que, por trabajo, tuvo que vivir solo en Nueva York, durante dos años -cuenta Malbec, ubicable en wildmalbec@hotmail.com-. Un día nos mandó un e-mail que decía simplemente: Ustedes me alegran el día". .

TEMAS DE HOYCopa SudamericanaEl caso de Lázaro BáezCristina KirchnerElecciones 2015Superclásico