Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Ante la presión opositora

Bolivia: el Congreso analiza mañana la renuncia de Mesa

El Mundo

Tal como lo anunció anoche, el presidente del país vecino entregó su dimisión; el Parlamento analizará mañana la sucesión

LA PAZ.- El ministro de Presidencia de Bolivia, José Antonio Galindo, presentó hoy al Congreso la carta de renuncia del presidente del país, Carlos Mesa, pese al pedido de centenares de ciudadanos de que no lo hiciera.

La entrega se produjo a las 11.15 locales (12.15 hora argentina) en la secretaría general de la Vicepresidencia, que es la sede de la cúpula del Parlamento.

Galindo entregó el documento al secretario general de la institución, Armando de la Parra, tras cubrir a pie los doscientos metros que separan ese edificio del Palacio de Gobierno, entre una masa de seguidores del mandatario, que le reclamaron a gritos que se retracte de su decisión.

Tras permanecer casi diecisiete meses en el poder, Mesa presentó su renuncia el domingo por la noche, asediado por las protestas de los sindicatos que buscan la nacionalización de los recursos naturales.

El Congreso tiene previsto debatir mañana la situación de Mesa y su eventual sucesión, informaron hoy fuentes locales.

El presidente del Congreso, Hormando Vaca Díez, se reunió esta tarde con los jefes de bancada para acordar una convocatoria anticipada para mañana, puesto que, según el reglamento, para convocar una reunión extraordinaria se requieren 48 horas de anticipación.

En la actual coyuntura política que vive Bolivia, si el Congreso acepta la renuncia que le presentó hoy y no habiendo vicepresidente constitucional, su sustituto natural (artículo 93, inciso III de la Constitución), sería el presidente del Senado, Hormando Vaca Díez, del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR).

De haber algún impedimento, le correspondería al presidente de la Cámara de Diputados, Mario Cossio, del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), del ex presidente Sánchez de Lozada.

En el orden de sucesión figura, finalmente, el titular de la Corte Suprema de Justicia, Eduardo Rodríguez.

De ser elegido este último y por no haber transcurrido todavía tres años del período constitucional de cinco que comenzó Sánchez de Lozada en 2002, deberá convocar a una nueva elección de presidente y vicepresidente, sólo para completar dicho período.

La decisión de aceptar o no la renuncia de Mesa requiere simple mayoría. Cada uno de los 157 miembros del Congreso (27 senadores y 130 diputados) votará en forma oral y, si lo juzga conveniente, podrá justificar su voto.

La composición de ambas cámaras cambió sustancialmente desde que fueron elegidos los senadores y diputados, en 2002. El Movimiento Al Socialismo (MAS), por ejemplo, perdió a seis de los 14 senadores que había ganado en los comicios.

Acusaciones

Galindo negó las acusaciones del líder cocalero y promotor de la convulsión social de que el gobernante "renuncia [a su mandato] para chantajear".

El ministro de la Presidencia afirmó con vehemencia que la dimisión de Mesa "no es chantaje, por eso el Presidente ha planteado: aquí está mi renuncia. Si esto es lo que hace viable al país, aquí está, no hay un apego al Estado, al gobierno, a manejar el Ejecutivo, ninguno".

"Aquí está la renuncia, es el Congreso, es el país, son los ciudadanos que deben considerarla", declaró en una conferencia de prensa celebrada en el palacio de Gobierno.

Ante la demanda de Morales de aprobar una ley de hidrocarburos de corte nacionalista que eleve las regalías del 18% al 50%, Galindo sustentó que "no es posible aprobar una [..] que inviabilice al país" por la oposición de consorcios petroleros, organismos internacionales y países como Estados Unidos.

Finalmente, Galindo ratificó las palabras del jefe de Estado: que "no va a haber tanquetas, no van a salir [las tropas] a desbloquear las carreteras, no van a haber disparos, no se va a matar a los bolivianos".

Un clima similar de convulsión vivió Bolivia en octubre de 2003 que se saldó con 60 muertos y 500 heridos y la dimisión del presidente liberal Gonzalo Sánchez de Lozada en favor de Carlos Mesa, su vicepresidente, en sujeción a la línea constitucional.

De aprobarse la renuncia de Mesa, su puesto sería ocupado por el presidente del Senado, el socialdemócrata Hormando Vaca Díez.

Fuente: AFP, AP y ANSA

La cobertura de los diarios de Bolivia

La Razón
El Deber
Los Tiempos
El Mundo.

TEMAS DE HOYCopa SudamericanaEl caso de Lázaro BáezCristina KirchnerElecciones 2015Superclásico